Confirmed victory
Petitioning Ayuntamiento de Burgos. Concejalía de Medioambiente. Carolina Blasco.

Ayuntamiento de Burgos: Reconsideren la tala de 4000 árboles en el Parque de Fuentes Blancas.

Rechazamos la propuesta del Ayuntamiento de Burgos de talar cerca de 4.000 árboles en el Parque urbano de Fuentes Blancas, lo cual acarrearía la casi completa deforestación de 9,6 hectáreas de masa arbórea consolidada. Esta tala generaría un altísimo impacto ambiental y un daño ecológico de primera magnitud en un ecosistema valiosísimo que, además de constituir el principal pulmón verde de la ciudad, es la zona preferida por los burgaleses para su esparcimiento.

 

Esta propuesta se presentó en el Consejo Sectorial de Medio Ambiente de la ciudad de Burgos celebrado en mayo de 2012. El equipo de gobierno del PP no se ha movido un ápice para suavizar esta agresiva intervención y el citado Consejo Sectorial no se ha vuelto a reunir desde entonces.

Estamos a favor de propuestas mucho menos agresivas que permitan compatibilizar la eliminación de los árboles dañados con la preservación general de un espacio ecológico único.

 La corta a matarrasa de toda la masa forestal comprendida en los rodales 11, 12 y 28 del Parque de Fuentes Blancas, tal y como pretende el consistorio burgalés, provocaría la eliminación de más de 3.800 árboles de grandes dimensiones. La intervención con maquinaria pesada, de enorme impacto ambiental, provocaría profundas alteraciones del suelo, degradación edáfica, daños irreparables a la fauna terrestre y aérea, y la desaparición de la práctica totalidad del resto de la flora de la zona afectada. Esta intervención es absolutamente desproporcionada, cuando el objetivo real consiste en eliminar entre 120 y 180 pies forestales dañados que pueden amenazar con caer. Una intervención selectiva y de bajo impacto, eliminando uno a uno los árboles dañados, secos o que amenacen con caer, sería mucho más compatible con la preservación del medioambiente.

El Parque de Fuentes Blancas es un espacio emblemático de la naturaleza burgalesa, con protección ambiental por parte del Plan General de Ordenación Urbana, que contiene numerosos ejemplares de la “Anemone Ranunculoides” (especie de flora protegida de atención preferente en Castilla y León que quedaría irremediablemente dañada al eliminar las copas aéreas que la protegen de la incidencia directa de los rayos del sol) o de la “cortadera (Carex sp)”, una planta característica de las zonas húmedas y encharcadizas. Esta eliminación arbórea afectaría asimismo a las poblaciones de aves que allí frecuentan o anidan, las aves acuáticas del próximo río Arlanzón, las poblaciones de mamíferos (topo, ardilla, nutria), insectos, etc.

Teniendo en cuenta el largo período necesario para que crezca un árbol, si permitimos que los talen indiscriminadamente en lugar de sanear y repoblar, ninguno de nosotros volveremos a ver el Parque de Fuentes Blancas como está hoy. Una cosa es talar aquellos que estén enfermos y supongan un peligro, y otra muy diferente es esta barbaridad que dejaría Fuentes Blancas como un descampado.

Letter to
Ayuntamiento de Burgos. Concejalía de Medioambiente. Carolina Blasco.
Rechazamos la propuesta del Ayuntamiento de Burgos de talar cerca de 4.000 árboles en el Parque urbano de Fuentes Blancas, lo cual acarrearía la casi completa deforestación de 9,6 hectáreas de masa arbórea consolidada. Esta tala generaría un altísimo impacto ambiental y un daño ecológico de primera magnitud en un ecosistema valiosísimo que, además de constituir el principal pulmón verde de la ciudad, es la zona preferida por los burgaleses para su esparcimiento.

Esta propuesta se presentó en el Consejo Sectorial de Medio Ambiente de la ciudad de Burgos celebrado en mayo de 2012. El equipo de gobierno del PP no se ha movido un ápice para suavizar esta agresiva intervención y el citado Consejo Sectorial no se ha vuelto a reunir desde entonces.

Estamos a favor de propuestas mucho menos agresivas que permitan compatibilizar la eliminación de los árboles dañados con la preservación general de un espacio ecológico único.

La corta a matarrasa de toda la masa forestal comprendida en los rodales 11, 12 y 28 del Parque de Fuentes Blancas, tal y como pretende el consistorio burgalés, provocaría la eliminación de más de 3.800 árboles de grandes dimensiones. La intervención con maquinaria pesada, de enorme impacto ambiental, provocaría profundas alteraciones del suelo, degradación edáfica, daños irreparables a la fauna terrestre y aérea, y la desaparición de la práctica totalidad del resto de la flora de la zona afectada. Esta intervención es absolutamente desproporcionada, cuando el objetivo real consiste en eliminar entre 120 y 180 pies forestales dañados que pueden amenazar con caer. Una intervención selectiva y de bajo impacto, eliminando uno a uno los árboles dañados, secos o que amenacen con caer, sería mucho más compatible con la preservación del medioambiente.

El Parque de Fuentes Blancas es un espacio emblemático de la naturaleza burgalesa, con protección ambiental por parte del Plan General de Ordenación Urbana, que contiene numerosos ejemplares de la “Anemone Ranunculoides” (especie de flora protegida de atención preferente en Castilla y León que quedaría irremediablemente dañada al eliminar las copas aéreas que la protegen de la incidencia directa de los rayos del sol) o de la “cortadera (Carex sp)”, una planta característica de las zonas húmedas y encharcadizas. Esta eliminación arbórea afectaría asimismo a las poblaciones de aves que allí frecuentan o anidan, las aves acuáticas del próximo río Arlanzón, las poblaciones de mamíferos (topo, ardilla, nutria), insectos, etc.

Teniendo en cuenta el largo período necesario para que crezca un árbol, si permitimos que los talen indiscriminadamente en lugar de sanear y repoblar, ninguno de nosotros volveremos a ver el Parque de Fuentes Blancas como está hoy. Una cosa es talar aquellos que estén enfermos y supongan un peligro, y otra muy diferente es esta barbaridad que dejaría Fuentes Blancas como un descampado.