ACABEMOS CON LA ESTRATEGIA DE LAS AGRESIONES SEXUALES CONTRA LOS MENORES EN SIRIA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


En seis años de guerra, el pueblo sirio se ha librado de pocos crímenes. Masacres, torturas, bombardeos, armas químicas… De esos delitos, todavía hay uno que sigue silenciándose: la violación de menores. En las cárceles del régimen, en los controles o durante los ataques perpetrados, hijas e hijos de opositores, los jovencísimos revolucionarios, son víctimas de abusos en medio del caos y de la mayor de las impunidades.

#LA HISTORIA DE NORA, 11 años
En mayo de 2011, soldados del Ejército de Bashar Al Assad detenían a Nora, de 11 años, cerca de Deraa. Buscaban a su padre. «Vamos a llevarnos como rehén a su hija hasta que su marido se entregue», le anunció el oficial a la madre. Sin embargo, a pesar de que el padre de la niña se entregó, la pequeña permaneció detenida durante 45 días, junto con otras 40 mujeres y niños.

Desde el primer día de arresto, a todas las prisioneras les administraron píldoras. Las más jóvenes también recibían inyecciones. Según los análisis médicos que le practicaron a Nora después de su liberación, se trataba de hormonas. ¿Con qué fin? Sin lugar a dudas, para hacer que el cuerpo de la niña perdiese los últimos rasgos infantiles.

Cuando se cumplía el 40º día de encierro, a los menores les ordenaron que “se prepararan”. Los pequeños creen entonces que había llegado la hora de la liberación. Nada más lejos de la realidad. A Nora la sacaron de la celda. Unos soldados la desvistieron y la metieron en una habitación. Allí, la esperaba, desnudo, «un hombre de pelo canoso», el director de la base. «Me cogió. Y me violó. Se acostó conmigo», le contaría más tarde Nora a su madre. La mujer prosigue: «Le dio una pequeña píldora amarilla y le puso una inyección en el brazo derecho. La golpeó tan fuerte que todo a su alrededor empezó a dar vueltas». Al día siguiente por la mañana, la niña despertó en una sala de interrogatorios. Tenía las piernas llenas de sangre y había varios oficiales a su alrededor. Nora ignora lo que le hicieron los otros hombres, aunque recuerda perfectamente al hombre que la violó.

#VIOLENCIAS ORGANIZADAS
«Existen pruebas de que niñas y niños de apenas 12 años sufren agresiones sexuales, incluida tortura física en sus órganos genitales, y violaciones», constataba en 2013 Save The Children, una de las principales organizaciones internacionales, en su estudio Childhood under Fire.

En 2014, en una publicación del secretario general de la ONU sobre «los niños y el conflicto armado en Siria», los investigadores no dudan en afirmar que «esta violencia [contra los niños] está destinada a humillar, herir, obtener confesiones forzadas o presionar a los padres para que se entreguen». Ataques en las casas, en los controles o en las cárceles del régimen, el marco puede variar pero la estrategia es idéntica. Un exdirector de una prisión confirma: «A veces, las órdenes son, literalmente: ‘Sacad a este individuo de su casa’. Si no está, se puede coger a cualquiera, a su mujer, a sus hijas... Y los retenemos hasta que se entregue el hombre al que se busca». Lo que le pasó a Nora, la niña de Deraa.

En Siria, la violación de niños –indistintamente, niños y niñas– se ha convertido también en un «arma» al servicio de la maquinaria represiva del régimen. Una estrategia empleada deliberadamente, tal y como pone de manifiesto la investigación que publicamos en infoLibre .

Como productores y directores activistas, porque creemos que todos tenemos la responsabilidad de cambiar las mentalidades y los sistemas que perpetúan la impunidad y, porque hasta ahora el poder político no ha estado a la altura, hemos decidido lanzar el movimiento ZERO IMPUNITY. Para que estos crímenes no queden impunes, para que no se repitan nunca más. 

#NUESTRA ACCIÓN: UNA INVESTIGACIÓN INDEPENDIENTE DE LA ONU
Para poner las bases de una acción jurídica internacional, es indispensable reclamar la apertura de la primera investigación independiente ordenada por la ONU sobre las agresiones sexuales cometidas contra niños en Siria. Una investigación específica.

MOVILICÉMONOS. FIRMA LA PETICIÓN Y RECLAMEMOS AL SECRETARIO GENERAL DE LA ONU QUE ACTÚE.

 



Hoy: Marion, Nicolas et Stéphane cuenta con tu ayuda

Marion, Nicolas et Stéphane (ZERO IMPUNITY) necesita tu ayuda con esta petición «António Guterres: ACABEMOS CON LA ESTRATEGIA DE LAS AGRESIONES SEXUALES CONTRA LOS MENORES EN SIRIA». Únete a Marion, Nicolas et Stéphane y 82.716 personas que ya han firmado.