NO AL PROJECTE DE DECRET del Consell, d’organització de l’orientació

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


Estimados/as compañeros/as:

El motivo de esta petición es para informar sobre la situación de indefensión a la que nos vamos a enfrentar todos/as, derivada del próximo decreto sobre la nueva organización de la orientación educativa en la Comunidad Valenciana y la desaparición de los Servicios Psicopedagógicos Escolares, en adelante SPEs.

La falta de consulta y poca información que se deprende desde Consellería (tan solo las notas de prensa en redes sociales y un borrador del decreto sin previo aviso), hace saltar las alarmas sobre un profundo cambio que va en contra de la inclusión educativa del alumnado que tanto promueven.

Este nuevo decreto afecta directamente al Sistema de Orientación (SPEs y D.O.) establecido para la atención de todos los centros educativos, por ello, consideramos que es importante daros a conocer las posibles implicaciones negativas que puede tener en la práctica diaria de los centros. 

Como servicio de zona, somos conocedores de primera mano de la realidad educativa de los centros, ya que la vivimos día a día con vosotros y vosotras, formamos parte de vuestros centros y ejercemos de eje vertebrador ya que abarcamos una zona amplia como equipo multidisciplinar.  La consideración de servicio de sector que tenemos hasta ahora, implica relaciones con los diferentes estamentos que participan o inciden en la inclusión educativa de nuestro alumnado (Servicios de Salud, Servicios Sociales, Centros de Atención Temprana, Centros de Educación Infantil, etc.), este servicio “especializado” desaparece, pasando a estar atendido por la nueva organización de la orientación educativa en la que:

No queda claro quién se va a hacer cargo de la figura del director/a de SPE. Supuestamente ésta desaparece y será asumida por el jefe/a de Departamento de Orientación de un IES pero desconocemos cómo se va a vertebrar.  Además de las funciones adscritas a la atención de un IES (que no son pocas), será quien se encargará de asumir las funciones antes destinadas al director/a de SPE, una complicada labor, con un gran número de funciones como por ejemplo, coordinar toda la nueva escolarización del alumnado de zona. Además, se encargarán de las coordinaciones de zona y de los orientadores asignados. Actualmente se desconoce el porcentaje y la ubicación de este personal docente en los centros (número de personas en esos equipos, sede física para las coordinaciones, desplazamientos, material, etc.,). Se desprende que se realizará tan solo una reunión mensual de coordinación, por lo que por la propia experiencia sabemos, que no es suficiente para dar una orientación de calidad y homogénea al sector. Por tanto, la función de coordinación de sector desaparece por completo con la pérdida de coordinación y la alta especialización que implica.

Los especialistas de Audición y Lenguaje con una elevada profesionalización y tras muchos años de trabajo en equipo, quedan relegados, desapareciendo la coordinación de zona a este nivel.  Igualmente, desde el SPE se conocen las necesidades reales del sector a nivel de Audición y Lenguaje y se consigue atender a centros pequeños que no disponen del recurso e IES ¿Qué ocurriría? ¿Se crearían plazas itinerantes? Un especialista en Audición y Lenguaje de SPE puede llegar a atender hasta 5 centros ¿cómo se organizaría esa atención?

En cuanto a la plantilla de los centros, se intuye de las notas de prensa, que el planteamiento de un orientador/a por centro será en función de la ratio y esta plantilla se verá incrementada un 32%. Cabe destacar, que siempre ha existido una discrepancia entre la ratio, el nivel de unidades y número de alumnado real escolarizado en los centros y atendido por orientador/a del mismo. En nuestra zona, la mayoría de los centros superan la ratio establecida por orientador (unos 700 alumnos) y desde el modelo del Servicio Psicopedagógico Escolar es un aspecto que siempre se ha reivindicado desde la creación de los mismos. Además, el modelo de SPE actual es totalmente compatible con el aumento de la plantilla de los/las orientadores/as. En los IES ya llevan años con dos Orientadores/as por centro, con una ratio de más de 700 alumnos, cosa que nunca se ha trasladado a la etapa de Infantil y Primaria.

Por otro lado, la propuesta de aumento de plantilla, no asegura la asistencia al centro de la figura del/la Orientador/a Educativo/a todos los días ya que seguiremos siendo personal itinerante a disposición de diferentes centros, viéndose igualmente afectados la atención a los mismos como hasta ahora, por la falta de personal. La promesa de un orientador por centro queda en duda. En el borrador del decreto, en la incidencia final presupuestaria explicitan que su desarrollo no supondrá ninguna incidencia en la dotación de los capítulos de gastos asignados a la Consellería, que en todo caso tienen que ser atendidos con los medios personales y materiales que ésta tiene asignados.

Deseamos resaltar el trabajo multidisciplinar y multiprofesional que desarrollamos hasta ahora, siempre a favor de la inclusión educativa y consideramos que este se perderá con el aislamiento de nuestros/as profesionales al no poder contar con un equipo como respaldo, tal y como sucede en Educación Secundaria.  Se perderá objetividad en las intervenciones yendo en contra de lo que establece el Decreto de Inclusión, al no poder contar con la comunidad educativa del sector. Especialmente, nos gustaría resaltar nuestra labor en una situación tan adversa (COVID) que ya todos y todas conocemos. Nuestros esfuerzos para dotar a los centros de materiales, programas, guías, criterios unificados, en base a las directrices que establece Consellería para una escuela inclusiva. Actuaciones, que con mucho esmero, esfuerzo y trabajo profesional han ido mejorando la calidad de la enseñanza en conjunto a través la comunicación y coordinación de los diversos SPES de la Comunidad. Sin embargo, el borrador del Decreto que se promueve, pone en duda todo el trabajo realizado en esos últimos 30 años sin aportar datos, sugiriendo que la organización actual de la orientación es precisamente la base del problema, pero nosotros/as formulamos las siguientes preguntas: ¿Por qué la inclusión educativa no es ya una realidad en los centros? ¿El problema es sólo de la Orientación Educativa?, ¿Realmente este nuevo modelo va a superar todo lo que se alcanzado hasta ahora por parte de los SPEs? Quizás sea la falta de recursos y la falta de conocimiento de la administración de las necesidades actuales de los centros, la respuesta a algunas de estas preguntas.

Además, se perderá la continuidad de atención que se lleva a cabo en los centros, ya que no se tendrán en cuenta los criterios de atención que siempre se han establecido desde los SPEs, atendiendo no solo a criterios como la ratio sino también las características propias del entorno. Este modelo nuevo, no favorece la continuidad del personal de nuestra especialidad en los centros cada año, sabiendo lo que esto repercute en la calidad educativa de nuestro alumnado.  Precisamente si existe cierta continuidad de los profesionales de la orientación es en los SPEs, por el sustento, apoyo y seguridad que este aporta, siendo una institución especializada y formadora.

 

Por último, y no menos importante, la atención individualizada tanto al personal docente como al alumnado y familias se va a ver afectada con este modelo, debido a la falta de planificación y esfuerzo que un proyecto tan ambicioso supone hasta que se vean sus resultados. Recordad la premura de implementar todas las nuevas disposiciones legislativas que nos ha ido exigiendo Consellería (PAM, PAP, Itaca 3, etc.,) sin marcar directrices claras, sin formación adecuada, nos hace dudar mucho que esta no vaya a ser una excepción y no surjan inconvenientes prolongados en el tiempo.

Por todo lo expuesto, desde los SPE consideramos imprescindible una negociación en la que se tengan en cuenta nuestras impresiones para el decreto que se plantea, porque la participación de toda la comunidad educativa, de la que formamos parte, es precisamente el lema del Sistema Educativo Valenciano.