Depuren responsabilidades por el sacrificio injustificado de tres perros

La Diputación de Álava, el Ministerio de Agricultura y el Gobierno Vasco decidieron el sacrificio de tres perros, propiedad de dos vecinos de Llodio, porque llegaron a la conclusión de que los tres animales sospechosos habían estado en contacto directo con el can confirmado positivo por rabia en la localidad de Argés (Toledo). El asunto se hubiera quedado así, sin una prueba científica que avalase la necesidad de matar a los perros, si uno de ellos no hubiera arañado ligeramente a un operario de Centro de Protección de Animales de Vitoria. Esa incidencia llevó a enviar el encéfalo del perro al Instituto Carlos III para descartar la presencia del virus en el animal. Finalmente el resultado emitido por dicha institución fue negativo.

Todo comenzó cuando dos amigos y vecinos de Llodio se trasladaron a Polán (Toledo) el día 26 de mayo. "Al día siguiente conocimos al dueño de la perra que tuvo la rabia -contraída en Marruecos- pero no llegamos a verla porque la tenían en la furgoneta y en algún caso atada a un árbol a unos 150 metros de donde nosotros estábamos acampados. Estuvimos allí durante tres días y fue entonces cuando el dueño de la perra conoció nuestros nombres y los de nuestros perros, que nunca estuvieron en contacto con el animal infectado, ya que siempre permanecían a nuestro lado y dormían con nosotros. Sobre todo, estamos seguros de que no fueron mordidos por ella ya que en ningún momento han presentado heridas, ni mordiscos o arañazos".

http://i.imgur.com/FjqlhXg.jpg

Los sucesos se desataron el 28 de mayo por la noche, cuando al acampar para dormir, "nos cruzamos con el dueño de esta perra. Nos informó de que ésta se había escapado e iban a buscarla". Al día siguiente, "marchamos a Argés para acampar y fue el día 1 de junio cuando tuvimos noticias de que la perra había sido encontrada en Toledo y que había mordido a cuatro niños". Poco después, "el día 3 de junio fue cuando este amigo nos volvió a llamar para informarnos de que esta perra estaba contagiada por la rabia.

http://i.imgur.com/uoKBYBT.jpg

Preocupados por la situación, "el día 10 de junio consultamos a nuestro veterinario en Zalla (Bizkaia) sobre este suceso. Como no nos supieron informar acudimos también a la clínica Zaunka situada en Llodio y tampoco supieron decirnos nada. Esperando respuesta de los veterinarios al día siguiente volvimos a llamar a Zalla donde nos informaron de que habían hablado con la Diputación de Bizkaia pero al residir en Llodio pasaron el caso a la Diputación de Álava para que se pusieran en contacto con nosotros".

Fue el miércoles 12 cuando Carlos Marín, responsable de Ganadería del ente foral, "se puso en contacto con nosotros para observar a los perros. Al día siguiente, nos realizó una visita para observarlos e informarnos de los pasos a seguir. Éste nos dijo que los perros deberían ser puestos en cuarentena durante seis meses en la perrera de Vitoria. Dialogando con él conseguimos que nos dejara hacer la cuarentena en nuestra casa". A continuación "nos acompaño al veterinario de Llodio para vacunar a los perros, ponerles el chip a los dos que no lo tenían y que fueran vistos por el veterinario. Al no presentar síntomas decidió que la cuarentena podría durar solamente un mes según los síntomas que presentasen en adelante".

El drama final no se hizo esperar, ya que "ese mismo día recibimos la llamada de nuestro amigo, que seguía en contacto con el dueño de la perra contagiada, avisándonos que Sanidad de Madrid se había puesto en contacto con él para localizarnos, ya que el dueño de la perra había puesto en conocimiento nuestros datos, los de nuestros perros y hacia donde nos dirigíamos". Así que el "viernes 14 de junio, Carlos Marín se presentó en nuestra casa con una orden diciéndonos que seguramente los perros iban a ser sacrificados", como ocurrió ese mismo día, según confirmó el veterinario de la Diputación.

CRÍTICAS La Asociación Socorro Animal Amigos de Milord (ASAAM) considera inamisible que se hayan sacrificado a esto tres animales sin haberse llevado el protocolo de actuación que marca la legislación vigente: mantenimiento de los animales en observación para poder determinar si hay contagio. De hecho, el específico análisis post mortem de uno de los animales confirma que no estaban contagiados. Para esta asociación es incompresible que una administración pública actué "con total deprecio ante la vida de tres animales, como si se tratara de meras cosas", vulnerado así mismo la Ley de Protección Animal que manifiesta que el sacrificio siempre será como último recurso, cuando no quede más remedio.

http://www.noticiasdealava.com/2013/06/27/sociedad/descartan-que-el-foco-de-rabia-localizado-en-toledo-haya-infectado-a-tres-perros-de-llodio

This petition will be delivered to:
  • Agricultura de la Diputación de Álava
  • Director de Agricultura
    Luis Javier Román de Lara
  • Diputado General
    Javier de Andrés Guerra
  • Diputado Foral de Agricultura
    Borja Monje Frías


Ruben Sierra started this petition with a single signature, and now has 3,058 supporters. Start a petition today to change something you care about.