BASTA de criminalización de los perros en el Turó Park, uso compartido: NO prohibición

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Contra la expulsión de los espacios que también nos pertenecen: para el uso compartido del Turó Park. Existen soluciones que no son prohibiciones.

El Ayuntamiento de Barcelona quiere remodelar un parque eliminando uno de sus usos más populares. Desde un despacho -y seguramente presionado por algún intolerante- se ha decretado que los propietarios de perros somos el peor de todos los males y nos echan. Se exagera sobre los ladridos, los excrementos y los accidentes: si todo eso fuese cierto nosotros tampoco quisiéramos ir ni llevar a nuestros perros. No queremos espacios sucios, no queremos espacios ruidosos, no queremos estar en peligro, ni causar daño a nadie, queremos poder compartir cordialmente uno de los pocos espacios de libertad que nos brinda la urbe.

Está demostrado que la convivencia con perros mejora la salud de las personas. Nos da la oportunidad de socializar, establecer vínculos de convivencia y apoyo que de otro modo no existirían. Nuestros perros nos obligan a hacer ejercicio y a ser más abiertos y comprensivos. Parece que esto molesta a unos pocos que se han aliado con el Ayuntamiento: los propietarios de perros nos hemos convertido en el blanco de todas las dianas. Nos quieren echar como si fuéramos okupas ilegítimos de uno de los pocos pulmones del barrio. El incivismo es el problema: no los perros. Un parque es un parque si tiene vida social, si no es un mausoleo. Cuando el centro de Barcelona es un hormiguero insostenible de turistas ciertos barrios vetan la mínima vida social es injusto e incoherente. ¿Se atreverían a prohibir el acceso a los perros en otros parques de barrios menos favorecidos?

Devolver el esplendor al Turó Park y adaptarlo a un uso contemporáneo es posible. Por favor, incluyan en su interior un área amplia, segura y acondicionada para perros. No queremos estar segregados, no nos gusta la alternativa que ofrece el Ayuntamiento, no nos gusta la ley del embudo que es estrecha con los perros y muy ancha con los intransigentes. Busquemos soluciones no sanciones. Mil veces que expliquen la alternativa impuesta, mil veces diremos que no nos gusta, porque no nos gusta que nos restrinjan, nos ninguneen, nos estigmaticen y nos priven de uno de los espacios de salud y convivencia que merecemos.



Hoy: Mercè cuenta con tu ayuda

Mercè Gumà Bondia necesita tu ayuda con esta petición «Sra. COLAU: BASTA de criminalización de los perros en el Turó Park, uso compartido: NO prohibición». Únete a Mercè y 2.075 personas que ya han firmado.