Petitioning Concejal Presidente de la Junta Municipal Fuencarral-El Pardo, Madrid D. José Antonio González de la Rosa and 2 others

En vez de exterminar los gatos callejeros, colaboren con los voluntarios para controlar la población por el método CES y permitan que las colonias sean protegidas y controladas sanitáriamente.


El dia 20 de Agosto fueron envenenados 23 gatos en las inmediaciones de la calle Villa de Marin. El dia 11 de Septiembre UPYD presentó una moción para "solucionar la superpoblacion de gatos" en esa misma calle., que se aprobó con los votos de UPYD y PP. Todos conocemos el protocolo del Ayuntamiento de Madrid: caza y traslado al CPA , donde al ser considerados no adoptables, son sacificados.

Desde hace años, grupos de voluntarios nos estabamos encargando de controlar estas colonias,sin ayuda y solo con nuestros medios, estamos esterilizando, desparasitando y de hecho, 8 de los gatos envenenados estaban ya esterilizados.

Hace tiempo que se estan haciendo batidas en distintos puntos del Barrio del Pilar,con empresas desratizadoras que se han llevado gatos, dejando por ejemplo, cachorritos lactantes sin madre agonizando de hambre durante dias.

Queremos que la Junta nos permita controlar la población, por metodos del siglo XXI, no del XV. Cazar, esterlizar, soltar es el unico método que se ha demostrado realmente eficaz para este control.

Que nos den facilidades para gestionar las colonias, sacando gatos susceptibles de ser adoptados, y dejando una pequeña poblacion esterilizada.

Las colonias callejeras nacen debido a abandonos, son gatos caseros abandonados por los humanos los que se tiene que buscar la vida en la calle, son nuestras mascotas, las que de pronto ya no nos hacen gracia y decidimos dejarlas en la calle.

Letter to
Concejal Presidente de la Junta Municipal Fuencarral-El Pardo, Madrid D. José Antonio González de la Rosa
Vocal UPYD Fuencarral-El Pardo Maria del Rosario Iglesias Garcia
Vocal UPYD Fuencarral-El Pardo Diana García Ávila
En vez de exterminar los gatos callejeros, que es lo que supone el protocolo establecido de recogida y traslado al CPA, donde serán sacrificados, colaboren con los voluntarios para controlar la población por el método CES y permitan que las colonias sean protegidas y controladas sanitariamente.