QUITAR EL RESERVADO DE ADMISIÓN DE LAS PERRERAS DE MENORCA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


Los Centros de Acogida de Animales de Menorca (comúnmente llamados perreras) son gestionados por una nueva empresa desde el 1 de Enero del 2018, la unión temporal de empresas VETS CIUTADELLA con 4 OCEANS NURA.

Han colocado carteles en las puertas de los dos centros “Reservando el Derecho de Admisión” con una normativa cercana a la Ley Mordaza, y hacen firmar a los voluntarios acuerdos de confidencialidad para que la información sobre su gestión no pueda conocerse fuera del círculo de las Protectoras de Animales de Mahón y de Ciutadella, cómplices de su mala gestión. 

La Unión Temporal de Empresas adjudicataria del servicio, utiliza las normas jurídicas a su capricho, espiga de aquí y de allá en normas derogadas o inaplicables al caso concreto, deja de citar normativa referida a aspectos tales como los derechos y libertades fundamentales de las personas e incluso dentro de las que elige, toma un apartado, pero ignora el siguiente, se apoya en lo que considera que sirve a sus intereses, y guarda silencio sobre las normas que ponen de manifiesto su arbitrariedad.

La gestión de los centros queda desde hace meses en entredicho puesto que los centros vuelven a funcionar como centros de reclusión, en lugar de los centros de rehabilitación que hasta hace pocos meses se estaba viviendo. 

Hace meses que los tres adiestradores que llevaban más de 5 años ayudando de forma altruista a las perreras (poniendo tratamientos conductuales a los perros y formando e instruyendo voluntarios para que siguieran las pautas establecidas para cada caso) han sido expulsados de los dos centros por pedir cambios en las nuevas normas de funcionamiento. Estos adiestradores han demostrado tras tantos años que cualquier perro podía ser rehabilitado y dado felizmente en adopción, y así no utilizar la Ley Balear que habla de eutanasía tras los 21 días de la llegada del animal.

En las últimas semanas han empezado a expulsar a otros voluntarios (algunos de ellos llevaban también varios años acudiendo a las perreras) por no estar de acuerdo tampoco con las nuevas normas y la gestión de los centros.

 

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS INADECUADAS PRAXIS QUE ESTOS VOLUNTARIOS Y ADIESTRADORES DENUNCIAN:

- Poca transparencia en sus cuentas: cuando reciben 15.586€ MENSUALES de nuestros impuestos para cuidar un máximo de 35 perros y unos 30 gatos. Por ley estas cuentas deberían publicarse mensualmente. Con una buena gestión y recibiendo tanto dinero, no deberían aplicarse los siguientes puntos.

- Reducción de los horarios abiertos a la adopción: a tan solo tres horas al día, frente a las seis horas y media que se abría en el pasado. 

- Escaso personal: cada centro debería contar con un mínimo de dos cuidadores, y en la actualidad sólo tienen uno, que debe llevar al día los trabajos de mantenimiento, limpieza, cuidados, rehabilitaciones y atención al público. Personal escaso + Escasa dedicación = Sufrimiento animal

- Rescisión del contrato de la adiestradora canina, quedándose en la actualidad sin nadie capacitado professionalmente y con experiencia para rehabilitar a los animales albergados. Recordamos que ninguna de las protectoras tiene tampoco a nadie capacitado para dicho trabajo. 

- Horarios insuficientes de atención a los animales: los fines de semana los animales quedan más de 24 horas sin atención (limpieza, alimentación y paseo) de forma regular, aunque algunos fines de semana las horas han aumentado a casi 48. 

- Reducción de la atención veterinaria que reciben los animales, aunque la empresa gestora está dirigida por tres veterinarios.

- Obligación a todos los voluntarios de firmar un acuerdo de confidencialidad para que no puedan sacar información de los centros y aceptación del nuevo cartel “Reservando el Derecho de Admisión” que permite a los gestores expulsar a quien quiera cuando quieran. “Cuando estás orgulloso de la gestión sueles agradecer la difusión".

 

CONCLUSIÓN

Por todo ello, y puesto que creemos que el Consell Insular está llevando a cabo una insuficiente e ineficaz supervisión de los centros, pedimos firmas para que entre todos podamos retirar el cartel y la normativa de las puertas de las perreras, para que cualquier contribuyente pueda acceder a las instalaciones y comprobar que los animales abandonados están en buenas condiciones.

 

 

Fdo. Plataforma LAS CANINAS