¡Salvemos el encinar centenario en Cotorredondo (Comunidad de Madrid)!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 15.000!


No podemos permitir que un nuevo negocio arrase nuestra flora

Los vecinos de Cotorredondo conocimos recientemente el proyecto autorizado y consentido desde hace más de un año, de la construcción de una macro-residencia geriátrica a costa de la aniquilación de flora protegida, con unas dimensiones desproporcionadas 

Este mega edificio se encontrará en medio de una zona residencial sin dotación para los servicios básicos que requieren nuestros respetados mayores, sin accesos adecuados en caso de evacuación, entre otros, con el agravante de un reducido margen de tiempo para oponernos a este Goliat.

Queremos lo mejor para ellos y también para nuestro encinar, por eso creemos que éste no es el lugar apropiado para plantear un tema de esta envergadura

Cotorredondo es un pequeño rinconcito en el municipio de Batres (Madrid) próximo al Parque Regional del curso medio del Guadarrama, remanso de paz, lugar privilegiado, balón de oxígeno, poblado por felices animalillos: águilas, búhos, buitres, cigüeñas, jabalíes, zorros, conejos, erizos, murciélagos, lagartos y muchos más, además de su tesoro más preciado: la Quercus Ilex, o la “encina” centenaria y protegida, todo ello hoy en peligro de aniquilación.

Disponemos de muy poco tiempo para paralizar esta locura. Pronto no habrá vuelta atrás, en breves las excavadoras arremeterán sin piedad contra nuestro pequeño paraíso con consecuencias terribles para la flora y fauna de dicha población, y para sus residentes.

Porque hoy alzamos nuestra voz en nombre de nuestro entorno, nuestra naturaleza, nuestra paz y nuestro sosiego: BASTA YA!

Tú puedes contribuir a dar un giro a esta historia, ayúdanos firmando esta petición para pedir la paralización del proyecto. Que los responsables se sienten con nosotros en pos de soluciones consensuadas, que se replanteen otras alternativas, o incluso llegado el caso abandonen.

Firma para detener la construcción de esta instalación desproporcionada en una zona residencial. La tranquilidad de las personas y el respeto por el medio ambiente debe prevalecer por encima de los intereses económicos de las grande empresas constructoras y los políticos.