Salvemos el hospital de Tarancón y la memoria de las brigadas internacionales

0 hanno firmato. Arriviamo a 500.


Cuando Raúl Amores anunció la construcción de una residencia de mayores, saltaron todas las alarmas por el riesgo de derribo del hospital que ello podría conllevar. Raudos acudieron María Jesús Bonilla y adláteres a dar una rueda de prensa en la mismísima puerta del hospital. Recibieron a Asociaciones y visitantes extranjeros preocupados por el tema; bonitas fotos, pero más allá nada hicieron, más que acabar denunciados por destrucción de documentación municipal, incluyendo dos cajas del Hospitalillo, que según se publicó había ordenado la propia Bonilla.
Y mientras todo (nada) esto pasaba el edificio se deterioraba.
Con el nuevo ayuntamiento se habló hace ya más de dos años. Que si el patronato, que si los estatutos… Quedaron en informarnos, pero nada nos han dicho. Y el edificio se sigue deteriorando. Un edificio sin techar está condenado a la ruina y el derrumbe. Las palabras no evitan que entre el agua. Tristemente, suciedad, vandalismo y abandono es lo único que avanza en el hospital.
Hay que conservar este hospital de las brigadas internacionales en Tarancón, evitar que se simplemente se hunda por el abandono. Es como si se prefiriera que la memoria, física y metafísica, de aquella lucha por la libertad y la democracia desaparecieran, ayudados por la indiferencia y el tiempo. A la postre se manipula la memoria simplemente dejando que desaparezca cualquier evidencia material de un tiempo en el que Tarancón jugó un papel tan importante, un papel que parece prefieran olvidar. Sin embargo, es un hecho que enfermeras, médicos, conductores de ambulancia, mecánicos de muchos países, junto con los brigadistas mismos estuvieron en nuestra localidad. Hemingway, Henri Cartier-Bresson, el escritor australiano, originario de Hungría, David Martin, el actor Errol Flynn… estuvieron aquí también.
Se abandona la memoria local, las tantísimas cosas allí acaecidas. Abandono también de la memoria internacional. Centroeuropeos, belgas, escoceses de las brigadas internacionales convalecieron y murieron en nuestros hospitales. De hecho, todos los años recibimos visitantes para homenajear, recordar, explicar el papel de Tarancón en el trascurso de la Guerra.
Muchas, muchísimas palabras, que si el estatuto, que si el patronato… Dejar desaparecer un edificio tan emblemático es una insensatez, se mire por donde se mire. Nada se hace y no hacer nada es destruir de facto el edificio.



Oggi: Máximo conta su di te

Máximo Molina ha bisogno del tuo aiuto con la petizione "Ayuntamiento Tarancón: Salvemos el hospital de Tarancón y la memoria de las brigadas internacionales". Unisciti con Máximo ed 431 sostenitori più oggi.