ÚNETE AL MANIFIESTO PARA COMBATIR LA OBESIDAD INFANTIL MEDIANTE LA EDUCACIÓN EN LA ESCUELA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


La obesidad infantil es un problema grave de salud pública y una epidemia en el mundo. En España, 1 de cada 3 niños y niñas sufre[1] exceso de peso, una cifra que debido a la situación de pandemia por la COVID-19, podría aumentar[2]. Esta situación representa un problema social de salud, con importantes implicaciones a corto, medio y largo plazo, tanto físicas, como emocionales y sociales. Repercuten en la persona que la padece, pero también tienen consecuencias económicas y en el sistema sanitario.

Desde DKV creemos que la mejor forma de combatir la obesidad infantil es a través de la educación: reforzando e invirtiendo en recursos y tiempo en la enseñanza de salud integral en las escuelas, para que docentes y alumnado tengan las herramientas necesarias para formarse en una de las asignaturas más importantes en la vida: la salud.

¡Únete al movimiento  #MePlantoAnteLaObesidadInfantil!

FIRMA Y COMPARTE EL MANIFIESTO para hacer posible que la educación en salud no sea una asignatura pendiente en las escuelas.

MANIFIESTO EN PRO DE UNA EDUCACIÓN QUE PROMUEVA LA SALUD INTEGRAL

LA SALUD ES UN TODO
Entendemos la SALUD de forma holística, lo que implica el desarrollo y el aprendizaje del autocuidado de todas nuestras dimensiones personales, de forma proactiva y equilibrada, y sentirnos responsables también del cuidado de los otros y del planeta que habitamos.

LA ENSEÑANZA, LA CLAVE. APRENDIZAJE CONTINUO
El aprendizaje de los hábitos de vida saludable debe comenzar desde la primera infancia y no abandonarse a lo largo de toda la vida, manteniendo una conciencia clara de los riesgos y los beneficios que suponen en cada periodo vital.

ACTUAR COMO SOCIEDAD
El aprendizaje de hábitos saludables se produce en todos los ámbitos en los que niños, adolescentes y jóvenes se desenvuelven: La familia, los centros educativos, las relaciones interpersonales y las actividades de ocio. Por eso una intervención eficaz debe aspirar a implicar a todos ellos en objetivos comunes y fomentar la colaboración en iniciativas concretas.

 PREVENIR ES VIVIR
La cultura de la prevención de enfermedades o desequilibrios no puede improvisarse cuando los riesgos son inminentes, sino que debe ser parte inherente de nuestra vida cotidiana. La inversión en procesos de concienciación y programas de promoción activa de hábitos saludables produce un impacto real de mejora de la salud en la vida adulta.

LA ESCUELA ES LA CLAVE
En la Educación para la Salud, la escuela tiene un papel primordial. Debe generar los espacios, tiempos y oportunidades curriculares para realizar programas sistemáticos de verdadero entrenamiento de los hábitos relacionados con aspectos como el ejercicio físico, el cuidado e higiene del cuerpo, la salud sexual, la alimentación e hidratación adecuada, la autorregulación emocional y la relación sostenible con el entorno.

 CONTENIDOS EDUCATIVOS DE CALIDAD
El currículum educativo ofrece muchas iniciativas a lo largo de toda la escolarización obligatoria que contribuyen a la sensibilización y la promoción de hábitos saludables dentro y fuera de la escuela. Para que sean eficaces deben programarse con rigor, mantenerse en todos los cursos escolares con horario suficiente y materiales adecuados y, sobre todo, evaluar su impacto, no sólo en la adquisición de conocimientos teóricos, sino también en los cambios en los comportamientos y las actitudes relacionadas con todos los aspectos de la salud. 

SEGUIR EDUCANDO FUERA DEL AULA
A lo largo de la jornada escolar, los tiempos de recreo, almuerzos, actividades extracurriculares o el comedor donde existe, son también verdaderos tiempos privilegiados para educar los hábitos de vida saludable relacionados con la alimentación, hidratación, ejercicio físico, pero también de salud emocional y hábitos de interacción social positivos. Por ello, es imprescindible cuidar y regular la formación de los monitores, educadores de tiempo libre y todos aquellos cuidadores que están involucrados en su organización y cuidado.

TODOS SOMOS RESPONSABLES
La Educación para una Salud Integral es responsabilidad de todos, y educar hábitos saludables revierte en beneficio de todos, y, por ello, es necesaria la implicación de todos. Desde los hogares hasta las escuelas, en las propuestas de ocio y tiempo libre, con el apoyo de los medios de comunicación y las redes sociales, hasta políticas públicas proactivas, podemos mejorar la calidad de vida y el bienestar de todos nosotros ahora y en el futuro.

GRACIAS POR UNIRTE AL MANIFIESTO

[1] Fuente: Estudio Pasos, 2019 de la Fundación Gasol[2] Informe y Salud en Cataluña y España de la Fundació Pere Tarrés



Hoy: DKV SALUD cuenta con tu ayuda

DKV SALUD necesita tu ayuda con esta petición «ÚNETE AL MANIFIESTO PARA COMBATIR LA OBESIDAD INFANTIL MEDIANTE LA EDUACIÓN EN LA ESCUELA». Únete a DKV SALUD y 5.448 personas que ya han firmado.