Petition Closed
Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo. Hace cuatro días y medio el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre por no cumplir con los objetivos de una programa de psicoterapia y “habilidades maternales” que implica abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y “perjudicial para los niños y niñas”. Con estas consideraciones, todas carentes de base científica y legal, se obliga a las madres lactantes a tomar una medicación para que se le vaya retirando la leche. Según la Asociación Española de Pediatría, la lactancia materna debe ser a demanda y puede prolongarse tanto como madre e hijo deseen. No se ha seguido procedimiento legal alguno para separar a esta madre de su hija, ni se ha permitido a la madre despedirse ni se le ha dicho a donde iría la niña, produciendo a ambas una grave indefensión. Habiba está con los pechos congestionados de leche, al borde de la mastitis, y con el corazón partido de dolor sin apenas dormir ni comer, angustiada por no poder estar junto a su hija. Esta madre ha sido valorada por una psicóloga y una psiquiatra y no presenta ningún indicio de enfermedad mental ni consumo de drogas ni nada que justificara ser víctima de semejante agresión. A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo momento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para madres e hijos y ella ya no tiene hija. Una Fundación de ayuda humanitaria ha decidido amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico. Estamos profundamente consternados por el dolor de Habiba y nos duele imaginar en qué circunstancias estará la niña de 15 meses, separada de su madre, sometida a un destete abrupto, sin que probablemente nadie le haya explicado nada. Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Por todo ello os pedimos que escribáis urgentemente a la oficina del Defensor del Pueblo solicitando su rápida intervención y hagáis llegar vuestra protesta a la gerencia del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, pidiéndole la inmediata entrega de la niña a su madre.
Letter to
Dña. Paloma Martín Martín
Gerente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia
Dña. Paloma Martín,

Ha llegado a nuestro conocimiento, y suponemos que al suyo también, como Gerente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, la situación de la joven marroquí Habiba.

Esta joven madre ha estado acogida en uno de sus centros junto con su bebé, una niña de 15 meses, debido a una situación socioeconómica complicada. En estos centros gestionados por ustedes, se "recomienda" el seguimiento de un programa de habilidades maternales, en el que se obliga a la suspensión de la lactancia a demanda prolongada por considerarla perjudicial para los bebés.

Debido a que Habiba no siguió sus indicaciones, fue separada de su hija y echada del centro.

Considerando esta situación terriblemente injusta para madre e hija y fundamentada en supuestos erróneos, les pedimos lo siguiente:

1º Que se devuelva la custidia de forma inmediata a Habiba, por el bien de madre e hija, y que ambas sean de nuevo readmitidas en el centro de acogida.

2º Que las normas y políticas de sus centros de acogida se rijan por lo recomendado tanto por la Asociación Nacional de Pediatría como la OMS, que recomiendan la lactancia a demanda prolongada siempre que madre e hijo lo deseen.

Esperamos por su parte una rápida resolución de este asunto, ajustándose a derecho y reconociendo el derecho de madre e hija a una asistencia correcta y humanitaria, dentro de los patrones marcados por la OMS y AEP.

En espera de sus noticias, les saluda atentamente.