Contestación a la Consejera de Educación y Cultura de la C. A. de la Región de Murcia

Victoria

Contestación a la Consejera de Educación y Cultura de la C. A. de la Región de Murcia

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 3525 firmas!
Concha Martín Sánchez ha iniciado esta petición dirigida a Consejera de Educación y Cultura de la CARM y

Sra. Consejera de Educación y Cultura.

       Tras leer su escrito, de fecha 3 del presente mes, sobre «las líneas principales» de lo que será su «acción política en la Consejería de Educación y Cultura», las personas abajo firmantes, miembros de la comunidad educativa y ciudadanía en general, nos dirigimos a usted para transmitirle estas mínimas y urgentes observaciones sobre lo que en él se dice.

       Dicho escrito contiene errores y falsedades notorias:

  1. Usted afirma que la nueva ley (LOMLOE) no «cuenta con el preceptivo dictamen del Consejo de Estado». La Ley de 22 de abril de 1980, reguladora de dicho organismo, no exige el mencionado informe. En otro caso, ni siquiera hubiera podido ser debatida en las Cortes.
  2. Usted sostiene, asimismo, que no fue convocada la Conferencia Sectorial de Educación para ser informada y conocer el proyecto de ley. Esta afirmación es falsa. Dicha Conferencia se reunió con tal motivo en tres ocasiones: el 29 de noviembre de 2018 para presentar el proyecto de ley, el 11 de diciembre de dicho año para que las Comunidades Autónomas realizaran las observaciones y aportaciones que estimaren pertinentes, y el 9 de enero de 2019 para que presentaran sus respectivos informes.
  3. Usted mantiene que en la elaboración de la LOMLOE no han comparecido «expertos competentes en la materia» cuando es obvio que el Ministerio de Educación cuenta con personal experto, docentes y funcionariado técnico. Otra cosa es que usted no considere como tales a quienes no comparten sus opiniones, ocurrencias o propuestas.

       Su escrito incurre en incoherencias y contradicciones           

       Por un lado, al referirse a la «enseñanza pública» afirma que va a «defenderla y cuidarla porque es un pilar de nuestra Educación». Sin embargo, poco después dice que sigue «pensando y defendiendo lo mismo» que el partido al cual usted pertenecía, partido que propugna, como usted también ha sostenido en diversas ocasiones, la implantación del bono escolar. Por si lo ignora, le aclaramos que dicha implantación supondría la total privatización del sistema educativo; es decir, la consideración como privados, por la Consejería que usted regenta y a todos los efectos, de los centros y el profesorado del sector público. Bono escolar y defensa y cuidado de ese «pilar de nuestra Educación», en esencia pública y común, que es la enseñanza pública, son propuestas incompatibles. No es posible mantener al mismo tiempo una y otra. Su modelo educativo separa, divide y segrega, no cohesiona ni une.

       Por otra parte, la interpretación constitucional de la libertad de enseñanza que subyace en su escrito, resulta parcial y sesgada. En primer lugar, la restringe a la libertad de creación de centros (art. 27.6 de la Constitución) y, sobre todo, al derecho de las familias, no a «decidir la educación de los hijos», como usted dice de forma un tanto burda, sino a que sus hijos «reciban la formación religiosa y moral acorde con sus convicciones» (art. 27.3 de la Constitución), un derecho que puede ser satisfecho de diversas maneras. No hay derechos y libertades absolutas, sin límites. Y los límites son, en este caso, no solo la libertad de cátedra ―profesionalidad― de los docentes, que usted menciona de pasada, sino también la existencia de un ideario educativo constitucional (arts. 27.2, 1.1 y 9.2 de la Constitución) y, de modo especial, los establecidos por la Convención de los Derechos del Niño de 1989 ratificada por España en 1990. Desde esa fecha y en aplicación de los artículos 10.2 y 39.4 de la Constitución, los derechos y libertades establecidas en dicha Convención adquieren rango constitucional en relación con las personas menores de 18 años, es decir, con el alumnado. Todo esto lo ignora en su escrito. Los hijos e hijas no son, en efecto, del Estado, como usted dice, pero tampoco de los padres. Como se afirma en un reciente documento de Unicef, «el niño o la niña no pertenecen a su familia ni al Estado, se pertenecen a sí mismos».

       Tanto o más grave que lo anterior es lo que echamos de menos en su escrito. Somos una de las Comunidades Autónomas con mayores tasas de abandono y fracaso escolar, con un menor nivel educativo de la población adulta y con una cifra cercana al 30 % de población menor de 18 años en riesgo de exclusión socioeducativa, según estimación de organizaciones como Cáritas, Unicef o Save the Children. Ninguno de estos aspectos merece para usted una frase, una palabra. Tampoco alude a los recortes en la financiación de la educación sufridos en los últimos años, a la situación laboral y profesional del profesorado o al incremento de las desigualdades educativas y culturales a consecuencia de dichos recortes, de la política educativa seguida en esta Comunidad Autónoma o de la crisis provocada por la pandemia. Solo menciona el «pin parental», una cuestión sin base legal, que no responde a problemas reales de los centros educativos. Ni siquiera dedica unas palabras de aliento al alumnado y profesorado. Ni tampoco de reconocimiento, a este último, por su profesionalidad y saber hacer para garantizar una enseñanza plural, objetiva y científica.

       Es evidente que la responsabilidad última sobre la política educativa es del Gobierno Regional con su Presidente a la cabeza, pero es usted, como Consejera de Educación, la que presenta esta declaración de intenciones que demuestra, por lo menos, un desconocimiento de la educación en esta Comunidad.

Murcia, 9 de abril de 2021

       Apoyan este escrito:

Antonio Viñao Frago. Catedrático de la UMU. Ex-decano de la Facultad de Pedagogía de la UMU

Juan Manuel Escudero Muñoz. Catedrático de la UMU. Ex-decano de la Facultad de Educación de la UMU.

Concepción Martín Sánchez. Catedrática de la UMU. Ex-decana de la Facultad de Educación de la UMU.

Enrique Banet Hernández. Catedrático de la UMU. Ex-director de la Escuela de Magisterio de la UMU

Antonio de Pro Bueno. Catedrático de la UMU. Ex-decano de la Facultad de Educación de la UMU.

Juan Monreal Martínez. Catedrático de la UMU. Ex-rector de la Universidad de Murcia.

José Orihuela Calatayud. Catedrático de la UMU. Ex-rector de la Universidad de Murcia.

            y  65 personas más.

Victoria

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 3525 firmas!

Comparte esta petición