Investigación profunda de la perrera de Brunete (Residencia canina Mister Can - San Antón)

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 15.000!


(English version)

  Desde hace más de 20 años el Albergue San Antón lleva funcionando como residencia canina en la localidad de Brunete, Madrid. También desde el año 2007 empieza a prestar servicio como centro de recogida de animales muertos, perdidos y abandonados para diferentes ayuntamientos de la zona Noroeste de Madrid.

  Desde sus inicios la actividad de este centro ha recibido numerosas quejas, denuncias y valoraciones negativas por el trato que reciben allí los animales, perros y gatos en su mayoría. Se trata de un centro privado que mediante concurso público obtiene la adjudicación para hacerse cargo de los animales más desfavorecidos de nuestra sociedad y además tiene en residencia privada perros y gatos de personas que solicitan sus servicios.

 El grupo RESPETO ANIMAL NOROESTE formado por particulares y asociaciones alarmados por el servicio que este centro presta y motivados por los testimonios recibidos, se ha unido para solicitar una investigación a fondo de las prácticas que tienen lugar allí. Todas estas prácticas nos han llegado por testimonios de diferentes personas y asociaciones.

 Como resumen de tantos testimonios señalamos que los animales no reciben el tratamiento veterinario básico, se contagian de múltiples enfermedades, sufren temperaturas extremas, no permiten que voluntarios les den afecto o paseen, hay animales que desaparecen sin ser registrados, los cachorros mueren, los perros viven en cheniles minúsculos con un alto grado de estrés, está prohibido fotografiar cualquier animal para ayudar en su difusión y adopción.

FALTA DE ATENCIÓN VETERINARIA EN PERROS:

-Los animales solo reciben la vacuna de la rabia en el momento en que salen adoptados, si no se adoptan permanecen sin vacunar los meses o años que habitan en el centro.

-No se les realiza ningún test para valorar si están enfermos de leishmania, por lo que los animales enfermos no reciben tratamiento contra la enfermedad.

-No reciben tratamiento antiparasitario ni interno ni externo durante el tiempo que permanecen allí ni al salir en adopción, por lo que presentan infestación por pulgas, piojos, garrapatas y parásitos internos.

-No reciben tratamiento preventivo (en forma de pipetas o collares) contra el flebotomo que transmite la leishmania, tratándose de un área endémica dentro de la comunidad de Madrid, son numerosos los perros que allí se contagian.

-Solo se efectúan castraciones a los animales cuando van a salir adoptados, lo que aumentan sus niveles de estrés dentro del centro, ya que en los cheniles contiguos hay hembras en celo.

FALTA DE ATENCIÓN VETERINARIA EN GATOS:

-No se efectúa control sanitario alguno, recogiendo indiscriminadamente gatos callejeros enfermos de los Virus de Leucemia Felina (VLF) y Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF), no se efectúa el test pertinente para detectarlo y separar gatos sanos de enfermos, aumentando los contagios entre ellos por peleas y compartir los elementos de la estancia.

-Los gatos tampoco reciben tratamiento antiparasitario interno ni externo, mostrando gran infestación parasitaria y diarreas.

-Las castraciones igualmente tampoco se efectúan hasta que no salen adoptados, por lo que se producen peleas y estrés entre los gatos que, aunque separados por sexos, están en cheniles cercanos y pueden oler a las hembras en celo. Estas peleas provocan el contagio de enfermedades por mordedura.

MEDIDAS HIGÉNICAS:

-Según diferentes testimonios los animales no son sacados de los cheniles para proceder a su limpieza, utilizando la manguera con ellos dentro, empapándoles sea invierno o verano y salpicándoles con sus propias heces y orines. Los animales quedan empapados a temperaturas bajo cero con el sufrimiento que ello implica.

-Testigos que han visto fumigar los cheniles con los animales dentro.

-Los bebederos de gatos están hechos de cemento y los de los perros son maceteros de barro, material poroso imposible de desinfectar. Además están atados en alto, dificultando gravemente el acceso al agua a los animales más pequeños.

-Los animales no disponen de colchoneta o similar donde poder descansar, haciéndolo sobre el cemento que durante el invierno está congelado y en verano alcanza altas temperaturas. Codos y rodillas aparecen desgastados por el roce contra el cemento en los perros que más tiempo llevan allí.

 MEDIDAS AMBIENTALES:

-Los perros no son sacados nunca de paseo, a pesar de disponer de un gran espacio para ello. No permiten la ayuda de voluntarios para estas tareas y el personal es claramente insuficiente para poder hacerlo, tampoco parece existir voluntad por su parte.

-Los perros permanecen encerrados de por vida en cheniles minúsculos y en aislamiento total, ya que los mantienen de uno en uno. Todo ello les conduce a desarrollar estereotipias y a padecer estrés y tristeza.

-Los gatos padecen enfermedades respiratorias constantes que les llevan a la muerte por las bajas temperaturas en invierno sin poder guarecerse. El índice de mortalidad en gatos es elevadísimo, según el propio director del centro.

-Los cachorros de gato que nacen allí o son llevados fallecen de un día para otro.

 DIFUSIÓN:

-A pesar de tratarse de un centro de protección animal donde el fin último es conseguir familias adoptantes para los animales, está prohibido realizar fotografías a los animales para difundirlas, al llegar allí te dicen que está prohibido sacar el móvil del bolsillo. No cuentan con página web, ni perfil de facebook, ni instagram donde poder dar visibilidad a los animales y ayudar en su adopción. Los ayuntamientos implicados tampoco hacen gran difusión de los animales, habiendo en algunos casos fotografías obsoletas o un porcentaje mínimo de los animales allí alojados.

 VOLUNTARIOS:

-No aceptan la entrada de voluntarios para colaborar en la socialización de los gatos o perros, proporcionarles juego o paseos, tampoco cepillados del manto, caricias o afecto.

 REGISTRO:

-Algunos animales sin chip de identificación no son registrados al entrar en las instalaciones.

-Cuando los animales son adoptados son incapaces de informar al adoptante en qué fecha llegó allí, en qué municipio fue recogido o en qué estado se encontraba.

-Confunden animales, entregando en adopción un animal por otro por no llevar registro o ser éste ineficaz.

 RECOGIDAS DE ANIMALES:

 -Aquellos animales recogidos en la vía pública son trasladados en furgonetas habitualmente sin medidas de seguridad para el animal rescatado, introduciéndolos sin jaula y sin medidas de retención. Según testimonios tampoco cuentan con aire acondicionado durante el traslado en verano permaneciendo periodos prolongados en su interior en función del servicio.

-Los propietarios se han quejado en múltiples ocasiones de que no son avisados de la recogida de su animal a pesar de tener actualizados los datos en RIAC, incluso a pesar de llamar para preguntar si su animal está allí, dejando que el animal pasara allí varios días, en algún caso enfermando y muriendo posteriormente a su recogida, por los contagios allí acaecidos

 

Actualmente este centro presta servicio a través de la adjudicataria Dña. MARÍA DOLORES ROJAS FOLLANA, NIF 50530008C a los siguientes ayuntamientos: Ayuntamiento de Brunete, Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón y Villanueva del Pardillo. A nivel particular utiliza los siguientes nombres: Albergue San Antón, Mister Can, Albergue San Martín.

 


Rogamos firméis para conseguir que se investigue todo lo que allí sucede y se proceda en consecuencia.



Hoy: Respeto Animal Noroeste cuenta con tu ayuda

Respeto Animal Noroeste necesita tu ayuda con esta petición «Comunidad de Madrid: Investigación profunda de la perrera de Brunete (Residencia canina Mister Can - San Antón)». Únete a Respeto Animal Noroeste y 14.648 personas que ya han firmado.