Transformar el monumento a Cristóbal Colón de la Zona Colonial

0 have signed. Let’s get to 1,500!


Los monumentos que colocamos en nuestras ciudades reflejan en qué lado de la historia nos colocamos como pueblo. Cristóbal Colón es la cara principal del colonialismo, la supremacía blanca, la explotación y genocidio de pueblos indígenas y africanos, tanto así que la palabra Colonización ha tenido varios significados desde abusar, robar, y extinguir una especie, hasta “descubrir” el hogar de otra persona, sacarlo y hacerlo tuyo.

La llegada de los españoles a nuestra isla es parte de lo que nos hace Dominicanos, pero fue al costo de perder nuestra identidad taína, internalizar el eurocentrismo y alejarnos de nuestras raíces africanas, que también forman parte de quienes somos como pueblo. 

Cristóbal Colón no fue un héroe, era conocido como un violador y abusador dentro de su misma época que impuso una clasificación racial como centro de un patrón de poder que lamentablemente continuamos consciente e inconscientemente hoy en día. Pero si tenemos héroes y líderes de la época antiesclavistas y anticoloniales que lucharon por su tierra, por sus creencias, por su dignidad y vida, que muy rara vez reciben tan glorioso homenaje como Colón (e.g. Parque a Colón y el monumento, el faro a Colon, etc), como mucho les ponemos sus nombres a una calle o estación de metro.

Al ser la primera Colonia española tenemos como deber desmantelar estos 500 años de racismo y blanqueamiento de nuestra historia e identidad. ¿Por qué glorificamos solamente al orquestador de todo un genocidio, que nos privó de conocimientos y cultura originarias de nuestra tierra solo para enriquecer a la corona española? ¿Por qué decidimos olvidar a aquellas vidas taínas y africanas que fueron violadas, explotadas, oprimidas, privadas de cualquier tipo de autonomía e identidad? 

Qué mejor forma de colocarnos en el lado correcto de la historia de nuestro país que: quitando la estatua de un violador, y asesino como Cristóbal Colón y colocando aquellas figuras que realmente representan la lucha, el sufrimiento que sufrieron nuestros antepasados, la fuerza, nuestra ancestralidad. 

Remover la estatua de Colón o remover su posición central en la zona colonial al colocarla al margen de un grupo de estatuas de héroes taínos y africanos no es olvidarnos de nuestra historia, es reposicionar nuestra narrativa para reflejar la totalidad de nuestra historia y rendir homenaje a aquellos que fueron víctimas de la colonización. Como ejemplo, en Alemania todo monumento y símbolo glorificando a Adolf Hitler fue removido y hoy en día se encuentran monumentos recordando y honrando las vidas perdidas durante el Nazismo. Es la misma historia, pero una que condena al opresor, reconoce los errores del pasado y rinde honor a las vidas que injustamente fueron perseguidas, oprimidas y asesinadas. 

Tener una estatua de Cristóbal Colón es símbolo de opresión y enseña que todavía el racismo, la desigualdad, y el eurocentrismo están internalizadas, perpetuadas y aceptadas en la sociedad dominicana.

Por ende, proponemos y exigimos que el gobierno de la República Dominicana modifique el Parque a Colón sea quitando la estatua a Cristóbal Colón y en su lugar colocar estatuas en honor a nuestros héroes taínos y africanos (Anacaona, Caonabo, Guarocuya/Enriquillo, Guacanagarix, Sebastian Lemba, entre otros).

Si queremos un cambio en cómo recordamos la historia de nuestro país y en cómo reconocemos los orígenes de nuestra cultura e identidad, primero debemos quitar las figura que glorifican el genocidio más grande de la historia en la ciudad primada de América.