Petition Closed

Como madre de un niño con una discapacidad severa, ya pasé por todo. Por años luché hasta el cansancio para que mi hijo recibiera una atención adecuada, y al mismo tiempo, encontrar el tiempo y el lugar para trabajar y mantener a mi familia, pues yo me encontraba sola. Tras más de una década de muchos retos y aprendizajes, hoy quiero ahorrarle el camino a otras madres en la misma situación. Y tengo una propuesta para el DIF de La Paz, BCS, mi ciudad: que las guarderías del DIF acepten a niños con alguna discapacidad severa-grave por 5 años, durante los cuales se capacitaría a los padres de familia. 

Los hijos cambian la vida de sus padres, de eso no queda duda. Pero jamás imaginé que hace 17 años mi vida daría un vuelco de 180 grados con la llegada de Emilio, que nació con parálisis cerebral. Traté de inscribirlo en una guardería del DIF, pero la respuesta fue negativa por sus "características". Desde entonces me dediqué a encontrar un camino tanto para mi hijo como para mí. 

Sin las políticas adecuadas para la atención de niños con parálisis cerebral, los niños no son los únicos afectados, sino todo el núcleo familiar, pues muchas veces las familias se fragmentan. Es común escuchar que el padre del niño se separe de la familia por la presión, cosa que me sucedió a mí. La situación se agrava si la familia es de escasos recursos, pues naturalmente se generan gastos extra, y la madre o persona que tiene a su cargo al familiar, hacen esfuerzos tremendos día con día para sacar adelante a quien padece la discapacidad. Yo me las vi negras por muchos años para poder alimentar a mi familia y, al no tener apoyo en guarderías o centros especializados, lo hizo aún más difícil, pues no podía dejar desatendido a Emilio. Una madre, al verse sola, opta por cualquier opción para llevarle alimento a su hijo, inclusive mendigar. 

Después de una odisea de muchos años, en la que pasé por llevar una propuesta a Los Pinos y San Lázaro, cosa que no se concretó porque no era del interés de los diputados, hasta mudarme de ciudad para que mi niño fuera atendido en el CRIT…hoy ya mi vida encontró un lugar. 

Emilio ya no podría ser aceptado en ninguna guardería por su edad, y yo, después de 17 años, ya sé cómo atenderlo y encontré la manera de mantener a la familia trabajando desde casa. Pero yo no quiero dejar solas a las madres que están pasando por lo mismo que yo pasé, así que parte de mi tiempo lo dedico a entrenarlas y capacitarlas. Sin embargo, sigo teniendo claro que es importante que las mujeres tengan un espacio para poder irse a trabajar sin desatender a su hijo. 

Siempre he creído que para resolver las cosas hay que actuar para poder ver un cambio. El DIF de Baja California Sur puede impulsar este cambio permitiendo el ingreso a niños con discapacidad severa-grave en las estancias infantiles de los centros de desarrollo (DIF) durante cinco años, mientras sus padres son capacitados en el trabajo, en lo emocional y en atender adecuadamente al niño. Los detalles de mi propuesta están al final de la petición. 

Transcurrido ese tiempo, la familia contará con herramientas para enfrentar el futuro con un miembro con necesidad de cuidados especiales, y no habrá temor ni incertidumbre como la tuve yo, sino que tendrán la certeza y preparación para todo lo que se venga más adelante. Así, el niño crecerá en un ambiente de igualdad de posibilidades. 

Es hora de empezar a darle un lugar a las personas con discapacidad.

Pido a las autoridades de La Paz y del DIF locales que escuchen mi propuesta. De realizarse, el modelo de Baja California Sur podrá replicarse en todos los estados. ¡Pongamos el ejemplo!

¿Me apoyas con tu firma?

 

María Angelina Encarnación Geraldo

Orgullosa madre de Emilio, mi gran maestro. 

***

Más detalles sobre la propuesta:

*Como se trata de niños muy vulnerables, se nombraría un tutor, quien se encuentre más cerca de la estancia. 

*También los DIF se coordinarían con los centros de rehabilitación CREE para la capacitación de las niñeras, o incluso los mismos terapeutas irían a dar terapias.

*Si acaso las madres o padres no contasen con un trabajo, el DIF lo canalizaría a un CECATI; o incluso dentro del mismo centro, a través de un sistema de voluntariado, se capacitaría a los padres, o si fuese madre soltera la capacitaría con un oficio que pueda llevar a cabo dentro de casa, como es corte de pelo, cocina, corte y confección, y así no descuidaría al niño. 

*Mientras se capacita, el centro le cuidaría al niño.

*También el centro se coordinaría con el CREE para capacitar emocionalmente a toda la familia para aprender a vivir con un familiar especial.

Letter to
Dip-I distrito,secretaria de la comision de asuntos laborales y de previsión social Marisela Ayala Elizalde
Gobernador Constitucional de Baja California Sur Lic. Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor
Presidenta DIF La Paz, Baja California Sur María Elena Hernandez de Covarrubias
DIF La Paz, Baja California: Pedimos servicio de guardería para niños que son diagnosticados con una discapacidad severa-grave durante un periodo de 5 años. ¡Que La Paz ponga el ejemplo!

La propuesta:
*Como se trata de niños muy vulnerables, se nombraría un tutor, quien se encuentre más cerca de la estancia.
*También los DIF se coordinarían con los centros de rehabilitación CREE para la capacitación de las niñeras, o incluso los mismos terapeutas irían a dar terapias.
*Si acaso las madres o padres no contasen con un trabajo, el DIF lo canalizaría a un CECATI; o incluso dentro del mismo centro, a través de un sistema de voluntariado, se capacitaría a los padres, o si fuese madre soltera la capacitaría con un oficio que pueda llevar a cabo dentro de casa, como es corte de pelo, cocina, corte y confección, y así no descuidaría al niño.
*Mientras se capacita, el centro le cuidaría al niño.
*También el centro se coordinaría con el CREE para capacitar emocionalmente a toda la familia para aprender a vivir con un familiar especial.

Sólo serán cinco años, oportunidad que deben de aprovechar bien. Transcurrido ese tiempo, se le dará de alta al niño pero ahora la familia contará con herramientas para enfrentar el futuro con un miembro con necesidad de cuidados especiales, y no habrá temor ni incertidumbre como la tuve yo, sino que tendrán la certeza y preparación para todo lo que se venga más adelante. Así, el niño crecerá en un ambiente de igualdad de posibilidades.