Transparencia en la evaluación y otorgamiento becas posdoctorales CONACYT

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


Ciudad de México, a 30 de julio de 2019.


Dra. María Elena Álvarez-Buylla Roces.

Directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

P r e s e n t e.

 

Con preocupación y desde la precariedad, una generación de profesores-investigadores y científicos mexicanos observamos cómo los espacios de trabajo y de financiamiento se nos han ido cerrando poco a poco. Cada vez somos más los profesionistas capacitados que no podemos ejercer nuestra profesión por la crisis nacional e internacional en la que nuestra generación ha crecido y así, hemos buscado espacios para desarrollarnos a pesar de las circunstancias cada día más adversas.  

El discurso y propósito de la 4T siempre se ha enfocado en los más necesitados y eso lo aplaudimos, pues es urgente buscar que el bienestar realmente llegue a todos los sectores, eso le conviene a todos los mexicanos, sin duda. Sin embargo, existe un sector que se encuentra olvidado por usted y por muchos afines a usted: los profesionistas con posgrado quienes, si bien nos va, cobramos por hora y debemos recorrer la capital o las ciudades del país, de universidad en universidad, para apenas salir con las cuentas del mes. 

Estamos conscientes de nuestra posición, fuimos privilegiados al provenir de familias trabajadoras y honradas que nos inculcaron el valor de la educación y del esfuerzo con miras a contribuir al bienestar social. Es importante enfatizar que privilegio no es igual a abundancia o nepotismo; ninguno de nosotros obtuvo jamás una beca o un trabajo con base en nuestra posición social, siempre fue nuestro esfuerzo y el de nuestra familia lo que nos hizo acreedores de estos espacios. 

Un profesionista con posgrado y con verdadera vocación, como nosotros, estará consciente de la importancia de transmitir y generar conocimientos para el mejoramiento y el bienestar de la sociedad en su conjunto. Estos profesionistas, necesitamos sentirnos útiles, necesitamos sentirnos parte del cambio. 

Por ello, es necesario articular las acciones con el discurso; debemos ser considerados e incluidos en el desarrollo de México, pero debemos también ver esos cambios reflejados en nuestra cotidianidad. ¿Cómo puede ser un profesor inspirador para sus alumnos, si lo invaden y lo limitan la impotencia y la precariedad económica? ¿Cómo espera un gobierno sacar adelante a los jóvenes mexicanos, si relega a la precariedad a la generación que se preparó para formarlos?

La precariedad y la pobreza no son lo mismo, pero existe una muy delgada línea entre ambas. Si olvidan y obligan a nuestra generación de profesores-investigadores y científicos a que busque alternativas laborales fuera del sector público, se habrá perdido una generación de docentes y profesionistas comprometidos con México, con el cambio que sus jóvenes reclaman y la 4T habrá perdido la oportunidad de ser realmente un motor de cambio que sea incluyente. Este gobierno generó expectativas de cambio y deseamos participar en ese cambio, en donde el Estado tenga un mayor interés  (traducido en inversión) para la promoción de la ciencia, la cultura y el deporte en nuestro país.

A México le urge la inclusión, la división sólo ha beneficiado a los intereses de políticos sin escrúpulos que se encuentran bien con el status quo. Si queremos que México de verdad pague sus deudas con los más necesitados, debemos tener siempre en cuenta que debemos promover y apoyar el esfuerzo conjunto de todos los mexicanos, de todos los sectores sociales y profesionales. 

Por ello, y en respuesta a la invitación por parte de las autoridades al diálogo permanente para tratar inquietudes y atender a nuestras necesidades, manifestamos a usted nuestra inconformidad y preocupación por la disminución de becas asignadas a Estancias Posdoctorales Nacionales 2019-1.

 En la convocatoria de “Estancias Posdoctorales Nacionales” de 2018-1 se otorgaron 722 becas más 30 condicionadas (752 becas en total), mientras que en esta convocatoria 2019-1 se otorgaron únicamente 640 becas más 10 condicionadas (650 becas en total). Esto implica una reducción del 11.4% del total de becas (82 becas) y una disminución del 13.6% considerando las condicionadas (102 becas). Todo ello, a pesar de que los presupuestos 2018 y 2019 asignados al rubro “Programa de Becas de Posgrado y Apoyos a la Calidad” son similares para ambos años, al igual que el monto anual otorgado a cada beca posdoctoral (276 mil pesos). Por lo que resulta evidente el detrimento que han sufrido los programas de Estancias Posdoctorales con la nueva administración.

Asimismo, de acuerdo con la nota aclaratoria respecto a las becas posdoctorales aprobadas, publicada el 25 de julio del presente, si bien es cierto que hubo un aumento substancial para el rubro “segundo año de continuidad” de Estancias Posdoctorales Nacionales en 2019-1 con respecto a 2018-1, también es cierto que el actual número de becas para este rubro representa aproximadamente el 50% de los becarios posdoctorales que fueron aceptados en la convocatoria 2018-1 como posdoctorantes de primer ingreso, por lo que en realidad hubo una reducción de casi el 50% de los apoyos para estos investigadores. 

Consideramos que la disminución del número de becas para el rubro de Estancias Posdoctorales denota la falta de conocimiento sobre la realidad social y las problemáticas que enfrenta el país, así como una preocupante desatención hacia quienes podemos contribuir a resolverlos. En nosotros, el Estado mexicano ha invertido recursos, a través de la educación de posgrado, con miras a obtener científicos y tecnólogos que coadyuven al desarrollo de nuestro país. En este sentido, el financiarnos como investigadores posdoctorales no representa un gasto, sino una inversión en pro de México.

El recorte al número de becas posdoctorales otorgadas en 2019, no concuerda con el compromiso que debería mostrar un gobierno de izquierda como el que usted tiene a bien representar, con la ciencia. Aceptando el diálogo que han propuesto para esclarecer los procesos de evaluación de nuestras solicitudes, y en vista de que el presupuesto destinado a la ciencia y la tecnología no tuvo variaciones significativas respecto al año pasado [1], solicitamos lo siguiente: 


1. Otorgamiento de las 102 becas faltantes en los resultados del 2019 y que representan la disminución del 13.6% del número de becas para Estancias Posdoctorales nacionales con respecto al año 2018. Asimismo, que los criterios de evaluación y otorgamiento de las mismas sean claros y del dominio público.

2. Aumento en el otorgamiento del número de becas totales de primer ingreso y renovaciones para el año 2020, respecto a los años anteriores.

3. Revisión o segunda evaluación de las solicitudes y proyectos de los abajo firmantes, haciendo de nuestro conocimiento los criterios de evaluación y asignación.

4. Otorgamiento de los apoyos necesarios para seguir desarrollando nuestra labor científica, evitando la condena a la precariedad, el desempleo y/o la búsqueda de apoyos económicos en otros países, con los consecuentes efectos adversos en el desarrollo de México.

5. Pugnar por el crecimiento y progreso de la ciencia y tecnología en México mediante la solicitud del aumento en el presupuesto para el Ramo 38 - Ciencia y Tecnología- del mínimo establecido por ley (1% del PIB).

6. Explicación detallada de los motivos de la disminución de becas de primer ingreso a Estancias Posdoctorales Nacionales 2019-1 respecto al año pasado, lo cual afecta significativamente a los recién egresados de un doctorado y/o aquellos que solicitan por primera vez una beca para realizar una estancia posdoctoral como una oportunidad para desarrollarse en el ámbito laboral-científico.

7. Informe específico del número de apoyos asignados a cada área de conocimiento, información desconocida a la cual necesitamos acceso en favor de una mayor transparencia por parte del Honorable Consejo. 

 

[1] Estrategia Programática para el Ramo 38– Ciencia y Tecnología, Presupuesto de Egresos de la Federación; 2019.