Dimisión Alcalde y Concejal de Teguise por negligencia en el caso del asesinato de Timple

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


TIMPLE, perro callejero que vivía en Teguise, Lanzarote, tuvo la desgracia de caer en manos de dos personas que un día decidieron atarle las cuatro patas, ponerle una brida en el hocico, envolvérselo con cinta aislante y dejar que muriera por asfixia mientras lo grababan todo en vídeo.

Dado que se juzgó a los asesinos de Timple mediante la figura del juicio rápido, que se aplica en casos en los que el delito es flagrante, y siendo una de las particularidades de este procedimiento la premura en la incoación de las diligencias, no pudieron sumarse a la acusación del Fiscal personas o agentes sociales interesados en hacerlo.

¿Por qué? Porque el Ayuntamiento de la localidad, por razones difíciles de entender, puesto que fue inmediato conocedor de los hechos, no se los comunicó.

Es más: el Consistorio de Teguise, como propietario de Timple por ser animal que vivía en la calle, debía haber actuado conforme a los protocolos establecidos para conducir una óptima defensa de sus intereses, es decir, TENÍA EL DEBER INEXCUSABLE DE HABERSE PERSONADO EN LA CAUSA, y para ello de haber también solicitado la personación de asociaciones, protectoras y partidos políticos animalistas que reforzaran su posición en el juicio. 

La DEJACIÓN DE FUNCIONES es una figura jurídica con consecuencias punibles. El Alcalde es el responsable último de los animales domésticos abandonados en su municipio, y la Concejalía de Tenencia de Animales, su responsable directa.

Como consecuencia de esas actuaciones negligentes, la condena recaída sobre los acusados, que además han confesado su crimen, ha sido de 4 meses de prisión, debido en parte a la también inexplicable petición de pena del Fiscal, que ante tamaña demostración de ensañamiento no solicitó la máxima aplicable en estos casos. 

Por si todo ello fuera poco, los ejecutores de Timple, al no contar con antecedentes penales, no van a ingresar en la cárcel. Debido a la particularidad del procedimiento, la sentencia es firme y, por tanto, irrecurrible.

Así pues, los asesinos de Timple están en la calle. Para siempre.

Es por ello que EXIGIMOS a Oswaldo Betancort y Sara Bermúdez, Alcalde y Concejal de Tenencia de Animales del Ayuntamiento de Teguise respectivamente, tal como les corresponde en calidad de funcionarios y cargos públicos electos, una DIMISIÓN PÚBLICA en la que reconozcan haber actuado negligentemente en las actuaciones procesales que le correspondían, y que de esta forma se conmine al resto de los ayuntamientos de nuestro país a promover la formación y el asesoramiento de los responsables del mantenimiento del bienestar de nuestros animales.

Para que Timple sea el último.