LA HOJA DE COCA NO ES DELITO. LIBERTAD URGENTE A JOSÉ LUIS ZURITA DELGADILLO

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Mi hijo, José Luis Zurita Delgadillo,  se encuentra sufriendo privación ilegal de la libertad desde el 25 de agosto próximo pasado, imputado de un delito que la misma ley excluye la tipicidad del mismo, en la cárcel federal de máxima seguridad de Marcos Paz.

 

Sin perjuicio de que yo sea de nacionalidad Boliviana, todos mis hijos son Argentinos, José Luis tiene 28 años, es estudiante universitario, cursando actualmente el 3er año de la carrera de Ingenieria Civil en la Universidad Nacional de La Plata.

 

Nunca tuvo problema legal alguno, mucho menos de índole penal. De más está decir, que hasta el comienzo de ésta pesadilla, el 25 de agosto del presente año, nunca nadie de mi familia había pisado una unidad penitenciaria.

 

Junto a mi marido somos feriantes de toda la vida y gracias a esta labor, pudimos progresar. A medida que mis hijos fueron creciendo comenzaron a colaborar en nuestro trabajo, pero intentando nunca dejar de estudiar, sabiendo que esta es la principal herramienta del progreso.

 

Como tantas veces y en vísperas del acercamiento de las festividades bolivianas, le pedí a mi hijo que me acompañe a comprar hojas de coca en su estado natural, a los fines de consumirlas y compartirlas en la celebración de la Virgen de Urkupiña y en la feria como comúnmente hago.

 

Concurrimos en nuestro coche familiar, que lo compramos con el esfuerzo de toda la familia, y lo pusimos a nombre de mi hijo José Luis.

 

Cuando cargábamos la mercadería en el vehículo, personal policial le pide identificación y requisar la mercadería que acabábamos de comprar.

 

El personal policial, comienza hacer consultas telefónicas y ante la afirmación de mi hijo de que lo que estábamos comprando no constituía delito alguno, cambian bruscamente la actitud y lo detienen, esto sucedió un día sábado.

 

Destaco que vivimos en la Ciudad de La Plata hace más de 10 años, en la misma vivienda ubicada en la localidad de Tolosa, domicilio que figura en el título del automotor y de todas las facturas de servicio que llegan a mi domicilio.

 

A mi me dijeron que me vaya porque tengo 64 años y le complicaba las cosas, y desde ese día, mi hijo está detenido sin saber por qué.

Hago esta acalaración ya que si mi hijo se encontraba comentiendo un delito, yo al econtrarme con junto a él, a mi también me deberían haber llevado detenida, pero no lo hicieron.

 

Desde el primer momento, e incluso, delante de mí, dio nuestro domicilio familiar, manifestando no tener antecedente alguno y ser estudiante universitario.

 

En su declaración indagatoria ante el juzgado Federal Criminial N°5 a cargo del Dr. Martinez Di Giorgi, Secretaría N° 10 a cargo del Dr. Pedro. O. Diani, queda demostrado que solo le imputan un delito que no existe en la misma Ley Nacional de Drogas, ART 15 DE LA LEY 23. 737.

 

Asimismo, de nada lo acusan en relación a posibilidad alguna de obstaculización al normal desenvolvimiento de la labor, tanto judicial como policial, como así tampoco, intento de fuga alguna.

 

Un abogado que conocimos en la puerta de tribunales nos pedía un montón de plata para presentar el día lunes 27, día que fue indagado, nos solicitó una suma de dinero que no podíamos pagar para presentar una excarcelación, por lo cual, mi hija, hermana de José Luis, la solicitó en forma personal en la Secretaría del juzgado.

 

Dicha petición fue rechazada por aducir el juzgado que no existía el domicilio donde nosotros vivimos y que desde siempre denunciáramos como nuestro domicilio familiar, y mi hijo tiene, incluso, en su DNI, y el mismo que denunciara en su declaración indagatoria.

 

Aparentemente, nadie presentó nada al respecto hasta que el domingo próximo pasado, mi hijo designara al Dr. Ravina como su abogado defensor.

 

El Dr. Diani en persona, le manifestó a nuestro abogado que nada podía hacer, ya que le domicilio denunciado era inexistente.

 

Ese mismo lunes, se presentó formalmente escrito donde se acompañó factura de compra del vehículo, donde consta el domicilio, fotografías de la vivienda y las casas lindantes, asimismo se acompañó mapa de la aplicación GoogleMaps indicando la ubicación de nuestra vivienda familiar, agregando incluso la propuesta de 2 testigo vecinos del barrio que podían acreditar la veracidad de algo tan simple como nuestro domicilio, y al parecer, único motivo por el que mi hijo se encuentra detenido injustamente hace más de 20 días.

 

Al día de la fecha, mi hijo sigue detenido y sin perjuicio que recién en el día martes 11 de Septiembre, en el horario de la tarde, la policía constató nuestro domicilio.

Lamentablemente esto era falso, ya que con la constatación de domicilio siguió detenido sufriendo un gran deterioro psico-emocional que se agrava día a día, e incluso, me hace temer, no sólo por su integridad física, sino por su vida.

El día martes 11 de septiembre, hubo audiencia ante la Cámara Nacional de Apelaciones, y ante la imposibilidad impuesta por dicho órgano de presentar memorial “in voce” se presentó memorial por escrito, que también se acompaña como documental.

 Finalmente, quiero destacar que al día 14/09/2018  NO SOLO LE DENIEGAN LA EXCARCELACIÓN POR UN DELITO INEXISTENTE, YA QUE LA TENENCIA Y CONSUMO DE HOJAS DE COCA ESTÁ EXPRESAMENTE EXCLUIDO COMO DELITO EN EL ART. 15 DE LA LEY 23.737, LEY NACIONAL DE DROGAS, SINO QUE LO PROCESAN Y LE DAN PRISIÓN PREVENTIVA, POR CONSIDERAR QUE LA HOJA DE COCA DE POR SI SOLA ES DELITO, Y PRESUNCIÓN SUFICIENTE DE QUE SU OBJETO ES PARA PRODUCIR COCAÍNA.

Nada mas lejos de la realidad!

Ayúdenme por favor.

 



Hoy: Marina cuenta con tu ayuda

Marina Ponce necesita tu ayuda con esta petición «comunidad Boliviana: LA HOJA DE COCA NO ES DELITO. LIBERTAD URGENTE A JOSÉ LUIS ZURITA DELGADILLO». Únete a Marina y 1.395 personas que ya han firmado.