Biblioteca SÍ, Oficinas NO. Firmas por la Biblioteca Regional Benito Juárez de Tijuana.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 15,000!


A LOS CIUDADANOS DE TIJUANA

El sábado 13 de febrero, en el periódico Frontera de Tijuana, se publicó una nota titulada: “Centro de Gobierno pasará a la UABC pese a manifestaciones”, donde leímos con alarma que ante las protestas de los empleados que actualmente trabajan en las oficinas del Centro de gobierno, que el gobernador “donó” a la Universidad Autónoma de Baja California, y a quienes preocupa su reubicación, el secretario general del gobierno del Estado, Amador Rodríguez Lozano explicó que:

“Todas las áreas de atención al público como antecedentes penales, registro público, pago de impuestos, recaudación, archivos de notaría, entre otros, quedarán en un edificio aledaño que actualmente es usado como biblioteca (sic)”, (Periódico Frontera, Sección A, pag.13).

Quienes valoramos a las bibliotecas públicas y los servicios que se ofrecen en ellas, interpretamos esta declaración como una amenaza de desmantelamiento de la Biblioteca Regional Benito Juárez, que se encuentra próxima a dicho centro de gobierno.

El día 17 algunos ciudadanos fuimos a manifestarnos en la puerta de la Biblioteca con una idea y una convicción muy clara: Biblioteca SÍ, Oficinas NO.

Queremos expresar nuestro total desacuerdo con la decisión de cerrar esta biblioteca y convertirla en espacio de oficinas. Consideramos que se trata de una decisión ineficiente, improvisada y falta de visión.

La Biblioteca Benito Juárez ha prestado y presta un servicio invaluable a los ciudadanos de Tijuana. Cuenta con la única sala que da servicio a ciegos y débiles visuales de la ciudad, con la única hemeroteca, además de los servicios de préstamo y consulta, apoya que personas de escasos recursos acrediten programas de secundaria y preparatoria abierta.

Las bibliotecas públicas, junto con los parques, son los únicos espacios verdaderamente democráticos, a donde acuden niños, jóvenes, adultos, personas de la tercera edad y personas en situación de calle. Son espacios donde muchas personas se sienten cómodos, bienvenidos e integrados y donde hay aprendizaje y convivencia en un ambiente de libertad.

Las bibliotecas públicas de Tijuana han sido ignoradas y poco apoyadas por las administraciones locales desde hace muchos años y el trabajo de apoyo educativo y comunitario que realizan ha estado a cargo de bibliotecarios comprometidos.

Es fácil destruir, lo difícil es construir, respetar y apoyar.

Por lo anteriormente expuesto, solicitamos:

  • Que la Biblioteca Regional Benito Juárez no sea convertida en oficinas.
  • Que las bibliotecas públicas de Tijuana reciban el apoyo administrativo, presupuestal y político del que han carecido desde hace muchos años.

¡BIBLIOTECA SÍ OFICINAS NO!