Petición cerrada

Paz en Colombia y Paz para Venezuela

Esta petición ha conseguido 304 firmas


Los y las artistas, intelectuales y académicos colombianos, ciudadanos y ciudadanas, expresamos nuestra honda preocupación por las crecientes amenazas y castigos contra Venezuela por parte algunos Estados de América Latina,  promovidos por el gobierno de  Estados Unidos, entre los cuales, lamentablemente, se encuentra Colombia.

Nos mueve nuestra convicción inalterable de que lo que suceda en uno de los países de América Latina y El Caribe afecta de manera determinante en  toda  la región.

Reiteramos nuestra profunda convicción en el respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos y nuestro anhelo de que la Paz de Colombia se consolide no sólo en el territorio, sino que sirva de paradigma para la Paz de la región. Saludamos la Declaración del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reunido en Ginebra y firmado por 57 países y las voces de intelectuales y artistas del mundo que claman por una pronta solución a la amenaza a la autodeterminación de Venezuela.  

No se trata de estar de acuerdo o no con el presidente Maduro o con las políticas de esa nación. Pero nadie puede negar que su gobierno  fue elegido por voto popular. Y que  la Constituyente del 30 de julio, contó con más ocho millones de votos en un país de 32 millones de habitantes.

De lo que se trata es de encontrar salidas iluminadoras a la crisis. El comienzo de la solución tiene que empezar por parar las pretenciones de desestabilizar un gobierno legítimo con procedimientos de provocación y terror que alientan la violencia y buscar mediante el diálogo, atemperar las voces guerreristas, amenazantes y violentas de gobiernos con el eco irresponsable de  medios de comunicación que claman por la destitución del presidente Maduro y del gobierno de Venezuela.

Algunos de los gobiernos que claman por la destitución o el golpe carecen  de autoridad moral. Son gobiernos que ya que no cuentan con respaldo alguno de sus pueblos, como por ejemplo los de Argentina y Brasil, entre otros. El del señor Temer de Brasil es  un gobierno  de facto.

A los colombianos y colombianas nos avergüenzan y duelen las declaraciones del presidente Santos en contra de la legitimidad de más de 8 millones de votos por la Constituyente en Venezuela. Colombia no puede amenazar a Venezuela con la ruptura de relaciones.  Estamos unidos no sólo por una frontera de dos mil kilómetros, sino por una historia  y una memoria común.         

Es indudable que lo que está detrás de toda esta campaña contra el gobierno de Venezuela es el petróleo. Venezuela tiene la reserva de petróleo más grande del mundo. Y los Estados Unidos la quieren y están dispuestos a lo que sea para lograrlo.

En América Latina y El Caribe sabemos lo que representan las guerras para arrebatar a las naciones sus recursos naturales, entre los cuales el petróleo  y las campañas mediáticas que las preceden y acompañan. Primero se destituye un país, un pueblo, un gobierno, una cultura y después se invade militarmente sin mayor oposición. Los demócratas del mundo conocen las consecuencias de las guerras recientes.  Han sido guerras atroces, verdaderas  invasiones que con el pretexto de “restaurar la libertad y la democracia”  han  destruido pueblos y culturas en  Irak, Libia, Ucrania y  Siria y han dejado una estela aterradora de muertos y desplazados. Varias de estas guerras han sido por el petróleo. No queremos ese destino para ningún país de América Latina.

Por eso llamamos al pueblo colombiano, a los medios de comunicación  y al gobierno del presidente Santos para que cesen los ataques irresponsables contra un país hermano y nos concentremos en consolidar la Paz de Colombia y en mediar, si es necesario,  para que Venezuela de manera soberana pueda encontrar  sus propias soluciones.

Colombia está viviendo uno de los acontecimientos más importantes del siglo. Está construyendo la Paz, luego de un conflicto armado que dejó nueve millones de víctimas! Esta Paz está llena de obstáculos. Muchos de los que piden el derrocamiento en Venezuela son los mismos que llaman a volver trizas los acuerdos de paz en Colombia. Hay que hacer la diferencia con el respeto al derecho ajeno, mirar el país hacia adentro y concentrarnos en lo que verdaderamente nos corresponde: consolidar la Paz en el territorio y en el Continente, erradicar la corrupción y parar la muerte.

 



Hoy: Colombianos por la paz entre Colombia y Venezuela cuenta con tu ayuda

Colombianos por la paz entre Colombia y Venezuela necesita tu ayuda con esta petición «Paz en Colombia y Paz para Venezuela». Únete a Colombianos por la paz entre Colombia y Venezuela y 303 personas que ya han firmado.