Menú Vegetariano y Vegano en todos los comedores escolares de Aragón

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


En el colegio de mi hija, hay opción a menú vegano, pero es un menú, que no  esta equilibrado, no es de calidad, el menú se compone basicamente : verduras a la plancha, sopa de verduras, crema de verduras y ensalada, con alguna que otra legumbre y algún plato de arroz. Hay muchísimos más alimentos de los que podemos obtener proteína vegetal: soja, seitán, quinoa, diversas harinas como la de garbanzo o la de maíz, frutos secos...

Un menú donde tanto el catering en cuestión o si tiene cocina propia en el colegio debería estar supervisado, creado y revisado por una dietista / dietista- nutricionista especializada en Nutrición Vegetariana - Vegana.

 

El artículo 14 de la Constitución Española establece que: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

Por otra parte, el Real Decreto 732/1995, de 5 de mayo, por el que se establecen los derechos y deberes de los alumnos y las normas de convivencia en los centros, explica: 

- En su artículo 12, que "la igualdad de oportunidades se promoverá mediante la no discriminación por razón de nacimiento; raza; sexo; capacidad económica; nivel social; convicciones políticas, morales o religiosas, así como por discapacidades físicas, sensoriales y psíquicas, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

- En su artículo 16, que "los alumnos tienen derecho a que se respete su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas, morales o ideológicas, así como su intimidad en lo que respecta a tales creencias o convicciones".

Por su parte, la Convención sobre los Derechos del Niño de UNICEF recoge, en su artículo 12, que "los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño". 

Finalmente, la Ley Orgánica 8/2015, de 22 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia ya la adolescencia indica en su artículo 2 que "Todo menor tiene derecho a que su interés superior sea ​​valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado" y que "se tendrán en cuenta (...) la no discriminación del mismo, (...) garantizando el desarrollo armónico de su personalidad". 

El acceso a la alimentación Halal es un derecho recogido en los Acuerdos de Cooperación entre el Estado y la Comisión Islámica de España (Ley 26/1992). El artículo 14 del citado Acuerdo indica entre otros el derecho de los estudiantes musulmanes a disfrutar de un menú adecuado a los preceptos islámicos en los centros docentes públicos y privados concertados.

Revisada dicha legislación vigente, se puede observar cómo las niñas y niños veganos están siendo sometidos a una DISCRIMINACIÓN POR MOTIVOS ÉTICOS, pues ni sus convicciones morales, ni sus opiniones, ni su libertad de conciencia, les están siendo respetados. Muy al contrario, se les obliga a ingerir un producto que ellas y ellos no consideran como un alimento, y que, desde muy pequeños, ya tienen la suficiente capacidad de entendimiento como para rechazar consumir estos productos debido a que conocen el maltrato y sufrimiento por el que pasan los animales destinados a consumo humano y no quieren participar del mismo.

Tras hablar con numerosas familias españolas que se están encontrando con este mismo problema en los centros educativos de sus hijos, nos encontramos que el principal argumento que se expone por parte de los centros y/o caterings para negarnos el menú vegano, es que "al ser una minoría, aumentaría mucho el coste económico de elaboración del menú".

Sin embargo, todos los colegios municipales de Aragón y españoles ofrecen a los musulmanes un menú Halal por ley; así como a los alérgicos a determinados alimentos se les ofrece un menú especialmente diseñado para ellos. Lo cual hace ver que el problema aquí no es la economía, sino la negativa a reconocer que el veganismo es una opción ideológica, un posicionamiento ético, igual de respetable como el no serlo, o como el pertenecer a cualquier religión, y que los perjuicios ocasionados a las niñas y niños veganos a nivel psicológico y social no deben ser menos importantes que los perjuicios que sufre un musulmán o un alérgico a la proteína de vaca, por ejemplo.

Así pues, solicito en nombre de todas las familias de la comunidad autónoma de Aragón con niñas y niños veganos:

- Que la opción vegana esté presente en todos los comedores de todos los centros educativos que hay en Aragón, tanto públicos como privados como concertados, tal y como lo está ya en algunos países de la Unión Europea tales como Portugal.

- Que el menú vegano sea equilibrado y de calidad, revisado por una dietista / dietista- nutricionista especializada en el campo, (el menú vegano que se ha estado ofreciendo hasta ahora a mi hija, por ejemplo, se componía básicamente de: verduras a la plancha, sopa de verduras, crema de verduras y ensalada, con alguna que otra legumbre y algún plato de arroz). Hay muchísimos más alimentos de los que podemos obtener proteína vegetal: soja, seitán, quinoa, diversas harinas como la de garbanzo o la de maíz, frutos secos...

- Que la oferta de un menú vegano no recaiga en la buena voluntad del centro educativo ni del catering en cuestión, sino que sea un derecho de las niñas y niños reconocido y establecido por el Departamento de educación de la Comunidad de Aragón.

Gracias anticipadas por la colaboración, es muy importante para todos nosotros y, sobre todo, para nuestras hijas e hijos.