Pacto político por el Primer Ciclo de Educación Infantil

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


El Primer Ciclo de la Educación Infantil (0 a 3 años) nunca ha recibido el trato que merece. Los principales motivos de este maltrato son, en mi opinión: su carácter voluntario, el escaso conocimiento sobre las necesidades y capacidades de los niños y niñas de estas edades y sobre la importancia de la educación en este periodo, el traspaso de competencias en materia educativa a las Autonomías, la oportunidad de mercadeo con este tramo educativo y el hecho de que sea un trabajo muy feminizado. Vayamos por partes:

- La Educación Infantil (0-6) no es obligatoria y constituye según la LOE, "una etapa con identidad propia". Sin embargo, existe una clara diferenciación en el trato que las Administraciones le han dado al Primer Ciclo (0-3), frente al Segundo (3-6), considerando al primero, en muchos casos, como un mero servicio de conciliación.

- Los responsables de las políticas de educación no se han enterado todavía o no se quieren enterar de la importancia de la educación en los primeros años. Sin embargo, la Comisión Europea afirma lo siguiente: "Los primeros años de vida son aquellos en los que el impacto educativo es más efectivo y tiene mayor influencia en el desarrollo de los niños y de las niñas".

- Mientras que para el Segundo Ciclo se ha desarrollado al completo el currículo educativo mediante Real Decreto; al transferir las competencias en materia educativa a las Autonomías, se ha delegado en éstas el desarrollo del currículo del Primer Ciclo. Esto supone que no haya unos criterios comunes a nivel nacional.

- Debido a la separación de ambos ciclos, la falta de interés de las Administraciones por el 0-3 y el hecho de que éste sea visto como un tramo asistencial; se ha posibilitado el negocio en este sector, proliferando empresas que gestionan escuelas con muy poco rigor educativo y cuyas trabajadoras se rigen por un convenio indigno.

- Si en toda la etapa de Infantil, la responsabilidad educativa es ejercida mayoritariamente por mujeres; en el Primer Ciclo, esta especialización es mucho más acuciante, quizá por los estereotipos de género y el rol que sigue desempeñando la mujer como cuidadora. 

Vistos los motivos, la situación real en la que se encuentra el 0-3 se define por los siguientes aspectos:

- No hay una identidad de la etapa, ni en lo educativo ni en lo profesional. El 0-3 no  ha llegado a alcanzar el carácter educativo, a pesar de las evidencias que existen sobre ello y de las recomendaciones internacionales.

- En la mayoría de los casos no se dan unas condiciones adecuadas, ni para los menores ni para las profesionales.

Por ello, a continuación, quiero ofrecer unas propuestas para la mejora de la calidad educativa en este Ciclo:

  1. Gratuidad de plazas: Al igual que ocurre con el 3-6, el ciclo de 0-3 debería ser gratuito; de otra manera estamos fragmentando la etapa. 
  2. El Currículo: A este respecto necesitamos una legislación valiente, que tenga en cuenta el conocimiento científico que se tiene acerca de la infancia, respetando su cultura, sus necesidades, sus tempos, superando la dicotomía asistencial/escolar. Se hace necesario un Real Decreto de mínimos curriculares comunes a toda la etapa a nivel nacional. Para su redacción sería preciso consultar con los agentes educativos (especialistas en la etapa, profesionales que atienden a los menores, miembros de los equipos de atención temprana y representantes de las familias).
  3. Los Centros: Si la Educación Infantil es considerada una etapa con identidad propia, el centro más apropiado sería el que abarcara la etapa completa y que dependiera de las Administraciones. No tiene sentido que el 0-3 se imparta en un tipo de centros que mucha gente denomina erróneamente "guarderías", mientras que el 3-6 se imparta mayoritariamente en los CEIP. Además, muchos centros educativos necesitan una profunda reforma para ser adaptados a las necesidades de los pequeños. Al igual que ocurre con el currículo, con los centros también es necesario un Real Decreto de requisitos mínimos que sea valiente.
  4. Las ratios: La proporción de menores por profesional es, a mi juicio, uno de los aspectos que más determinan la calidad de la educación; por lo que una reforma legislativa no podría pasar por alto una regulación que suponga rebajar la ratio, respetando la siguiente recomendación de la Red de Atención a la Infancia de la Comisión Europea:1 adulto para 4 menores de 12 meses, 1 adulto para 6 menores de 12 a 23 meses, 1 adulto para 8 menores de 24 a 35 meses y 1 adulto para 15 menores de 36 a 71 meses. Los niños y niñas necesitan una atención más individualizada cuanta más corta es su edad. Actualmente esta ratio es muy superior (en general, 8 bebés, 14 menores de 1-2, 20 menores de 2-3 y 25 en todo el Segundo Ciclo), lo que dificulta la práctica educativa, generando situaciones de estrés tanto a los menores como a los docentes.
  5. Los recursos materiales: La dotación de recursos suficientes y adecuados mejora la calidad de la educación, por lo que se debería garantizar que todos los centros dispongan del material oportuno, en buen estado y renovado, así como de las infraestructuras necesarias.
  6. El alumnado con necesidades educativas especiales: Este colectivo merece más recursos todavía. Si pretendemos que la inclusión sea real, es imprescindible contar en cada centro con el personal adecuado. La mayoría de las escuelas infantiles de 0-3 cuentan hoy en día con un Equipo de Atención Temprana que visita los centros semanalmente. Pero esta periodicidad es manifiestamente insuficiente. Los acnee merecen una atención especializada diaria.
  7. Los profesionales: La dignificación del Primer Ciclo de Educación Infantil, pasa también por mejorar las condiciones de los profesionales que a este tramo se dedican. De nuevo, aquí nos topamos con una enorme brecha entre el 0-3 y el 3-6. Por ello se hace imprescindible igualar las condiciones laborales y salariales entre los docentes de ambos ciclos. Sería recomendable establecer un único cuerpo de profesorado para ambos ciclos y que los profesionales del Primer Ciclo dependan directamente de la Administración, como ocurre con el resto de docentes. 

Esto no son más que una serie de propuestas personales de alguien que les habla desde la experiencia. POR FAVOR, HAGAN ALGO POR LA DIGNIFICACIÓN DEL 0-3. Reúnanse, debatan, escuchen a los agentes educativos, lleguen a acuerdos. La primera infancia es un periodo de vital importancia para las futuras generaciones. Trátenla como se merece.

Firmado:

Patricia Sereno López

www.educacion-infantil.org y Facebook



Hoy: Patricia cuenta con tu ayuda

Patricia Sereno López necesita tu ayuda con esta petición «Congreso de los Diputados: Pacto político por el Primer Ciclo de Educación Infantil». Únete a Patricia y 5.423 personas que ya han firmado.