Eliminemos la edad límite como exclusión. No nos impongamos una fecha de caducidad.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Introducción
Si una búsqueda laboral impusiera abstenerse a: judíos, obesos, mujeres embarazadas, homosexuales, generaría el repudio social y consecuencias legales, no obstante, cuando te limitan por la edad, lo aceptamos a pesar de ser discriminatorio e ilegal.

Mercado
La tendencia a contratar personas jóvenes se ha impuesto por sobre la capacidad y la experiencia de los mayores de 50 años, que hoy pelean por re-insertarse en el mercado laboral.

Los mayores de 50 quedan excluidos del 80% de las ofertas.

Paradójicamente, en términos generales conforme avanza la edad de un profesional este se vuelve menos empleable (tomando como punto de referencia solamente la edad que este tiene, independientemente de sus capacidades)

Los estereotipos son el principal problema que enfrentan los profesionales maduros. Los empleadores al momento de justificar por qué no contratan a este grupo de personas, lo hacen diciendo que son poco flexibles, de menor productividad, con falta de adaptación a nuevos ambientes, resistencia a los cambios, faltos de reciclaje profesional, entre otras razones. No obstante, éstas son más propias de las personalidades y no de un grupo etario.

Algunos sectores denuncian la falta de fuerza laboral especializada, o generaciones jóvenes con falta de formación y alta rotación; pero las personas desempleadas con más de 50 estamos totalmente desamparados ya que hemos sido “expulsadas” del mercado laboral, a pesar de que seamos gente muy formada, con experiencia en puestos de responsabilidad y muchas ganas de trabajar y seguir aportando.

Reconocemos la importancia de la formación, no obstante, es frecuente que emprendimientos soliciten experiencia a jóvenes recién recibidos o estudiantes, o les asignen roles para los cuales indefectiblemente se necesita de la experiencia que no disponen; mientras que en el otro extremo al pasar la barrera psicológica de los 50 años es frecuente que se desperdicie la experiencia por estereotipos que en su mayoría son falsos.

Se habla mucho de políticas de integración y diversidad, pero mientras sigamos promoviendo un mercado en donde el 80% de las ofertas son para menores de 50, lamentablemente seguiremos siendo una sociedad ignorante y exclusiva que hace culto a la juventud denigrando y discriminando a las personas mayores.

Considerando que vivimos una cultura de lo desechable, una de las formas de revertir la situación pasa por establecer como sociedad nuevos paradigmas que promuevan valores ausentes en la actualidad.

Tenemos una población envejecida; una baja tasa de natalidad, una baja tasa de jóvenes con interés en lograr estudios universitarios, y menos por las ciencias, o la investigación.

¿Tiene sentido desaprovechar la experiencia acumulada? ¿Por qué exponernos a riesgos innecesarios?

¿Por qué no contratar mayores de 50?
La mayoría de las empresas que tienen una vacante a cubrir, no incluyen en el proceso de selección a personas mayores de 50.

¿De dónde surge la ridícula idea que una persona mayor de 50 ya no es productiva? o ¿que no se adaptaría a la modalidad de trabajo actual, la tecnología, etc? o  ¿que no dispone de energía?

Ciertamente, algunos no serán empleables, al igual que puede ocurrir de forma independiente una edad determinada.

Cerrarse a la posibilidad de incluirlos en un proceso de selección, es cerrarse a la posibilidad de contar con alguien con capacidad, experiencia, ganas de dar lo mejor de sí, con competencias, experiencia y valores que no se encuentran tan fácilmente en la actualidad.

No perdamos el objetivo por los prejuicios.

Más allá del aspecto social, también hay una razón económica. ¿Es que solo tenemos una vida laboral útil de solo 20 años? ¿Cómo afrontaremos una pirámide demográfica envejecida? ¿Cómo lograremos generar los años y ahorro para el momento de retiro? ¿Por qué no se paga la experiencia? ¿Por qué no se ensamblan equipos con múltiples generaciones, que permitan equilibrar experiencia, innovación y estabilidad emocional? ¿Por qué aplicamos estereotipos -muchas veces falsos- en los procesos de selección? ¿Por qué se prioriza el costo antes que el retorno? ¿Tiene sentido someterse a la alta y costosa rotación de personal, desperdiciando la capacidad de fidelización y experiencia que ofrece la generación X? ¿Por qué en el caso de los jóvenes que no estudian ni trabajan, continúan en la misma situación, a pesar de que hay exoneraciones para las empresas que los contraten? ¿Por qué no hay incentivos para contratar a mayores de 50 ya que es la mayor franja de aportación al sistema y se encuentran desarrollando familias? ¿Cómo lograr la causal jubilatoria, la cual tiende a extenderse? ¿Por qué en el caso de los jóvenes que no estudian ni trabajan, continúan en la misma situación, a pesar de que hay exoneraciones para las empresas que los contraten? 

¿Por qué si contratar mayores de 50?
La riqueza que trae la diversidad. Organizaciones con una visión más global y estratégica no pierden de vista la importancia no solo de la convivencia inter generacional.

Los principales beneficios que tiene el contratar a una persona mayor en una empresa, son:

  • Mejor servicio o calidad de atención al cliente: Un adulto mayor cuenta con un mayor “recorrido” laboral, además de tener la capacidad para distinguir entre las demandas de los usuarios v/s el cumplimiento en la calidad del producto o servicio ofrecido por la organización.
  • Mayor madurez emocional. Han liderado proyectos, personas, y familias y ponen su liderazgo totalmente a disposición de la empresa.
  • Mayor capacidad de fidelización y estabilidad laboral: La persona adulta asume mayor responsabilidad frente al empleo, lo que se traduce en una priorización positiva del trabajo y en una baja tasa de ausentismo laboral. Además, tienen una mayor estabilidad laboral y continuidad del servicio, al entender que las oportunidades de trabajo son restringidas. Menor absentismo laboral.
  • Creatividad frente a problemas: La larga experiencia laboral les entrega un hándicap de creatividad, con el cual pueden hacer frente a situaciones imprevistas que se presenten.
  • Más concentrados: Cumplen con la jornada de trabajo, son más eficientes y tienen menor tentación a entrar a las redes de comunicación y tecnología que un joven.
  • Beneficios económicos: En general, los adultos son mas fáciles de fidelizar. Desde la óptica de los costos de capacitación e inducción al trabajo, la organización no incurre en mayores gastos al incorporar un capital humano con vasta experiencia laboral y cultura organizacional. La experiencia se paga sola. Llevan sus propios contactos a la empresa donde trabajan, debido a la cantidad de años de experiencia y de contacto directo y/o indirecto con los clientes.
  • Vinculación con el mundo real y la responsabilidad social empresarial: La empresa, al contratar adultos, apoya la calidad de vida y expectativas de quienes están en condiciones de seguir aportando al desarrollo del país.

¿Tienes algo que decir? ¿Qué esperas?
El asistencialismo no es la solución, tampoco los sistemas de cuotas; sino que políticas de apoyo activas para la educación e inserción, la responsabilidad social y la gestión del talento.

  • Como sociedad deberíamos de realizar re-planteos. Avanzamos en extender la expectativa de vida, y lógicamente también la edad de jubilación, tenemos jóvenes que ni trabajan ni estudian y personas que recién llegan a la madurez y les imponen su obsolescencia; resulta económicamente insostenible.
  • Somos contradictorios. Vivimos en la sociedad de la información, pero no desarrollamos la ética, ni valoramos la experiencia; disponemos de una pirámide demográfica que arriesga el futuro, pero desaprovechamos los recursos disponibles.
  • Dejemos de lado la hipocresía y apliquemos acciones de "discriminación positiva". El no hacerlo supone no sólo una pérdida del talento sino también de la capacidad de sostener el actual sistema.
  • Fomentemos equipos multi-generacionales. Cada una de las generaciones se caracteriza por contar con diferentes actitudes y conductas hacia la vida y el mundo del empleo. Equilibrar las expectativas, demandas y preferencias de las generaciones que conviven en un mismo contexto laboral constituye un desafío que en épocas de recesión se torna clave. Los empleadores necesitan hoy, más que nunca, rescatar el máximo del talento de su fuerza laboral y actuar desde las fortalezas que presenta cada generación para ganar en competitividad y navegar en contextos adversos.
  • La no discriminación es un derecho y el aprovechamiento de los recursos disponibles es un imperativo social y económico.

Las empresas tendrán que apostar por el desarrollo del talento como pilar de su crecimiento futuro. Más complejo es el papel que deberán cumplir los políticos, que deberán liderar un cambio en el sistema educativo, re-definir el rol del aparato público, para que vuelva a ser un medio -no un fin- y la regulación del mercado de trabajo, que lleva décadas de retraso. Y a todos nosotros, como trabajadores, no nos quedará otra que desarrollar nuestro talento, abrazando, aunque nos pese el aprendizaje permanente.

Resulta imperativo que existan políticas, que se enfoquen, en lograr una mejora en la tasa de empleo de los jóvenes, de los mayores de 50; e incluso de retornar a la actividad de aquellos jubilados, que lo deseen y quieran enseñar o colaborar con las nuevas generaciones.

Todos podemos, aportar a una sociedad más justa; evitando discriminaciones, fomentando la gestión del talento, y apostando a generar "valor" en vez de quedarnos solo en la esfera de los "costos"; y fundamentalmente desarrollar la conciencia social.

Les invito a re significar la responsabilidad social de las empresas, evitar la aplicación de falsos estereotipos para vean más allá de la hoja de vida, más allá de la edad por exceso o por defecto, y que valoren, la esencia de la persona.

Piénsalo, todos podemos aportar a una sociedad más justa.

¿Por qué votar?

  • Para que nuestros legisladores y la sociedad en su conjunto cumplan con los artículos 7° de protección en el goce de la vida, seguridad, trabajo; y 72 consagra un principio general, de amparo a cualquier otro derecho o garantía que sea inherente a la personalidad humana; de la Constitución de la República. Adicionalmente, que cumplan la Ley Nº 18.394 de 24/10/2008, fomenta la flexibilización para acceder a prestaciones de jubilación, intentando una mayor equidad y un mejor acceso al sistema de seguridad social.
  • Para que cumplan la Ley Nº 17.817 en relación a la lucha contra el racismo, la xenofobia y la discriminación, indica en su artículo 1º.- Declárase de interés nacional la lucha contra el racismo, la xenofobia y toda otra forma de discriminación.
  • Realizar la contratación socialmente responsable. Las operaciones de contratación que tienen en cuenta uno o más de los siguientes aspectos sociales: oportunidades de empleo, trabajo digno, cumplimiento con los derechos sociales y laborales, inclusión social (incluidas las personas con discapacidad), igualdad de oportunidades, diseño de accesibilidad para todos, consideración de los criterios de sostenibilidad, incluidas las cuestiones de comercio ético y un cumplimiento voluntario más amplio de la responsabilidad social de las empresas (RSE).

Vote para que la sociedad tome conciencia de esta discriminación; vote para que se cumpla la legislación vigente; vote por que Ud. también pasara por esta discriminación; y su eliminación es un imperativo moral, social y económico.