Petición cerrada

100 almas olvidadas en la protectora de animales de Baeza (Jaen) ellos no pidieron estar

Esta petición ha conseguido 1.206 firmas


 

Hola, soy Isabel y esta puede que sea mi última oportunidad para ayudar a más de 100 almas…

Hace 4 años a raíz de las inquietudes solidarias de mi hija, empecé como voluntaria en la Protectora de animales y plantas de Baeza, gestionada por una protectora de la ciudad y concedida por el ayuntamiento de Baeza.

En mis inicios allí, y por mi total desconocimiento, todo me pareció un mundo nuevo, ver tanto perro junto, cómo comían, bebían, en general cómo convivían, aquello me pareció algo surrealista, y es que yo nunca había estado en un sitio así y no entendía cómo podían estar tantos animales juntos y encerrados en ese sitio…

Tras este encuentro y ver lo que allí había,  me puse en marcha para poder dar solución, o al menos poder cambiar un poco la vida de esos pobres animales.

Todos los días iba con lágrimas en los ojos con dudas y preguntas, y además debía resolverlas para poder darle solución, me preguntaba  por qué los comederos donde había 5 perros comiendo tenían más de 7 kg de comida a diario, por qué los cubos de aluminio tenían el fondo verde lleno de moho, por qué esos animales estaban tan sucios y desatendidos, en general empecé a ver cosas que ya no me parecían aceptables como el primer día...  los cheniles estaban rotos, comederos y bebederos sucios, animales hacinados que solo salían al patio cuando el chico de la limpieza iba a limpiar y así un largo etc.

Poco a poco fui conociendo a la presidenta de aquel lugar, las conversaciones siempre llevaban a lo mismo, ella decía que estaba sola y nadie le ayudaba. Pasaron las semanas y empecé a conocer otros voluntarios que iban por allí, la mayoría gente joven con alegría y energía, con ilusión y sobre todo mucho amor, no eran personas cualquiera eran los súper voluntarios! ellos dedicaban su tiempo a limpiarlos, pasearlos, darles algún medicamento que tuvieran que tomar y bueno pues por poco que fuese lo que hiciesen, hacían una gran labor.

El roce hace el cariño y eran ya muchas horas las que pasábamos allí, empecé a crear buenas amistades con los demás voluntarios y  en conjunto trazábamos ideas y objetivos para dar solución a aquel lugar, nos compenetrábamos bastante bien porque teníamos un fin común, cambiarles la vida  a esos animales que arrastraban historias duras...

Pasaron unos meses y entre los voluntarios  nos organizábamos para hacer turnos de limpieza, de ducha, paseo, tratamientos médicos etc. Todo marchaba viento en popa y los perros habían cambiado anímicamente, estaban muy contentos y sus miradas eran de admiración, éramos sus ídolos...

Estos cambios, el verlos tan felices y tan agradecidos hicieron que fuésemos más ambiciosos y soñadores, había perros que llevaban más de 10 años allí encerrados, y esto era una autentica una locura!

Con mucha ilusión y  esperando la aprobación de la presidenta, le planteábamos las mejoras, ella era reacia a todo y siempre muy pesimista, todo lo que queríamos hacer nos costaba el doble…

Primero fueron las mejoras de los cheniles y de aquel lugar en general, aquello es del ayuntamiento de Baeza y ellos tienen con esta señora un convenio firmado donde  incluían que las mejoras y arreglos de aquel  lugar las haría el ayuntamiento. Hicimos una memoria gráfica y escrita, en ella mostrábamos los rotos y desperfectos de los cheniles, algunos de gravedad,  ya que había perros que morían a causa de ellos, como era de esperar la señora presidenta no participó en la entrega y posterior exposición de esta memoria ante la alcaldesa, ella decía que estas personas del ayuntamiento no iban a hacer nada por ella… A la semana nos dieron cita para entregar la documentación y pedir las mejoras, la alcaldesa nos recibió con los deberes hechos, nos contó que nadie en 8 años de concesión de aquel lugar había ido allí a pedir ningún tipo de reparación, ni arreglos, ni nada parecido, era la primera vez que iba alguien acerca este tema… la sorpresa llegó cuando a mí, a la que escribe, esta señora en su despacho me dijo que ni ella ni ningún miembro del ayuntamiento habían subido desde la concesión de aquel lugar…

Creo que vio mi cara de asombro, vergüenza, rabia y pena, cómo puede ser que concedan a una persona un sitio en el que recoger animales y no se le haga un seguimiento para ver en qué condiciones y situación se encuentran…

Tras esa conversación al día siguiente me llamó el maestro de obras y procedieron a arreglarlo todo.

Este fue el primer paso para abrir los ojos, había algo que no me cuadraba de ambas partes, primero la negación de la presidenta ante toda ayuda y luego el pasotismo del ayuntamiento, entendí que aquel lugar no avanzaba ni avanzaría nunca con estas personas al mando…

Cada vez éramos más voluntarios, hacíamos mercadillos,  recaudamos dinero y conseguimos hasta comprar una furgoneta, la cosa iba mejorando, pero, paralelamente el resto de mis compañeros y yo veíamos cosas que no cuadraban, animales sin vacunar, sin atención veterinaria y sin atención especializada, perros con problemas de comportamiento, también veíamos que por parte de la junta directiva cuando solicitábamos algún dato para mejorar aquel lugar siempre se nos negaba y además de muy malas maneras con comentarios como” yo soy la única persona que debo saber todo, vosotros sois simples voluntarios” entre otros…

En fin, los voluntarios tirábamos de aquel lugar que había resurgido de sus cenizas, conseguimos hacer tres paseos perrunos en los más de  110 perros a excepción de los que tenían miedo u otros problemas, salieron a la calle, conseguimos que por un día salieran al mundo exterior y olieran la vida y lo disfrutaron muchísimo, conseguimos llevarlos al pueblo y que este viera la realidad, a partir de estos paseos recopilamos más voluntarios…se hicieron eco de este evento medios de información  y llegaron hasta a felicitarnos por la iniciativa, pionera en España

Veíamos que la situación de estos animales iba cambiando y que con ilusión, ganas y gente cualificada, era posible que aquel lugar anclado en una rutina diaria y en unas ideas anticuadas y obsoletas diera un giro de 180º.

 Aquel era otro lugar diferente a cuando llegue, ahora había perros felices y cariñosos, estaban guapos y limpios y ya no eran animales olvidados en las afueras de Baeza…se pasaban las horas volando con ellos,  cada vez más gente iba por allí y se preocupaba por ellos…

La calidad de vida de esos animales iba mejorando, las redes sociales explotaban por como redactábamos sus historias,  conseguimos que los perros más mayores  salieran adoptados, algunos murieron al poco tiempo pero al menos conocieron un hogar...

Increíblemente en vez de mejorar la situación, la relación con la presidenta  iba empeorando, no aceptaba ayuda del exterior, hablaba mal de todo el mundo, muchos voluntarios nuevos se fueron porque les contestaba mal o los trataba como si fuesen sus esbirros, yo siempre la disculpaba y les hacía ver que lo importante eran los animales…muchos compañeros me decían que hasta de mi hablaba mal, yo que solo tenía ojos y vida por ellos y que no hacía más que romperme la cabeza para ver cómo podía hacer que fueran un poco más felices…

Las diferencias eran cada vez más grandes con la presidenta,  mucha gente me avisaba de que esta persona no está haciendo bien las cosas y yo ciega por esos animales seguía disculpándola…

Un día me quite la venda de los ojos y en varias conversaciones le pedí y rogué que cambiara su actitud, que hiciera las cosas mejor, que fuera más humilde y que se dejara ayudar sin prejuicios, y sobre todo, que la gestión fuera más clara y transparente, su respuesta: nos echó del refugio…

Hace ya un año que no voy por aquel lugar, después de aquello y sabiendo que la situación no iba  a cambiar  lo denuncié ante la  policía, guardia civil, ayuntamiento y no sé en qué mil lugares más,  lo denuncie en  redes sociales y en todos los sitios que  mis fuerzas me dieron y me siguen dando.

Tras ver la negación por parte de todas las entidades, y con impotencia de no poder hacer nada con esos animales, fundé una protectora junto con una fantástica junta directiva formada por voluntarios, los cuales fuimos echados como esos perros de algún lugar.

A lo largo de este año hemos logrado ayudar a más de 150 animales, estamos muy felices y orgullosos, pero, tenemos esa gran espina, necesitamos ayudar a los animales que dejamos atrás,  necesitamos volver a aquel sitio y decirles que no los abandonamos, que nuestro corazón llora por ellos, que los necesitamos igual que ellos a nosotros y que nuestra alegría también se vio truncada... nos echaron sin más y a nadie nunca más le importó...

Llevo un año de lucha, NADIE me escucha ni me hace caso, he ido muchas veces al ayuntamiento de Baeza para ofrecerles nuestra colaboración como protectora y no han hecho más que darme largas, la pena me consume, cómo puede ser que a nadie se le ablande el corazón y piense en esos animales, cómo puede ser que desde el ayuntamiento se crea que la salvación de esos animales está en manos de esa mujer…cómo puede ser que confíen en ella sin ni siquiera haber hablado una sola vez con ella y sin saber cómo funciona ese lugar…

El ayuntamiento da a ese “refugio” 8.000 € anuales de subvención para cubrir gastos, con esto limpian sus conciencias, esta es mi opinión.

Lo más gracioso de todo es que cuando vas con argumentos  al ayuntamiento y explicándole como podría mejorar aquello, cómo funcionan otras protectoras y además muy bien, ellos dicen que todo está justificado, sabéis qué es lo que es justificado para ellos, que esta señora presenta una factura anual de 8000 euros que los gasta en pienso…

Esto es de risa,  esta es la explicación que dan y te tienes que conformar porque no hay otra, y además es así porque ellos no han subido a ese sitio nunca, bueno si, ahora desde que estoy con esta lucha han subido una vez, claro para ver que todo está bien, y, nada está bien.

Esta señora vuelve a estar sin voluntarios, sola como a ella le gusta, sin dar explicaciones y haciendo y deshaciendo a su antojo.

Esta persona es la encargada de ayudar a más de 100 animales, y el único y gran problema que hay es que no lo hace, porque sola no se puede, ES IMPOSIBLE.

Por favor os ruego que firméis esta petición para que desde el ayuntamiento se haga un encuentro entre las dos protectoras y se llegue a un acuerdo para dar solución a esos animales.

POR FAVOR OS LO SUPLICO POR ELLOS, porque no puedo vivir sabiendo que están allí encerrados y podrían estar en buenas y mejores condiciones, porque ellos no eligieron estar allí y no merecen ese encierro y porque sé y estoy convencida de que un mundo con amor es un mundo mejor, y ese es el único que quiero para ellos.

Gracias por escucharme.

 



Hoy: isabel cuenta con tu ayuda

isabel judas necesita tu ayuda con esta petición «Ayuntamiento de Baeza: Que la protectora de Baeza (Jaen) sea gestionada por personas con ilusión y motivación». Únete a isabel y 1.205 personas que ya han firmado.