¡Queremos Justicia! Declaración Evangélica en Defensa del TIPNIS

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


La tierra es del Señor y todo lo que hay en ella;
    el mundo y todos sus habitantes le pertenecen. –Salmo 24:1

Teniendo en cuenta nuestra responsabilidad como pueblo cristiano de procurar el cuidado de la creación y de respaldar y defender los derechos de las personas vulneradas, los aquí firmantes, cristianos y cristianas de Bolivia y el mundo, pedimos a la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia y al Presidente Evo Morales que hagan respetar la Constitución Política del Estado (CPE), las leyes nacionales y convenios internacionales ratificados por nuestro país, deteniendo la construcción de la carretera por el TIPNIS hasta tanto se sienten a dialogar en buena fe con los pueblos indígenas que tienen título al territorio y que respeten la voluntad y los derechos de esos pueblos.

En estos días la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia ha aprobado la ley que anula la intangibilidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) sin haber socializado ni consultado sobre este proyecto a los pobladores del TIPNIS, y sin ningún estudio científico ni pruebas del impacto que tendrán los proyectos que entrarán ahora. Esta ley permite la construcción de una carretera por el corazón de TIPNIS para que empresarios privados y colonos aprovechen sus recursos naturales y territorio, poniendo en riesgo la preservación de una área protegida muy importante y despreciando las vidas de los indígenas habitantes del territorio quienes tienen derecho a la libre determinación[1], y el uso de los recursos de su territorio[2] y a “la consulta previa obligatoria. . . de buena fe y concertada.”[3] Esta carretera destruirá mucho de la selva y su biodiversidad además de alterar profundamente las culturas y las bases de la economía y sobrevivencia de los pueblos que habitan el territorio.

Esta acción nos preocupa mucho porque es una acción más, y una de las más graves, de este gobierno que demuestra un patrón de indiferencia hacia las leyes de nuestro país y hacia la misma CPE promulgada por este mismo gobierno. Muestra una actitud de desprecio hacia los pueblos indígenas y hacia la tierra que supuestamente dice defender.

La manera en que la Asamblea aprobó la ley sin diálogo y sin pruebas de que hayan estudiado a fondo el impacto ambiental del proyecto ni consultado a los indígenas residentes del TIPNIS, viola la CPE que declara que nuestro Estado “se sustenta en los valores de unidad, igualdad, inclusión, dignidad, libertad, solidaridad, reciprocidad, respeto, complementariedad, armonía, transparencia, equilibrio” y que garantiza “la seguridad y la protección e igual dignidad de las personas, las naciones, los pueblos y las comunidades, y fomentar el respeto mutuo y el diálogo intracultural, intercultural y plurilingüe.”[4] De forma similar este gobierno ha promulgado leyes y aprobado proyectos como las represas de El Bala y Chepete y la explotación del petróleo dentro de la Reserva Nacional de Tariquía de maneras que violan los valores de transparencia, reciprocidad, respeto mutuo y diálogo propuestos en estos artículos y con efectos nocivos sobre las poblaciones indígenas y el medio ambiente en esas zonas.

Como cristianas y cristianos deseamos afirmar que estos valores de la CPE coinciden con valores del Reino de Dios y exigimos que nuestro gobierno respete los valores establecidos por el pueblo en la CPE.

Nos parece que el gobierno está actuando para evitar la transparencia, el diálogo, el control social, la evaluación de impacto ambiental y la consulta que respeta sus normas y procedimientos propios de los pueblos indígenas, directamente violando el CPE[5] además de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT, dos acuerdos internacionales ratificados por nuestro país.

Solicitamos, mediante su firma aquí, el respaldo de las personas, organizaciones e iglesias evangélicas a esta declaración y petición al gobierno boliviano para que respete la CPE y las leyes establecidas en Bolivia.

Nosotros creemos en un Dios de amor que protege y cuida a su creación y a las personas vulnerables y por lo tanto, condenamos las acciones del gobierno que atropellan los derechos de los pueblos indígenas de Bolivia y que además atropellan los derechos de todos los bolivianos y las bolivianas porque atentan contra el medio ambiente.

Este conflicto solo ha surgido por los deseos descontrolados de algunos y no porque realmente exista un choque entre la vida plena humana y la protección de la tierra. Creemos que con la gracia de Dios y con nuestra creatividad e inteligencia que Dios nos da es posible encontrar soluciones a las necesidades del pueblo boliviano sin atropellar los derechos de los pueblos indígenas ni destruir nuestro medio ambiente y exigimos que nuestro gobierno busque estas soluciones en diálogo transparente y respeto mutuo con los pueblos indígenas del TIPNIS y con el pueblo boliviano.

Llamamos a nuestros hermanos y hermanas en Cristo en Bolivia y en el mundo entero a exigir al gobierno boliviano que haga justicia con los pueblos indígenas y sus territorios. Proclamemos la verdad en amor y exijamos que el gobierno boliviano respete la constitución y haga justicia de verdad. Oremos a Dios que tenga misericordia y que haga justicia.

 

¡Pero que fluya el derecho como las aguas,
    y la justicia como arroyo inagotable![6]

¡Que la justicia llene la tierra, como los ríos Isiboro y Sécure que desbordan sus bancos e inundan la tierra en tiempos de lluvia!



[1] CPE: Preámbulo; Art. 2; Art. 30, Par. 2, Num. 4
[2] CPE: Art. 30, Par. II, Num. 16 y 17
[3] CPE: Art. 30, Par. II, Num. 15
[4] CPE: Art. 8 y 9
[5] Artículos 2, 30, 33, 34, 98, 342, 343, 345, 352, 385, y 403
[6] Amós 5:24



Hoy: Memoria Indígena cuenta con tu ayuda

Memoria Indígena necesita tu ayuda con esta petición «Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia: ¡Queremos Justicia! Declaración Evangélica en Defensa del TIPNIS». Súmate a Memoria Indígena y 77 persona que han firmado hoy.