Mi hijo tuvo cáncer infantil y no pudo ir al cole hasta los 9 años ¡DÉJENLE REPETIR CURSO!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


Cuando mi hijo Ángel tenía 2 años le diagnosticaron un cáncer infantil. Esa noticia rompe tu vida: ves a tu hijo lleno de dolores, notas cómo sufre por unos tratamientos que son muy agresivos, cuando parece que mejora tiene recaídas… Han sido años muy duros y hemos pasado mucho miedo, pero afortunadamente cuando tenía 6 años Ángel recibió un trasplante de médula que salvó su vida (y la nuestra). Ahora está 100% curado y hace una vida completamente normal. Hoy mismo ha empezado quinto de primaria. Pero NO debería ser así. Os cuento por qué y os pido que nos ayudéis.

Ángel empezó el cole estando ingresado en el hospital. La profe pasaba por las mañanas por su habitación para saber cómo estaba. Si se encontraba bien daba clase 2 horas y media en un aula del hospital. Si estaba con náuseas (y muchos días era así), o en aislamiento sin poder salir de la habitación, la profe le llevaba alguna ficha para que la rellenara cuando se encontrara mejor. Otras veces iba al aula pero se tenía que volver porque se cansaba o se ponía muy malito.

Cuando estaba mejor y le daban el alta, tampoco iba a clase con normalidad. Son niños que tienen las defensas muy bajitas así que les prohíben ir al colegio porque al haber tantos niños hay muchos virus y para ellos cualquier contagio puede ser peligrosísimo. En esos periodos de alta hospitalaria se quedaba en casa y una profesora venía a ayudarle 4 horas a la semana.

Digamos que Ángel aprendió a leer y a sumar entre quimio y quimio y de una forma muy intermitente: en las horas sueltas en el aula del hospital, con las poquitas clases que recibía en casa, haciendo los deberes conmigo cuando se encontraba mejor... Le ponía muchísimas ganas, pero aprendía muy poquito a poco. Su ritmo académico siempre ha estado muy lejos del de los niños de su edad. 

Entre los 2 y los 8 años estuvo casi siempre yendo y viniendo de un hospital pero cuando cumplió los 9 años por fin nos dieron la feliz noticia: estaba curado. El cáncer había acabado y le daban el alta definitiva. Por fin terminaba aquel infierno tan largo...

A sus 9 años, Ángel fue al cole por primera vez. ¡Al cole de verdad! No sabéis la felicidad que fue para nosotros ver cómo nuestro hijo salía de casa con su mochila a la espalda. Cuando es la primera vez en su vida que le ves yendo a clase fuera de casa o de un hospital, te emocionas… Por fin empezaba la vida de un niño normal.

Iba muy feliz... pero volvía muy frustrado: se perdía mucho en clase y notaba que se quedaba atrás. Por culpa del cáncer había perdido muchas horas de clase. Por eso tuvo que repetir curso. Nosotros le transmitimos que no pasaba nada, que no era su culpa y que el curso siguiente nos íbamos a esforzar muchísimo para alcanzar el ritmo de los otros niños, y que si no llegábamos ese año, lo intentaríamos un año más...

Lo que no sabíamos es que eso NO lo íbamos a poder hacer. Porque POR LEY acabábamos de “gastar” nuestra única y última oportunidad para que nuestro hijo repitiera curso. Porque la Comunidad de Madrid dictamina que los niños NO pueden repetir más de un curso de Primaria. Nunca, bajo ninguna circunstancia, lo necesiten o no. (Salvo que sean niños de necesidades especiales, que no es el caso de Ángel).

Hoy, 9 de septiembre, Ángel acaba de empezar quinto de primaria. Y es EVIDENTE que no tiene el nivel necesario para ese curso. Hemos pedido (este año y en los años anteriores) que le dejen repetir curso para que el nivel de su clase corresponda con sus conocimientos, pero nos dicen que no. Sus profesores y la dirección del colegio nos apoyan, pero la Comunidad de Madrid NO. Tampoco bajo circunstancias tan específicas como un grave cáncer infantil.

¿Cómo puede ser que se le exija tanto a un niño que se ha pasado más de la mitad de su vida ingresado en un hospital?  El curso pasado Ángel iba a 4 clases particulares a la semana y 2 horas extra de refuerzo en el colegio, y todo eso sumado a su horario de colegio habitual. Estamos haciendo todo lo que podemos para que alcance el ritmo de los demás. Pero si no se puede, NO SE PUEDE.  No podemos pedir que un niño que ha perdido 5 años de colegio siga una clase igual que la siguen los demás. Ángel ya ha sufrido suficiente por el cáncer, ahora debería estar jugando, y no machacándose a diario para recuperar en unos meses lo que en cinco años no pudo avanzar. 

Obligándole a pasar de curso estamos alimentando su frustración. Si le dejasen repetir, se pondría al ritmo académico que le corresponde. Negándoselo, el sistema educativo lo está machacando y empujándolo injustamente a su fracaso escolar.  

Por favor, firma para pedir a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid que modifique su normativa (Artículo 10.1 del DECRETO 89/2014) y establezca excepciones como el caso de Ángel para que los niños que lo necesitan puedan repetir más de una vez. El artículo ahora dice así:

"El alumno accederá al curso o etapa siguiente siempre que logre los objetivos de la etapa o los que correspondan al curso realizado, y alcance el grado de adquisición de las competencias correspondientes. De no ser así, podrá repetir una sola vez durante la etapa, con un plan específico de refuerzo o recuperación y apoyo, que será organizado por los centros docentes."

Ir al cole por primera vez cuando has estado años faltando a clase, sin un horario y sin una rutina de estudio… se vuelve duro. Ángel lleva años viendo cómo los demás niños están mucho más adelantados que él y no puede hacer nada por alcanzarlos. Lo intenta, pero no llega. La única solución (dicho por profesionales) es dejarle repetir. Tenemos que acabar con esta traba sin sentido. Por él y por los demás niños que estén en sus mismas circunstancias, firma por favor.

Cuantas más personas firmemos esta petición más fuerte mandaremos nuestro mensaje a la Consejería de Educación. Si otras Comunidades ya lo hacen, ¿por qué Madrid no? Es solo voluntad política. Si quieren, lo harán. ¡¡Pídeselo firmando aquí!!