Justicia para Pegui, la gatita asesinada a golpes y patadas por los vecinos de Pégalajar

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


Pegui era una gatita que sobrevivía como podía en las calles de Pegalajar. Una gatita indefensa como muchos otros gatitos. Una gatita que no hacía mal a nadie y que solo intentaba sobrevivir cada día en ese pueblo. Pero varios vecinos de ese municipio al grito de "tiene covid-19" decidieron que su vida no tenía ningún valor y niños, jóvenes, adultos y viejos la emprendieron a golpes y patadas con ella. Para más humillación y, como forma de diversión, la llamaban "la pelota del pueblo", dando con ello libertad a que cualquier energúmeno desahogara sus frustraciones con un ser indefenso, incapaz de hacer nada por evitar el maltrato. Nadie la defendió, nadie hizo nada por salvarla y siguió recibiendo golpes. Sólo una mujer en todo el pueblo intentó parar esta salvajada. Cuando la llevaron al veterinario era tal el estado de gravedad de Pegui que tras luchar durante unos días por su vida, finalmente sucumbió y falleció de un paro cardíaco porque su cuerpecito no pudo hacer frente a las múltiples lesiones.

Hay que hacer justicia a Pegui, los responsables de su muerte han de pagar su culpa y se ha de conseguir que nunca más se vuelvan a repetir tales actos de maltrato animal.

Un Ayuntamiento representa al pueblo y como su representante que es, no puede permanecer impasible ante un acto tan grave de maltrato animal con resultado de muerte. Sin embargo, este ayuntamiento cometió el mismo acto delictivo por omisión. No, posiblemente sus componentes de manera individual o actuando como representantes no patearian ni golpearían a Pegui, pero tampoco hicieron nada para impedirlo. 

El Ayuntamiento de Pegalajar debe implicarse en realizar un control ético de las colonias de gatos mediante la plicación del método CES y en la defensa de los animales callejeros. Sólo con estos principios de respeto y amor por la vida de todos los animales la población podrá avanzar