AMLO. Protege a la infancia de la violencia doméstica 
y la alienación parental

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!


Por diversas razones, la situación de la infancia en México es altamente preocupante (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia [UNICEF], 2017).

 Objetivo:

Solicitar el diseño, capacitación e implementación de una política pública nacional, incluidos los marcos legislativos, para proteger a la infancia de la violencia doméstica y la alienación parental.

Introducción:

La violencia infantil es un grave problema de salud pública (UNICEF, 2006), que cuenta con un factor de riesgo agregado, la separación o divorcio como una situación propicia para la producción de trato humillante y abusivo con los hijos (APAs, 2004).

Los estudios en México señalan que la mayoría de los casos de maltrato infantil lo ejercen los padres o familiares a cargo (WHO, 2002; SSA, 2006). De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2018) las cifras de divorcio y separación continúan en aumento.

Las formas de violencia infantil son: negligencia, abuso sexual, maltrato psicológico y físico (APA, 2013). Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la alienación parental como un tipo específico de violencia infantil al incluirla en la Clasificación Internacional de las Enfermedades CIE-11 (WHO, 2018).

Definiciones:

La negligencia infantil es cualquier acto atroz u omisión por parte de un progenitor o cuidador, que prive al niño de alguna necesidad básica correspondiente a su edad y que provoque o genere una probabilidad razonable de provocar un daño físico o psicológico (APA, 2013).

El abuso sexual infantil incluye cualquier tipo de actividad sexual con un niño que esté destinada a proporcionar una satisfacción sexual (APA, 2013).

El maltrato psicológico infantil consiste en actos no accidentales, verbales o simbólicos, realizados por un progenitor o un cuidador de un niño que provoquen o generen una probabilidad razonable de causar un daño psicológico en el niño (APA, 2013).

El maltrato físico infantil es una lesión no accidental infligida a un niño ocasionada independientemente de si había intención de herir al niño (APA, 2013).

La alienación parental es un trastorno en el que el niño o adolescente rechaza injustificadamente a uno de sus padres bajo la influencia psicológica del otro padre (Bernet, 2013). Adicionalmente constituye una violación de los Derechos de los Niños y Adolescentes (CNDH, 2011).

Algunos investigadores prominentes consideran que la alienación parental es un tipo específico de maltrato infantil, como: una forma de violencia infantil (Deegener, 2005); abuso emocional (Baker, 2015); abuso psicológico (Summers, 2006; Bernet, 2010; Warshak, 2015; Gomide, 2016); maltrato psicológico (Gottlieb, 2013; Loredo, 2010 y 2011); abuso psicológico y emocional (Salles, 2012).

Después de casi medio siglo de investigación, el 18 de junio de 2018 la OMS dio a conocer en Ginebra la versión 11 de la Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-11) donde se incluye la alienación parental dentro del código QE52.0 Problemas de relación cuidador-niño en el Capítulo 24 Factores que influyen en el estado de salud o contacto con los servicios de salud (WHO, 2018).

Epidemiología:

Violencia doméstica infantil.

De acuerdo a cifras del Informe Anual 2017 de México (UNICEF, 20017).

  • 6 de cada 10 niñas, niños y adolescentes entre 1 y 14 años han experimentado algún método violento de disciplina infantil en sus hogares.
  • 1 de cada 2 niñas, niños y adolescentes ha sufrido alguna agresión psicológica por un miembro de su familia.
  • 1 de cada 15 niños y niñas ha recibido alguna forma de castigo físico severo como método de disciplina.

Las cifras del Informe Nacional sobre Violencia y Salud (SSA, 2006) señalan que en México el 77% de la violencia infantil doméstica es ejercida por la madre o el padre (con un 47% y 29% respectivamente), un 5% por ambos padres y el 18% restante es ejercido por otros familiares como padrastro, madrastra, tíos, abuelos y otras filiaciones.

Alienación parental.

La Asociación Americana de Psicología indica que el divorcio constituye una situación propicia para la producción de trato humillante y abusivo contra los hijos (APAs, 2004).

El INEGI (2018) refiere que las cifras de divorcio en México continúan elevándose, llegando a su máximo histórico en 2016 con un 25.7% de los matrimonios.

En México no hay cifras de las uniones y separaciones no legalizadas, Pérez (2011) estima que la suma de las cifras de divorcios con las de separaciones no legalizadas es similar a la reportada en países como Estados Unidos y España donde hay 5 separaciones por cada 10 uniones (Davidson, 2006) y Turkat, 2000).

El 80% de las relaciones entre padres e hijos se alteran tras situaciones de divorcio y separación (Clawar, 1991). Entre un 25% y un 9% de los casos desarrollan formas graves de alienación parental (Bernet, 2008; Harman 2016).

Consecuencias:

La OMS (WHO, 2002) y la UNICEF (2006) señalan que la violencia contra los niños, niñas y adolescentes es un problema de salud pública por la pérdida de años de vida saludable (AVISA).

Las consecuencias físicas inmediatas del maltrato infantil, de acuerdo a la gravedad, van desde lesiones, desnutrición, enfermedades médicas y en algunos casos la muerte (UNICEF, 2017).

El maltrato infantil se ha asociado a psicopatología y conductas de riesgo a lo largo de la vida como ansiedad, depresión, déficit de atención, estrés postraumático, adicciones, impulsividad, violencia, conductas sexuales de riesgo y suicidio (Norman, 2012; Flaherty, 2013; Thoresen, 2015; Sperry, 2013; Marty, 2005; Gaxiola, 2005; Zelaya, 2009).

Los adultos que sufrieron maltrato infantil tienen mayor probabilidad de incurrir en conductas ilícitas y ser confinados en centros penitenciarios (Rodríguez, 2012).

También existen repercusiones a largo plazo que afectan la salud. Adultos con el antecedente de maltrato infantil presentan una mayor prevalencia de migraña (Tietjen, 2015), diabetes, obesidad, síndrome metabólico (Norman, 2012) y al menos quince tipos de cáncer (Yang, 2013).

La investigación en neurociencia comienza a dilucidar los complejos mecanismos conductuales y cerebrales del desarrollo psicológico y las repercusiones del maltrato infantil, debido a interacciones psiconeuroendocrinoinmunológicas donde intervienen aspectos genéticos y epigenéticos (Yang, 2013; Faraone, 2014; Archer, 2012; Beach, 2013; Mehta, 2013).

Psicológicamente, el maltrato infantil ocasiona en la vida adulta relaciones basadas en el temor, rencor, resentimiento, desconfianza y desprecio (Wallerstein, 1980; Selvini, 1989). Las formas de maltrato infantil y la alienación parental tienen mecanismos psicológicos, psicopatológicos y fisiopatológicos complejos de transmisión intergeneracional (Jovanovic, 2011; Rodríguez, 2012; Narrayan, 2017; Young, 2013).

Estudios realizados han encontrado resultados estadísticamente significativos entre la alienación parental en la infancia y una mayor prevalencia de depresión y ansiedad en la edad adulta, independientemente del estilo de crianza del padre alienador (Baker, 2011 y 2015; Verrocchio, 2016).

Legislación:

Violencia infantil doméstica.

La protección de la infancia y adolescencia contra las formas de violencia infantil fue establecida de forma internacional por la Organización de las Naciones Unidas en la Declaración de los Derechos del Niño de 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989.

El Comité de los Derechos del Niño dependiente de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) de Naciones Unidas (2014) y la Convención Sobre los Derechos de los Niños (2013) indican que el interés superior del niño también puede dejar margen para la manipulación, ya que ha sido utilizado abusivamente por gobiernos, otras autoridades estatales y por profesionales.

Es por ello que la Corte Interamericana de Derechos Humanos desarrolló el concepto de control de convencionalidad para proveer una mayor protección a los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en un estado de vulneración de sus derechos (CIDH, 2004). El control de convencionalidad es una herramienta que permite a los Estados concretar la obligación de garantía de los derechos humanos en el ámbito interno, a través de la verificación de la conformidad de las normas y prácticas nacionales, con la Convención Americana de Derechos Humanos y su jurisprudencia (CIDH, 2004).

Alienación parental.

La alienación parental ha sido reconocida la legislación de distintos países de los cinco componentes, por mencionar algunos países: Australia, Reino Unido, Países Bajos, Alemania y Estados Unidos de Norteamérica donde es admitida en 21 de sus estados (Rueda, 2004).

En México la alienación parental es reconocida en los códigos civiles o familiares de los estados de la república, en Aguascalientes, Baja California Sur, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Ciudad de México (Senado de la República, 2016).

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (2011) publicó el libro Alienación Parental, obra destacada por su carácter vanguardista en habla hispana. Solo por mencionar algunas de sus críticas, ha sido elogiada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha emitido el Protocolo de Actuación para Quienes Imparten Justicia en Casos que Involucren Niñas, Niños y Adolescentes. En la segunda edición de 2012 no incluye ningún procedimiento, normativa o concepto relativo a la alienación parental, custodia compartida, mediación y situaciones análogas. En 2014 publicó una ampliación de la segunda edición donde hace referencia a una obra de cuestionable rigor científico que está en contra del constructo de la alienación parental, sin dejar en claro cuál es la función o naturaleza del empleo de esa referencia bibliográfica.

Organizaciones No Gubernamentales:

En materia de alienación parental existen Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) en todo el mundo. El esfuerzo de mayor coordinación es en Europa donde conformaron la Asociación Europea de ONG’s de Alienación que está compuesta por el Grupo de Estudio de Alienación Parental y las asociaciones de Alemania, Polonia, Malta, Holanda, Croacia, Suecia, Bélgica, Países Bajos, Irlanda, Rumania, Reino Unido y Eslovenia (European Association of Parental Alienation Practitioners, 2018).

En Estados Unidos de Norteamérica está la Organización Nacional de Padres, órgano encargado de prevenir la alienación parental y preservar los lazos entre padres e hijos (National Parents Organization, 2018).

En México, España y Latinoamérica existen ONG’s que han adoptado las mismas denominaciones, colaboran compartiendo experiencias y esfuerzos entre los diversos países. Los nombres de estas asociaciones son Custodia Compartida Ya y Una Sola Voz contra la Alienación Parental. En México, la primera asociación y la que posee mayor representatividad en los diversos estados de la república es la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados, A. C.

Estas ONG’s tienen características comunes como: han realizado diversas actividades para visibilizar el fenómeno en la sociedad, han entablado diálogos con los organismos gubernamentales para promover trabajo legislativo y de investigación. En Europa, cada asociación posee un Delegado, que es un académico o investigador, quienes desde una perspectiva profesional sirven de asesores para las asociaciones y puedan brindar mayor credibilidad a la sociedad.

Acciones gubernamentales e institucionales:

Debido a la complejidad de la problemática del maltrato infantil en el seno de la familia y en los casos de separación y divorcio, en distintas partes del mundo han surgido programas de intervención, tratamiento, legislación y la creación figuras profesionales especiales como el coordinador de parentalidad.

Violencia infantil doméstica.

En algunos países se han desarrollado programas nacionales para incidir en la población y generar un cambio de cultura de la parentalidad social (Barudy, 2005 y 2010). Esta última es el conjunto de competencias parentales, corresponden al desarrollo de las capacidades prácticas necesarias para cuidar, proteger y educar a sus hijos, asegurándoles un desarrollo sano (Barudy, 2006).

La aplicación de este tipo de programas en distintos contextos como en escuelas, programas prenupciales y preparatorios para padres, han permitido un cambio en la cultura del cuidado y la paternidad, así como una disminución de las cifras de maltrato y negligencia infantil (BC Council for Families, 2018).

En México, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) es la institución destinada al cuidado de la infancia. Recientemente se ha promovido una cultura de la denuncia contra el maltrato infantil. Sin embargo, los aspectos deben de centrarse en la prevención y acciones integrales como en programas de reeducación para una paternidad responsable.

Alienación parental.

En los sistemas de justicia los casos de separación o divorcio ocupan entre el 80 y 90% del tiempo de los juzgados por los casos de alto grado de conflicto que permanecen por más de 3 años (Kelly, 2000), estos constituyen entre el 8 y 12% del total de los casos (Stacer, 2000). Debido a ello, en diversas partes del mundo han surgido estrategias gubernamentales denominadas en su conjunto mecanismos de mediación o medios alternos de solución de controversias, que son: la custodia compartida, la mediación, justicia terapéutica, coordinador de parentalidad, medios de apremio y cambio de custodia en casos graves de alienación parental. Gracias a ellas se ha logrado disminuir el grado de conflicto y fomentado la coperantalidad (Bolaños, 2015).

Templer (2017) realizó una revisión sistemática de los tratamientos para la alienación parental. Encontró 10 programas que se emplean en Canadá, Estados Unidos e Inglaterra, identificando características en común como: tienen como objetivo lograr resultados positivos para el niño y la familia, restaurar la relación de cooparentalidad, redirigir las necesidades alienantes de los padres, restaurar el rol saludable del niño dentro de la familia y evitar la culpa en los hijos.

La figura del coordinador de parentalidad o crianza ha permitido que un gran porcentaje de los casos de separación de mediano conflicto no evolucionen a alienación parental. El coordinador es un profesional altamente especializado que colabora con el sistema judicial asesorando y supervisando se cumplan las disposiciones de la pensión alimenticia, régimen de visitas y custodia, ponderando siempre el interés superior del niño (Darnall, 2011).

De acuerdo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en México la custodia o guardia se les otorga a las madres en la mayoría de los casos de divorcio, por ello resolvió que el otorgamiento de la guarda y custodia de un menor de edad no debe estar basado en prejuicios de género (SCJN, 2012). La custodia compartida favorece la cooparentalidad que la participación equitativa en los derechos y responsabilidades de ambos padres sobre los hijos (Bolaños, 2015).

Propuestas:

Violencia infantil doméstica.

Desarrollar un programa nacional intersectorial que comprenda la participación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Poder Judicial de la Federación, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Educación y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia principalmente, para que centre sus acciones en la prevención del maltrato infantil a través de programas de educación y reeducación en competencias parentales dirigida a toda la población mexicana.

Armonizar la legislación federal y estatal con los tratados internacionales en base al principio de convencionalidad para la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y la prevención de todas las formas de violencia infantil incluida la alienación parental. Que dentro de estos esfuerzos se desarrolle la figura jurídica del Coordinador de Parentalidad, quien fungirá como un profesional que auxiliará a los padres y familiares que estén involucrados en procedimientos judiciales relacionados con violencia infantil moderada o leve para que acaten las sentencias o recomendaciones judiciales, evalúen el progreso de los programas de reeducación o psicoeducación y justicia terapéutica, garanticen el bienestar integral de la niña, niño o adolescente y comuniquen a la autoridad el incumplimiento o el riesgo en el que se encuentren.

Alienación parental.

Desarrollar un programa nacional intersectorial que comprenda la participación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Poder Judicial de la Federación, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Educación y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia principalmente, para que centren sus acciones en la prevención, tratamiento e intervención judicial en los casos de alienación parental.

Las acciones propuestas para desarrollarse e integrarse en materia de prevención, tratamiento e intervención son:

  1. Programa de psicoeducación prenupcial integral que incluya temas de planificación familiar, habilidades sociales, derechos de los niños, niñas y adolescentes, competencias parentales y, finalmente, civilidad y compromiso con los hijos en caso de separación o divorcio.
  2. Desarrollo de los protocolos escolares de actuación para niños cuyos padres atraviesan por divorcio o separación con la finalidad que las instituciones educativas privadas y públicas tengan los elementos de certeza para conducirse en apego a las disposiciones legales, garantizando los derechos de la niñez y adolescencia.
  3. Diseño de la tercera edición del Protocolo de Actuación para Quienes Imparten Justicia en Casos que Afecten a Niñas, Niños y Adolescentes, para que sea elaborado, no solo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sino por un comité científico multidisciplinario e interinstitucional que establezca lineamientos y criterios en temas como: 1) Custodia compartida provisional y definitiva como un derecho a preservar la familia extensa. 2) Criterios y procedimientos para la identificación y diferenciación entre violencia doméstica infantil y alienación parental. 3) Mediación. 4) Justicia terapéutica, medidas de apremio eficaces y apoyo alimentario. 5) Protocolos de cambio de custodia en casos de alienación parental severa o grave.
  4. Implementación de la figura del Coordinador de Parentalidad en todos los casos de incumplimiento de la pensión alimenticia, régimen de convivencia o custodia, así como en los conflictos inherentes a los derechos del niño, niña o adolescente en los casos de divorcio o separación.
  5. Desarrollo e implementación de un programa nacional de capacitación y profesionalización de los funcionarios públicos y trabajadores gubernamentales de las distintas dependencias cuyo trabajo esté relacionado con los derechos de los niños, niñas y adolescentes.  

Resumen:

En el seno de la familia poco más del 60% de los niños y adolescentes sufren algún tipo de violencia (UNICEF, 20017). Recientemente fue reconocida la alienación parental por la OMS (WHO, 2018), siendo un tipo específico de maltrato infantil (Deegener, 2005; Baker, 2015; Summers, 2006; Bernet, 2010; Warshak, 2015; Gomide, 2016; Gottlieb, 2013; Loredo, 2010 y 2011; Salles, 2012). Se estima que alrededor del 50% de las parejas que tienen hijos se separan o divorcian (Pérez, 2011), de ellos aproximadamente el 80% de los hijos sufren algún grado de alienación parental en la separación/divorcio (Clawar, 1991), cuyos casos graves constituyen entre un 9-25% (Bernet, 2008; Harman, 2016).

Las consecuencias de las diversas formas de maltrato infantil constituyen un problema de salud pública (WHO, 2002; UNICEF, 2006). La evidencia científica acumulada ha demostrado que el maltrato infantil tiene amplias consecuencias a lo largo de toda la vida, se ha asociado a conductas de riesgo, problemas psicológicos, trastornos mentales, cáncer y otras enfermedades médicas, (Norman, 2012; Flaherty, 2013; Thoresen, 2015; Sperry, 2013; Marty, 2005; Gaxiola, 2005; Zelaya, 2009), mediante psicopatológicos, fisiopatológicos y epigenéticos (Yang, 2013; Faraone, 2014; Archer, 2012; Beach, 2013; Mehta, 2013).

Adicionalmente, la violencia en la infancia posee complejos mecanismos psicopatológicos y fisiopatológicos de transmisión intergeneracional, es decir el adulto que sufrió violencia en la infancia tiene más probabilidades de ser un padre maltratador o ser violento en otros contextos (Jovanovic, 2011; Rodríguez, 2012; Narrayan, 2017; Young, 2013).

Conclusiones:

En México poco más del 60% de la población infantil sufre algún tipo de maltrato familiar, a su vez, el riesgo se incrementa con el conflicto conyugal, la separación y el divorcio. En el 80% de las separaciones y divorcios se observan distintos grados de alienación parental, los casos graves oscilan entre un 9-25%. Las repercusiones de la violencia infantil en la salud son permanentes, afectan el desarrollo en la infancia, adolescencia y edad adulta incrementando el riesgo de tener problemas psicosociales, psicológicos, psiquiátricos, oncológicos, entre otros.

En un país como México con los grados de violencia conocidos, la clave para reducir la escalada de este fenómeno reside en proteger a la infancia y adolescencia de todas las formas de violencia infantil incluyendo la alienación parental.

Es un imperativo realizar acciones gubernamentales integrales en los tres poderes y en los tres niveles de gobierno para que podamos cambiar la realidad de nuestros niños, niñas y adolescentes. Así como involucrar éticamente las ONG, investigadores, universidades, medios de comunicación y toda la sociedad interesada en el tema.

Referencias:

  • American Psychological Association APAs (Mayo, 2004). An Overview of the Psychological Literature on the Effects of Divorce on Children. Recuperado de http://www.apa.org/about/gr/issues/cyf/divorce.aspx
  • American Psychiatric Association APA (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Fifth Edition. DSM 5. Washington: American Psychiatric Publishing.
  • Archer, T., Oscar-Berman, M., Blum, K., Gold, M. (2012). Neurogenetics and Epigenetics in Impulsive Behavior: Impact on Reward Circuitry. J Genet Syndr Gene Ther. December, 3(3): 1000115. doi:10.4172/2157-7412.1000115.
  • Baker, A., Ben-Ami, N. (2011). To Turn a Child Against a Parent Is To Turn a Child Against Himself: The Direct and Indirect Effects of Exposure to Parental Alienation Strategies on Self-Esteem and Well-Being. Journal of Divorce & Remarriage, 52:7, 472-489, DOI: 10.1080/10502556.2011.609424.
  • Baker, A. J. L., Verrocchio, M. C. (2015). Parental Bonding and Parental Alienation as Correlates of Psychological Maltreatment in Adults in Intact and Non-intact Families. Journal of Child and Family Studies, 24(10), 3047–3057. https://doi.org/10.1007/s10826-014-0108-0
  • Barudy, J., Dantagnan, M. (2005). Los buenos tratos a la infancia. Parentalidad, apego y resiliencia. Barcelona: Gedisa.
  • Barudy, J., Dantagnana, M. (2010). Los desafíos invisibles de ser madre o padre. Manual de evaluación de las competencias y la resiliencia parental. Barcelona: Gedisa.
  • Barudy, J., Marquebreucq, P. (2006): Hijas e hijos de madres resilientes. Barcelona. Gedisa.
  • BC Council for Families (Agosto, 2018). Official Page. Recuperado de https://www.bccf.ca/
  • Beach, S., Brody, G., Lei, M., Gibbons, F., Gerrard, M., Simons, T., Cutrona, C., et al. (2013). Impact of Child Sex Abuse on Adult Psychopathology: A Genetically and Epigenetically Informed Investigation. J Fam Psychol. February, 27(1). doi:10.1037/a0031459.
  • Bernet, W. (2008). Parental Alienation Disorder and DSM-V. The American Journal of Family Therapy, 36(5), 349–366. https://doi.org/10.1080/01926180802405513
  • Bernet, W., Von Boch-Galhau, W., Baker, A. J. L. and Morrison, S. L. (2010) Parental alienation, DSM-V, and ICD-11. American Journal of Family Therapy, 36: 76–187. doi: 10.1080/01926180903586583.
  • Bernet, W., Baker, A. (2013) Parental alienation, DSM-5, and ICD-11: response to critics. Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law, 41: 98–104. Retrieved from http://www.jaapl.org/content/41/1/98.full.pdf
  • Bolaños, I. (2015). Custodia compartida y coparentalidad: Una vision relacional. Psicopatología Clínica, Legal y Forense, 15, 57-72.
  • Clawar, S.S., Rivlin, B.V. (1991). Children held hostage: Dealing with programmed and brainwashed children. Chicago: American Bar Association Press.
  • Comisión Nacional de los Derechos Humanos (2011). Alienación Parental. Distrito Federal: Editorial Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
  • Corte Interamericana de Derechos Humanos (2015). Cuadernillo de Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Nº 7. Colaboración de Claudio Nash y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca.
  • Darnall, D. (2011). The Psychosocial Treatment of Parental Alienation. Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America, 20(3), 479–494. https://doi.org/10.1016/j.chc.2011.03.006
  • Davidson, D. (2006) Separación y DivorcioUn Faro en el Camino. Buenos Aires: Editorial Universidad.
  • Deegener, G., Körner, W. (Eds.), (2005). Kindesmisshandlung und Vernachlässigung – Ein Handbuch, [Child Abuse and Neglect - A Handbook] [German]. Hogrefe, Göttingen.
  • European Association of Parental Alienation Practitioners (Agosto, 2018). Delegates. Recuperado de https://www.eapap.eu/praha-2017/delegates/
  • Faraone, S., Weder, N., Zhang, H., Jensen, K., Yang, B., Yang, B., Simen, A., Jackowski, A., et al. (2014). Child Abuse, Depression, and Methylation in Genes Involved with Stress, Neural Plasticity, and Brain Circuitry. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, 53(4), 417-24.e5. doi: 10.1016/j.jaac.2013.12.025.
  • Flaherty, E., Thompson, R., Dubowitz, H., Harvey, E., English, D., Everson, M., Proctor, L. (2013). Adverse Childhood Experiences and Child Health in Early Adolescence. JAMA Pediatr. July 1, 167(7), 622-629.
  • Gaxiola, J. C., Frias, M. (2005). Las Consecuencias del Maltrato Infantil: Un Estudio con Madres Mexicanas. Revista Mexicana de Psicología, Dic. 2005. Vol. 22, Núm. 2, 363-374.
  • Gomide, P. I. C., Camargo, E. B., & Fernandes, M. G. (2016). Analysis of the psychometric properties of a parental alienation scale. Paideia, 26(65), 291–298. https://doi.org/10.1590/1982-43272665201602
  • Gottlieb, L. J: The Parental Alienation Syndrome: A Family Therapy and Collaborative Systems Approach to Amelioration. Journal of Child and Family Studies. 22. 10.1007/s10826-012-9679-9.
  • Harman, J. J., Leder-Elder, S., & Biringen, Z. (2016). Prevalence of parental alienation drawn from a representative poll. Children and Youth Services Review, 66(April), 62–66.
  • Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI (agosto 2018). Nupcialidad. Recuperado de http://www.beta.inegi.org.mx/temas/nupcialidad/
  • Jovanovic, T., Smith, A., Kamkwalala, A., Poole, J., Samples, T., Norrholm, S., Ressler, K., et al. (2011). Physiological markers of anxiety are increased in children of abused mothers. Journal of Child Psychology and Psychiatry 52(8), 844-852
  • Kelly, J. B. (2000). Children’s adjustment in conflicted marriage and divorce: A decade review of research. Journal of Child and Adolescent Psychiatry, 39 (8), 963-973.
  • Loredo, A., Trejo, J., García, C., Portillo, A., Capistrán, A., Carballo, R., Mendoza, O., Hernández, A. (2010). Maltrato infantil: Una acción interdisciplinaria e interinstitucional en México. Comisión Nacional para el Estudio y la Atención Integral al Niño Maltratado. Primera parte. Salud Mental, 33(3), 281-290.
  • Loredo, A., Trejo, J., García, C., Portillo, A., Capistrán, A., Carballo, R., Mendoza, O., Hernández, A. (2011). Maltrato infantil: Una acción interdisciplinaria e interinstitucional en México. Comisión Nacional para el Estudio y la Atención Integral al Niño Maltratado. Segunda parte. Salud Mental, 34(1), 67-73.
  • Marty, C., Carvajal, C. (2005). Maltrato infantil como factor de riesgo de trastorno por estrés postraumático en la adultez. Rev Chil Neuro-Psiquiat ,43(3), 180-1.
  • Mehta, D., Klegel, T., Conneely, K., Smith, A., Altmann, A., Pace, T., Rex-Haffner, M., et al. (2013). Childhood maltreatment is associated with distinct genomic and epigenetic profiles in posttraumatic stress disorder. PNAS Psychological and Cognitive Sciences, 110(20), 8302-8307.
  • Naciones Unidas (2013). Convención Sobre los Derechos de los Niños. Observación general No 14 (2013) sobre el derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial (artículo 3, párrafo 1).
  • Naciones Unidas, UNICEF (2006). La violencia contra niños, niñas y adolescentes. Informe de América Latina en el marco del Estudio Mundial de las Naciones Unidas. Master Litho.
  • Naciones Unidas, UNICEF (2006). Violencia intrafamiliar hacia los niños. Innocenti Digest 2 - Niños y Violencia. 5-9.
  • Naciones Unidas, UNICEF (2017). Informe Anual México 2017. UNICEF México /Verdeespina.
  • Narayan, A., Labella,M., Englund, M., Carlson, E., Egeland, B. (2017). The Legacy of Early Childhood Violence Exposure to Adulthood Intimate Partner Violence: Variable- and Person-Oriented Evidence. Journal of Family Psychology 31(7) DOI: 10.1037/fam0000327.
  • National Parents Organization (Agosto, 2018).  Official Page. Recuperado de https://nationalparentsorganization.org/
  • Norman, R., Byambaa, M., De, R., Butchart, A., Scott, J., Vos, T. (2012). The Long-Term Health Consequences of Child Physical Abuse, Emotional Abuse, and Neglect: A Systematic Review and Meta-Analysis. PLoS Med 9(11), e1001349. doi:10.1371/journal.pmed.1001349.
  • Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (enero 14, 2014). Recuperado de http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/crc/
  • Pérez, M. C. (2011). Síndrome de Alienación Parental en los Procesos de Divorcio de la Pareja. Tesis para Obtener el Grado de Doctor en Psicología. UNAM.
  • Rodríguez–Escobar, G., Rodríguez–Escobar, M. V.  (2012). El maltrato infantil desde la perspectiva de la bioética. Revista Colombiana de Bioética, 7 (2), 107-119
  • Rueda, C. A. (2004). An inter-rater reliability study of parental alienation syndrome. American Journal of Family Therapy, 32(5), 391–403. https://doi.org/10.1080/01926180490499864
  • Salles, A. C. W. S., Paulo, B. M., & de Matos, J. (2012). P-679 - Parental alienation - a seven year old girl with a long story in the brazilian court. European Psychiatry, 27, 1. https://doi.org/10.1016/S0924-9338(12)74846-0
  • Selvini, M., Cirilo, S., Selvini, M., Sorrentino, A.M. (1989). Family Games: General Models of Psychotic Processes in the Family. New York, London: W W Norton & Co Inc.
  • Senado de la República (agosto, 2016). Boletín 669, 29 noviembre 2016. Recuperado de http://comunicacion.senado.gob.mx/index.php/informacion/boletines/32889-comision-propondra-legislacion-para-proteger-a-menores-de-la-alienacion-parental.html
  • Secretaría de Salud (2006). Informe Nacional sobre Violencia y Salud. México, Distrito Federal: Secretaría de Salud
  • Stacer, D.L., Stemen, F.A. (2000). Intervention for high conflict custody cases. American Journal of Family Law, 14,242-251.
  • Summers, C. C., Summers, D. M. (2006). Parentectomy in the crossfire. American Journal of Family Therapy, 34(3), 243–261. https://doi.org/10.1080/01926180600558349
  • Suprema Corte de Justicia de la Nación (2012). Protocolo de Actuación para Quienes Imparten Justicia en Casos que Involucren Niñas, Niños y Adolescentes. 2ª Edición. Suprema Corte de Justicia de la Nación.
  • Suprema Corte de Justicia de la Nación (2012). Amparo directo en revisión 1573/2011. 7 de marzo de 2012. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.
  • Suprema Corte de Justicia de la Nación (2014). Protocolo de Actuación para Quienes Imparten Justicia en Casos que Involucren Niñas, Niños y Adolescentes. 2ª Edición, Actualización. Suprema Corte de Justicia de la Nación.
  • Sperry, D., Widom, C. (2013). Child Abuse and Neglect, Social Support, and Psychopathology in Adulthood: A Prospective Investigation. Child Abuse Negl, 37(6), 415–425. doi:10.1016/j.chiabu.2013.02.006.
  • Templer, K., Matthewson, M., Haines, J., Cox, G. (2017). Recommendations for best practice in response to parental alienation: findings from a systematic review. Journal of Family Therapy (2017) 39: 103–122. doi: 10.1111/1467-6427.12137.
  • Thorensen, S., Myhre, M., Wentzel-Larsen, T., Aakvaag, H., Hjemdal, O. (2015). Violence against children, later victimisation, and mental health: a cross-sectional study of the general Norwegian population. European Journal of Psychotraumatology, 6: 26259 - http://dx.doi.org/10.3402/ejpt.v6.26259
  • Tietjen, G., Buse, D. Fanning, K., Serrano, D., Reed, M., Lipton, R. (2015). Recalled maltreatment, migraine, and tension-type headache. Neurology 84:132–140
  • Turkat, I.D.  (2000). Custody Battle Burnout. The American Journal of Family Therapy, 28, 201-215.
  • Verrocchio, M. C., Baker, A., Bernet, W. (2016). Associations between Exposure to Alienating Behaviors, Anxiety, and Depression in an Italian Sample of Adults. J Forensic Sci. May;61(3):692-8. doi: 10.1111/1556-4029.13046.
  • Wallerstein, J., Kelly, J. (1980). Surviving the Breakup: How Children and Parents Cope with Divorce. Basic Book, New York.
  • Warshak, R. A. (2015). Ten parental alienation fallacies that compromise decisions in court and in therapy. Professional Psychology: Research and Practice, 46(4), 235–249. https://doi.org/10.1037/pro0000031
  • World Health Organization (2002). World Report on Violence and Health: Summary. Washington: World Health Organization, Chapter 3.
  • World Health Organization (Agosto, 2002). ICD-11Coding Tool Mortality and Morbidity Statistics (MMS) 2018. Parental alienation. Recuperado de https://icd.who.int/ct11_2018/icd11_mms/en/release#/
  • Yang, B., Zhang, H., Ge, W., Weder, N., Douglas-Palumberi, H., Perepletchikova, F., Gelenter, J., et al. (2013). Child Abuse and Epigenetic Mechanisms of Disease Risk. Am J Prev Med. February, 44(2), 101-107
  • Young, J., Widom, C. (2014). Long-term Effects of Child Abuse and Neglect on Emotion Processing in Adulthood. Child Abuse Negl, 38(8), 1369–1381. doi:10.1016/j.chiabu.2014.03.008
  • Zelaya, L., González, E., Piris de Almirón, L. (2009). Maltrato Infantil: Experiencia Multidisciplinaria Unidad de Salud Mental Hospital General Pediátrico “Niños de Acosta Ñú”. Pediatr 36(3), 190-19

Atentamente,

Dr. Alejandro Mendoza Amaro, Delegado Científico de la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados, A. C.

C. P. Alejandro Heredia Ávila, Director General de la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados, A. C.



Hoy: Alejandro cuenta con tu ayuda

Alejandro Mendoza-Amaro PhD necesita tu ayuda con esta petición «Andrés Manuel López Obrador: AMLO. Protege a la infancia de la violencia doméstica 
y la alienación parental». Súmate a Alejandro y 5,869 persona que han firmado hoy.