Salvemos Guadalquitón

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


Guadalquitón

Guadalquitón

La finca de Guadalquitón, San Roque (Cádiz) incluye la zona mejor conservada del litoral mediterráneo de esta comarca, con playas vírgenes, complejos dunares, el único bosque litoral de alcornoques y acebuches que se conserva en la zona y una enorme biodiversidad, con numerosas especies catalogadas y protegidas legalmente.. Tiene que seguir siendo parque de los Alcornocales, sería inadmisible que una zona de tal valor fuera urbanizada.
Como toda la Costa del Sol está sometida al acoso de la presión urbanística, rodeado al norte por la urbanización de lujo Sotogrande, al sur por la urbanización La alcaidesa, al oeste por la Autovía E-15 y El San Roque Club y finalmente al este por el Mar Mediterráneo.
Verdemar Ecologistas en Acción afirma que se debe garantizar la protección de los terrenos que unen Borondo y Guadalquitón con el Parque Natural de Los Alcornocales, e insta a la Junta de Andalucía para que estas fincas se protejan y entren a formar parte de la red de Espacios Protegidos de Andalucía como “Corredor Verde y Los Alcornocales”
Urge tomar postura y movilizarse para evitar la destrucción de Guadalquitón.
Existen varias razones que así lo avalan:
- Es el último reducto de alcornocal que llega hasta la playa en todo el Mediterráneo oriental.
- Contiene zonas húmedas de gran valor , identificadas en los arenales costeros.
- En su interior hallamos más de 200 taxones de flora de gran diversidad y de enorme interés botánico.
- Alberga especies endémicas en peligro de extinción.
- La sola presencia del quiróptero amenazado, como el murciélago ratonero mediano, especie esta incluida en la directiva hábitat europeo,ya justifica de sobra que sea una zona protegida.
- Lo mismo sucede con la presencia de la araña negra de los Alcornocales.
- En la finca encontramos más siete especies de invertebrados amenazados.
- En cuanto a las aves, destaca la presencia de águilas pescadoras.
- Todo ello convierte a Guadalquitón en un patrimonio natural y de biodiversidad de incalculable valor.
- Por si todo fuera poco, existen también restos arqueológicos.
- A estás alturas y tras la crisis económica sufrida tras la explosión de la burbuja inmobiliaria, resulta incomprensible que el modelo de desarrollo que se proponga para esta zona, sea el retorno al ladrillo y la esquilmación del patrimonio natural y arqueológico.