Reconocimiento de las especialidades de Enfermería

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


La Enfermería ha experimentado una gran evolución en las últimas décadas. Hace ya 40 años que las enfermeras y enfermeros nos formamos en la Universidad. La Enfermería es una formación de Grado universitario, de cuatro años de duración, durante los cuales adquirimos conocimientos en las cuatro dimensiones que hacen de la Enfermería una disciplina científica: asistencial, docente, gestora e investigadora.

Fruto de la evolución y desarrollo mencionados, los profesionales de Enfermería tenemos, al igual que otros profesionales sanitarios, la posibilidad de especializarnos en un campo de nuestra ciencia. Una de las vías de acceso a la especialidad es el programa de formación de Enfermero Interno Residente (EIR). Para ello es necesario superar una prueba de oposición a nivel estatal extremadamente competitiva, que solo dará opción a formarse a los 994 profesionales con las mejores puntuaciones.

La formación EIR dura dos años durante los cuales el residente se forma en una de las seis áreas de especialización actualmente en vigor: Enfermería Familiar y Comunitaria, Enfermería Geriátrica, Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona), Enfermería Pediátrica, Enfermería de Salud Mental y Enfermería del Trabajo.

Ser enfermera especialista requiere un gran esfuerzo, así como una inversión de tiempo y dinero, tanto para los profesionales como para el Estado, que sufraga primero la formación universitaria y, después, la especializada.

Sin embargo, ni los enfermeros, ni las administraciones, ni mucho menos los ciudadanos aprovechan al máximo las posibilidades de esta formación tan necesaria para proporcionar unos cuidados especializados de calidad. Esto se debe a que, tras obtener el título de especialista por parte del Ministerio de Sanidad, la Administración no ha desarrollado puestos específicos para especialistas por lo que la mayoría, si tiene la posibilidad de trabajar, ejerce en puestos de trabajo que no son propios de su especialidad desaprovechándose la formación y el potencial del profesional.

El proceso de formación y la posterior situación profesional de las enfermeras y enfermeros especialistas requiere de apoyo institucional para mejorar y adaptarse a las necesidades reales de la población, que demanda -con razón- unos cuidados cada vez más especializados para mejorar su salud, bienestar y  calidad de vida.

Por ello, desde el movimiento #ReconocimientoEIR, solicitamos y nos comprometemos a colaborar con las Administraciones para trabajar en la mejora de los aspectos que consideramos prioritarios para la correcta formación y reconocimiento de la figura de la enfermera y el enfermero especialista en el Sistema Nacional de Salud. Esos aspectos son los siguientes:

1.      Impulsar la delimitación de puestos de trabajo de enfermeras especialistas y la implantación en todas las Comunidades Autónomas de bolsas de trabajo específicas para cada una de las especialidades enfermeras reconocidas actualmente, así como a promover su reconocimiento económico. De este modo se garantizará que los especialistas accedan preferentemente a puestos de trabajo con el perfil idóneo en cada ámbito particular del ejercicio profesional.

2.      Equiparar las condiciones formativas y laborales, entre las diferentes unidades docentes, durante el periodo de residencia garantizando la equidad académica y económica del EIR.

3.      Aumentar el número de plazas EIR. Trabajar para equiparar el número de plazas ofertadas al de plazas acreditadas.

4.      Acreditar el periodo de residencia como tiempo trabajado en las bolsas de trabajo generales y específicas pertenecientes a aquellas CCAA en las que actualmente no se contemple.

5.      Acelerar el proceso de implantación de la especialidad de Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos. Explorar la necesidad de iniciar el desarrollo de nuevas especialidades.

6.      Reconocer la categoría A1 dentro de la clasificación “profesional funcionario de carrera” a los graduados en Enfermería y enfermeros especialistas equiparándose al resto de graduados sanitarios. Actualmente la clasificación permanece obsoleta a pesar de la modificación del plan de estudios y de la inclusión de la Enfermería al plan de Grado.

7.      Garantizar que la tutorización durante el periodo de residencia estará a cargo de enfermeras y enfermeros especialistas capaces de acreditar sus aptitudes y actitudes respecto a las dimensiones asistencial, docente, gestora e investigadora de la profesión.

8.      Promover, mediante ayudas institucionales y económicas, la labor investigadora y formativa del personal de Enfermería de una manera más activa para fomentar y potenciar el desarrollo de la ciencia enfermera con el consiguiente beneficio de la salud y bienestar de la población.



Hoy: Reconocimiento cuenta con tu ayuda

Reconocimiento EIR necesita tu ayuda con esta petición «Sra. Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: Reconocimiento de las especialidades de Enfermería». Únete a Reconocimiento y 3.417 personas que ya han firmado.