Luis Almagro debe renunciar para que la OEA no cometa injerencia política como en Bolivia

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 15.000!


Tras las Elecciones Generales de octubre de 2019 en Bolivia, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, cometió injerencia política al sostener públicamente que en ese país se había cometido fraude electoral, en base a informes incompletos y tendenciosos. Su posición dio lugar a un Golpe de Estado sangriento, que costó la vida de más de una treintena de ciudadanos bolivianos y de otros 500 heridos de bala, que defendieron ese proceso. En las nuevas Elecciones celebradas en octubre de 2020 con un nuevo Tribunal y bajo amenaza de armas, todos los resultados antes cuestionados se repitieron, poniendo en evidencia que la acusación de fraude fue falsa y que el señor Almagro cometió injerencia política a nombre de la OEA en Bolivia, mellando la dignidad de sus habitantes, provocando un Golpe de Estado, la huída y persecución de líderes políticos, la muerte de ciudadanos y grandes pérdidas económicas para el Estado boliviano y para sus pobladores, pérdidas incalculables que ni Luis Almagro ni la OEA van a reparar. La persona que ocupa la posición de Secretario General de la Organización de Estados Americanos no debe cometer ese tipo de injerencia en ningún país del Continente Americano, dada la alta visibilidad del puesto y de la institución, y las graves consecuencias que puede acarrear una acción de esa naturaleza en las vibrantes democracias de la región. El señor Luis Almagro debe renunciar a su cargo para devolver credibilidad a la OEA y restaurar la confianza en el papel que está llamada a cumplir para favorecer el derecho a la libre elección de gobernantes en sus países miembros.