EL GRUPO SCOUT “INTI RAYMI”. 50 AÑOS DE SERVICIO A LA SOCIEDAD SEVILLANA.

EL GRUPO SCOUT “INTI RAYMI”. 50 AÑOS DE SERVICIO A LA SOCIEDAD SEVILLANA.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Grupo Scout Internacional Inti-Raymi ha iniciado esta petición dirigida a Ayuntamiento de Sevilla y

Según cuenta la historia oral del Grupo Scout Inti Raymi, esta asociación juvenil (hoy denominada oficialmente  Asociación Scout Internacional Grupo Inti Raymi) fue creada a finales de 1969 en el Colegio de los Salesianos de la Trinidad por un inmigrante ecuatoriano, que a los pocos meses regresó a su país. La falta de un adulto responsable de este grupo hizo que los cuatro o cinco chicos que quedaban comenzaran a deambular por diferentes espacios, hasta que a comienzos de la década de setenta recayeron en la Parroquia de San Obrero. Allí el párroco le encargó a Juan Escaño (D.E.P.), un joven del barrio que había sido scout, que se hiciera cargo de liderar a aquellos chicos y les cedió el uso del local parroquial de la calle Iriarte.

Hacia mediados de la década de setenta, el Grupo Scout Inti Raymi ya se había consolidado, moldeado por el buen saber hacer de su nuevo responsable. Del viejo grupo de los Salesianos sólo quedaron: el nombre de “Inti Raymi” (la “Fiesta del Sol” de los antiguos incas andinos); una flor de lis verde con un sol en el centro (“Inti”, el Dios del Sol); y la independencia del grupo scout respecto del Movimiento de Scouts Católicos y de los Scouts de España (bajo la denominación de Grupo Scout Internacional). Así, desde principios de los setenta, el Grupo Scout Inti Raymi ha sido una institución social en el barrio de San José Obrero y, desde finales de 2013, lo sigue siendo en el Polígono de San Pablo, después de trasladarse a un local municipal de la Plaza de la Toná.

En los setenta, el Grupo Scout Inti Raymi impulsó la coeducación de niños y niñas (frente a la tradicional segregación educativa), aplicó la aconfesionalidad y el apartidismo como criterios de armonía social interna (frente a la efervescencia espiritual y política de la Transición) e inculcó el amor a la naturaleza (coincidiendo con el nacimiento del movimiento ecologista sevillano). En los ochenta, este grupo se convirtió en un espacio social gratuito de ocio y tiempo libre en un barrio sacudido por el paro y la droga, donde el voluntariado de las personas responsables del grupo generó la esperanza de un mundo mejor (y donde la colaboración con la labor social de la parroquia y de las asociaciones de vecinos del barrio fue intensa). En los años noventa, fueron objeto de la labor educativa del grupo la defensa de la paz (en los años de la objeción de conciencia), la protección de la naturaleza (en los años de la toma de conciencia de la pérdida de la biodiversidad y del cambio climático) y la diversidad étnica (en los años de las primeras llegadas masivas de inmigrantes). En la primera década del siglo XXI, ganó peso en el proyecto educativo de Inti Raymi la tolerancia hacia diversidad sexual y de género (en los años de la eclosión del movimiento LGTBI) y la cooperación internacional al desarrollo (en los años del boom del movimiento solidario de las ONGs). Y en la presente década, se han incorporado la preocupación por el buen uso de las nuevas tecnologías entre los jóvenes (en los años de la omnipresencia de las redes sociales) y se ha revitalizado su función como espacio social gratuito de ocio y tiempo libre en el Polígono de San Pablo (frente a la desesperanza de la crisis económica).

En estas cinco décadas de historia, el Grupo Scout Inti Raymi ha contribuido a la educación de miles de personas en edad infantil y juvenil, convirtiéndolas en parte de una ciudadanía activa y crítica que luego han nutrido al conjunto del movimiento asociativo sevillano. Así, durante los últimos cincuenta años podemos encontrar a personas formadas en Inti Raymi en los grupos parroquiales, en las hermandades de gloria y de penitencia, en las peñas deportivas y culturales, en los coros, en las agrupaciones de carnaval, en las asociaciones de vecinos, en las asociaciones de consumidores y usuarios, en las asociaciones deportivas, en las AMPAS, en las asociaciones de discapacitados, en los partidos políticos, en los sindicatos, en las asociaciones empresariales, en las ONGs y las asociaciones de ayuda humanitaria, en las asociaciones ecologistas, pacifistas, feministas y LGTBI, etc. El movimiento asociativo sevillano no sería lo que ha sido en estos cincuenta años, ni lo que es hoy, sin la contribución que ha hecho el Grupo Scout Inti Raymi a la sociedad sevillana.

Además, conviene señalar que, desde los primeros años de su fundación, el Grupo Scout Inti Raymi ha funcionado de manera asamblearia; siendo las decisiones tomadas por medio del consenso entre las personas (jóvenes y adultas) responsables del funcionamiento del grupo. En ningún momento existió un voto calidad. El sentido común, la responsabilidad y la implicación de sus miembros eran, y son, la única autoridad reconocida en el grupo. Lógicamente la experiencia de los “viejos lobos” (personas responsables adultas) era, y es, un grado y sus conocimientos y la fiabilidad de sus opiniones siempre fueron, y son,tenidas muy en cuenta en la toma de decisiones. En el Grupo Scout Inti Raymi no existe la figura del “Jefe de Grupo”, fungiendo como Presidente de la Asociación Scout Internacional Grupo Inti Raymi una de las personas responsables, pero sólo a efectos de la representación oficial del grupo ante otras entidades públicas y privadas y de los trámites administrativos de solicitud de subvenciones para la realización dealgunas actividades.

Otro aspecto que puede destacarse es la abnegada y altruista entrega de las personas responsables que a lo largo de estos 50 años han dedicado no sólo su tiempo libre y sus vacaciones al servicio de la educación de los demás miembros del grupo, sino que también han aportado al mismo sus propios medios (vehículos, material de cocina, material de acampada, etc.). Y lo que es más importante, abonan el coste de su asistencia a los campamentos y demás actividades, exactamente igual que cualquier otro componente del grupo. Con su trabajo, sus medios y sus aportaciones económicas durante medio siglo, han ahorrado a las familias de los demás miembros del grupo miles de euros de coste de participación en sus actividades. Además, la precariedad económica de algunas familias nunca fue un obstáculo para que sus hijos e hijas participasen de todas las actividades de Inti Raymi, pues la solidaridad de todos sus miembros siempre estuvo al servicio de los más necesitados.

Todas las semanas del año, durante cincuenta años, las personas responsables se reúnen con las diferentes ramas del grupo para inculcarles los valores humanos que encierra la filosofía del escultismo. Valores tales como la solidaridad, el servicio, la ciudadanía responsable, la lucha contra el racismo, la xenofobia y la desigualdad, el respeto y el amor por la naturaleza, etc. Así, los miles de scouts que han pasado en todos estos años por el Grupo Scout Inti Raymi llevan medio siglo intentando dejar este mundo mejor que como lo encontraron.

Por este medio siglo de servicio a la sociedad, las personas y las entidades que suscribimos este documento, solicitamos, a la Junta de Andalucía, que se conceda el Premio Andalucía Más Social (en su Modalidad de Andaluna de Atención a la Infancia, Ámbito Provincial -o distinción equivalente-) y, al Ayuntamiento de Sevilla, que se conceda la Medalla de la Ciudad de Sevilla (en su Modalidad de Trayectoria en el Fomento de los Valores Humanos y su Labor Social en Beneficio de la Comunidad y los Colectivos más Necesitados -o distinción equivalente-) a la Asociación Scout Internacional Grupo Inti Raymi durante 2019, año de su cincuenta aniversario.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas