Petition Closed

Siento que mi corazón va a fallar en cualquier momento. Todo mi cuerpo me grita que no puede soportar tanto dolor. Ya no puedo ni cruzar la calle para ir al servicio, tendré que pedir un chato para no salir de la tienda, qué horror, no puedo creer que hayan llevado esto hasta el límite indignante de no poder valerme sola y lo peor es que ni siquiera me han mirado a los ojos. Mi entorno me pide que deje la huelga de hambre...”. deje la huelga de hambre

Esto escribía ayer, en el día 27 de huelga de hambre, Miriam Pérez Mendoza, la trabajadora que después de quince años trabajando como administrativa de UGT Canarias ha sido despedida del sindicato a través de un ERE.

Desde el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, y por todas las fuerzas políticas con representación en el mismo,  se ha solicitado a UGT que acepte la mediación de Arcadio Díaz Tejera, una persona de reconocidísimo prestigio en Canarias, que ostentó el cargo de Diputado del Común (defensor del pueblo autonómico).

Sin embargo, hoy, UGT ha contestado que no acepta mediación alguna, cerrando cualquier puerta a una salida honrosa para todos y que salve la vida de Miriam.

Los y las firmantes nos solidarizamos con Miriam quien está poniendo en riesgo su salud y su vida luchando por lo que cree que es justo y, en definitiva, por los derechos de todos y todas los trabajadores y trabajadoras.

Por ello nos dirigimos al Secretario General de la UGT, para que mediante una solución justa pongan fin a esta situación, solución que se puede alcanzar mediante la mediación propuesta.

 

Letter to
Secretario General de UGT Cándido Méndez,
Secretario General de UGT-Canarias Gustavo Santana
Justicia para Miriam Pérez Mendoza
Miriam Pérez Mendoza ha trabajado como administrativa de UGT Canarias durante 15 años y ha sido despedida a través de un ERE realizado por el propio sindicato.
Miriam, que siempre se ha caracterizado por su activismo social, lleva más de 20 días en huelga de hambre y en un preocupante deterioro físico, a las puertas del edificio sindical, reclamando una solución justa.
Somos muchos los que creemos que un sindicato, cuya función es la defensa de los trabajadores y trabajadoras, no puede hacer un ERE vulnerando precisamente esos derechos, los que creemos que no debemos permitir que el mundo funcione al revés.
Los y las firmantes nos solidarizamos con Miriam quien está poniendo en riesgo su salud y su vida luchando por lo que cree que es justo y, en definitiva, por los derechos de todos y todas los trabajadores y trabajadoras.
Por ello nos dirigimos al Secretario General de la UGT, para que mediante una solución justa pongan fin a esta situación.