Petition Closed

El diputado Orozco está incapacitado moralmente para presidir la comisión citada. Dice que los derechos humanos son negociables. Su pensamiento clasista dice que los problemas de fertilidad se dan solo en los estratos altos de la sociedad. Su visión racista y homofóbica le dicta que ni los extranjeros ni los homosexuales deben tener acceso al derecho a la salud. Esta presidencia es, a todas luces, un afrenta para quienes creemos en la igualdad y la dignidad de todas las personas.

Letter to
Presidente de la Asamblea Legislativa de CR Víctor Emilio Granados
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Damaris Quintana Porras
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Carmen María Muñoz Quesada
and 5 others
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Justo Orozco Álvarez
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Víctor Hernández Cerdas
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Óscar Gerardo Alfaro Zamora
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Luis Antonio Aíza Campos
Comisión de Derechos Humanos, Asamblea Legislativa Jorge Alberto Angulo Mora
Cuando asumieron sus cargos en el Primer Poder ustedes juraron ante Dios y la Patria observar y defender la Constitución y las leyes de la República y cumplir fielmente los deberes de su destino.

Como sabrán, el artículo 33 de nuestra Carta Magna reza: "Toda persona es igual ante la ley y no podrá practicarse discriminación alguna contraria a la dignidad humana".

Aún así, en alianza con el Partido Liberación Nacional, el Partido Renovación Costarricense, el Partido Restauración Nacional y el Partido Accesibilidad Sin Exclusión --a los que algunos de ustedes representan-- van a colocar en la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos al diputado Justo Orozco Álvarez.

Considero que este legislador está incapacitado moralmente para presidir la instancia citada. En un articulo del diario La Nación, fechado el 30 de mayo del 2012, declara que los derechos humanos son negociables. Asimismo, expone su pensamiento de forma clara y sin tapujos: los problemas de fertilidad se dan solo en los estratos altos de la sociedad. Para rematar, su visión racista y homofóbica le dicta que ni los extranjeros ni los homosexuales deben tener acceso al derecho a la salud.

Esta presidencia es, a todas luces, un afrenta para quienes creemos en la igualdad y la dignidad de todas las personas. Ambos principios están contemplados en la Constitución que ustedes han jurado defender.

Valga recordar que su responsabilidad no es solo política sino deontológica. Esta tiene que ver con los valores y principios que rigen en los distintos oficios, desde la política a la medicina, desde la abogacía a la construcción. Tiene que ver con lo que está bien y lo que está mal, con lo que se "puede" o se "debe" hacer. Con que un acto sea legal no quiere decir que sea deontológicamente aceptable. Por eso, exijo la dimisión inmediata de Justo Orozco como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa.

Atentamente,

[Su nombre]