1 respuesta

¡Basta ya de averías! Por un servicio de Metro de calidad en Arganda y Rivas

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 10.000!


La red de metro de Madrid es uno de los medios de transporte más utilizados en nuestra Comunidad. Es un servicio vital para el día a día de muchos ciudadanos, aunque algunas personas lo tenemos más complicado que otras, todo depende del tramo de la red de metro en el que nos encontremos.

El caso más indignante es el de la línea 9B, que conecta en metro los municipios de Arganda del Rey y Rivas Vaciamadrid con Vicálvaro. Las diferencias entre los servicios que presta y los del resto líneas son más que notables. Por eso, como usuario habitual del tramo y teniendo en cuenta lo importante que es este medio de transporte para todos, pido la equiparación de servicios de esta línea a la del resto de la red y una solución ante las averías constantes. 

El motivo de que los servicios de la línea 9B sean tan distintos respecto al resto de líneas, se basa en una decisión de la Comunidad de Madrid relacionada con la gestión de este tramo. La línea 9b de Metro es un tramo de gestión privada de la red de metro de Madrid, operado por la empresa Transportes Ferroviarios de Madrid (TFM). Sin embargo, aunque su gestión es privada, se trata de un servicio público que pagamos todos, por lo que como usuarios debemos tener los mismos derechos y servicios que los demás.

Hemos conseguido que desde el 1 de enero de 2019, el horario de la línea 9b sea el mismo que el del resto de la red, es decir, de 06:00h a 01:30h de lunes a domingo. Sin embargo, queda mucho por hacer: 

  • Aumentar la frecuencia de paso de los trenes. En la línea 9B los trenes pasan cada 8-10 minutos en hora punta y cada 10-15 minutos en hora valle. 
  • Acabar con las averías constantes. La línea 9B es, con diferencia, la línea que peor servicio presta de toda la red de Metro. Las interrupciones de circulación se repiten a menudo, dejando a los usuarios sin alternativas o con un par de autobuses que tardan 1h30min en hacer un recorrido que en Metro no supone más de 25 min. 
  • Igualar el precio del billete al del resto de la red. Pagamos más por un peor servicio. El billete sencillo cuesta 2,00€, mientras que en cualquier tramo del resto de la red el billete sencillo es de 1,50€.
  • Acabar con los mini-trenes de dos vagones. A pesar de que el Consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha asegurado en numerosas ocasiones que desde febrero de 2019 "todos los trenes serían de tres convoyes", a día de hoy, esta medida sigue sin cumplirse, hacinando aún más a los usuarios.
  • Acabar con la descoordinación de trenes en Puerta de Arganda. Pese a que la línea 9 funcione en la práctica como dos líneas independientes, muchas veces algunos conductores de TFM, bien por cumplimiento de horarios, bien por otras cuestiones, se marchan justo cuando está entrando en la estación el tren del otro tramo. Es comprensible que, a veces, no coincidan, pero muchas veces sí que coinciden y se marchan por no esperar 30-60 segundos más, lo que obliga a los usuarios a esperar unos 10 minutos de media al siguiente tren.
  • Unificar el sistema tarifario: Rivas tiene dos sistemas tarifarios. La estación de Rivas Vaciamadrid (zona B2) y Rivas Futura y Rivas Urbanizaciones (zona B1), lo que provoca desigualdades en el mismo municipio.
  • Instalar desfibriladores y cargadores USB: desde 2018, la mayoría de estaciones de Metro tienen desfibriladores y puertos USB para cargar el móvil, tanto dentro de los trenes como en las estaciones. El tramo TFM carece de estos servicios, provocando, de nuevo, desigualdad ante un servicio que, recordemos, es más caro que el del resto de la red.
  • Instalar dispensadores de gel hidroalcohólico: en plena pandemia, Metro ha decidido que haya estaciones de primera y de segunda, y ha excluido al tramo TFM de la instalación de puntos de gel hidroalcohólico. 

En definitiva, pagamos más por un servicio con averías continuas (que a veces duran horas), retrasos, una pésima climatización y para ir hacinados. 

Ante estas desigualdades y problemas, el Consorcio Regional de Transportes y Metro de Madrid, liderados por Silvia Roldán, el Consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, se desentienden por completo. No se puede fomentar el uso del transporte público para disminuir los niveles de contaminación cuando se ofrece un servicio tan deficiente y problemático.

Necesitamos que nuestros representantes exijan a la empresa TFM que cumpla, como mínimo, con las condiciones que ofrecen el resto de líneas de la red de metro, equiparando sus servicios a los que ofrece la Comunidad y, en caso de incumplimiento, que se rescinda el contrato. Todas las líneas son servicios públicos y todos los ciudadanos merecemos el mismo trato.

Firma para pedir a la Consejera de transportes de la Comunidad de Madrid que exija a la empresa TFM que equipare los servicios de la línea 9B a los del resto de líneas metro.