Alto a la quema de cohetes entre las 0 horas y las 10 horas en Ocotlán, Jalisco.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


TODOS QUIENES SUSCRIBIMOS, mexicanos y mayores de edad, en pleno uso de nuestros derechos y facultades ciudadanas, cuyos nombres y generales se encuentran adjuntos a la lista de firmantes, señalando domicilio para recibir todo tipo de notificaciones el ubicado en la Calle Madero 174c, Colonia Centro de esta ciudad de Ocotlán, Jalisco, Jalisco, ante Usted respetuosamente comparezco a efecto de

 E X P O N E R:

 De conformidad a lo dispuesto por los artículos 1, 6, 7, 8, 16 y 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, venimos a solicitar actúe y aplique la normatividad vigente con relación a que:

 PRIMERO.- El Bando de policía y buen gobierno de Ocotlán, Jalisco establece en el artículo 1 que dicho ordenamiento es de observancia general e interés público, por lo que es aplicable para todas las personas que residan permanente o transitoriamente en el municipio de Ocotlán, Jalisco. También, el artículo 2 establece que la finalidad de tal disposición tiene como finalidad la de “preservar el espacio público como lugar de convivencia y civismo, en el que todas las personas puedan desarrollar con libertad sus actividades, con pleno respeto a sus derechos humanos, su dignidad, a los derechos de los demás y a la pluralidad de expresiones culturales, políticas, lingüísticas y religiosas de la diversidad existente en Ocotlán, Jalisco”. Del articulo 3 del bando de policía y buen gobierno, se establece que:

 “Las finalidades especificas del presente Bando son:

 I.              Preservar la ciudad como especio colectivo en el que todas las personas tienen derecho a convivir y a encontrar las condiciones para su realización personal, política, social, con las condiciones ambientales óptimas, lo cual implica asumir también los deberes de la solidaridad, el respeto mutuo y la tolerancia;

II.             Ordenar las relaciones de la convivencia ciudadana;

III.            Establecer las medidas encaminadas específicamente al fomento y a la promoción de la convivencia y el civismo en el especio público;

IV.            Identificar en la convivencia local cuales son los bienes jurídicos protegidos y tutelados;

V.             Prever cuáles son las normas de conducta en cada caso y sancionar aquellas que puedan perturbar, lesionar o deteriorar tanto la propia convivencia ciudadana, como los bienes que se encuentran en el espacio público que le debe servir de soporte;

VI.            Garantizar, promover, asegurar y respetar los derechos humanos de los habitantes que residan permanente o transitoriamente en el Municipio de Ocotlán y;

VII.          Prever las medidas especificas de intervención para el cumplimiento de las disposiciones de la materia”.

 Así las cosas y de los dispositivos jurídicos antes invocados, se deduce que una de las principales obligaciones del gobierno municipal es la de garantizar y promover los derechos humanos en el ámbito de sus facultades tal cual lo establece el artículo primero de la propia Constitución Política de la República, y que vinculada con el bando de policía y buen gobierno del municipio se establece meridianamente que el Ayuntamiento es responsable y garante de la aplicación de las garantías fundamentales dentro del territorio del municipio.

 Teniendo en cuenta lo antes dicho, quienes suscribimos somos consientes de que la responsabilidad del Gobierno de Ocotlán en materia de medio ambiente debe de asegurar los ordenamientos municipales en la materia para que todos los vecinos y habitantes de nuestra ciudad, ordenada y cívicamente, respetemos los derechos de todas las personas con relación a un medio ambiente sonoro saludable.

 SEGUNDO.- Es de conocimiento público que al realizarse una festividad, generalmente religiosa y en un horario inadecuado por las madrugadas, algunos feligreses y ciudadanos ocotlenses salen a las calles para manifestar su devoción mediante la quema de pirotecnia y utilización de productos de pólvora conocidos generalmente como “cuetes” o “petardos”, mismos que irrumpen la tranquilidad de muchos ocotlenses en horas inconvenientes para la mayoría. Quienes suscribimos somos consientes de que a esos ciudadanos les asiste el derecho de manifestar la fe a su culto religioso, lo cual en ningún sentido perjudica a los derechos de terceros siempre y cuando tal manifestación se realice en un ambiente de tolerancia y respeto a los demás ciudadanos. Sin embargo, lo que no es aceptable es que, como se ha dicho, en horarios inapropiados en la madrugada la quema de tales artefactos pirotécnicos irrumpe en la tranquilidad de los ocotlenses teniendo como consecuencia un medio ambiente acústico de mala calidad en perjuicio de quienes suscribimos, quienes entre otras cosas somos trabajadores, madres, padres, etc que nos vemos perjudicados en nuestra vida diaria. 

             Luego entonces, con base a lo antes dicho, la omisión del Gobierno Municipal de no aplicar el Bando de policía y buen gobierno perjudica y lesiona el derecho fundamental a un medio ambiente acústico sano y saludable, por lo que desde este momento le solicitamos respetuosamente que aplique a cabalidad la disposición normativa en cita para efectos de lograr convivencia ciudadana sana, responsable, con respeto a la comunidad y a los derechos humanos de la totalidad de los residentes de Ocotlán, Jalisco, lo cual conlleva a que las personas que hacen uso de pirotecnia en horarios inadecuados se hagan acreedores a multas y sanciones administrativas por parte del municipio tal cual lo prevé el reglamento en cita en sus artículos 17 y 18. Del mismo modo, el artículo 25 de tal ordenamiento es claro en sus fracciones I, VII, VIII, XII pues establece que

 “Son infracciones contra la convivencia social, las siguientes:

I.- Causar escándalos o participar en ellos, en lugares públicos o privados; multa $219.12-438.24 o arresto por 10 horas.

VII.- Ocasionar molestias con emisiones de ruido superiores a los 68 decibeles de las 6:00 a las 22:00 horas y 40 decibeles de las 22:00 horas a las 6:00 horas del día siguiente, que son los límites máximos permisibles en el Municipio de Ocotlán, Jalisco, de conformidad además con la Norma Oficial Mexicana NOM 081 ECOL 1994; multa $365.20-1,460.80 o arresto por 24 horas.

 VIII.- Ocupar las áreas y vías públicas sin contar con concesión, permiso, licencia o autorización otorgada legal y expresamente; multa $365.20-1,460.80 o arresto por 36 horas.

XII.- Todas aquellas que atenten contra la convivencia y el bienestar colectivo; multa $219.12-1,460.80 o arresto por 24 horas.”

             De lo antes mencionado, es dable y es obligación del gobierno municipal acatar y aplicar la normatividad antes citada para efectos de garantizar un medio acústico sano para los habitantes de Ocotlán. Sirven como referencia los siguientes criterios jurisprudenciales para la autoridad municipal:

 

DERECHO HUMANO A UN MEDIO AMBIENTE SANO. SU CARACTERIZACIÓN COMO UN DERECHO QUE A SU VEZ IMPLICA UN DEBER.

 

Del contenido del derecho humano a un medio ambiente sano, reconocido por los artículos 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 11 del Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, "Protocolo de San Salvador", así como del principio 1 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente de 1972 y principios 1 y 11 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992, deriva su caracterización como un derecho que a su vez implica un deber, en virtud de que, por una parte, se reconoce el derecho fundamental de los ciudadanos a acceder a un medio ambiente de calidad tal que les permita llevar una vida digna y gozar de bienestar, derecho que las autoridades del Estado deben proteger, vigilar, conservar y garantizar; y, por otra, el reconocimiento de este derecho fundamental se vincula con la obligación de los ciudadanos de proteger y mejorar el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras.

 PRIMERA SALA[1]

 DERECHO HUMANO A UN MEDIO AMBIENTE SANO. SU CONTENIDO.

 El derecho a un medio ambiente sano está reconocido en el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el ámbito internacional, en el Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, también llamado "Protocolo de San Salvador", en la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente de 1972 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano) y en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992. Del contenido de este derecho humano se desprende la obligación de todas las autoridades del Estado de garantizar la existencia de un medio ambiente sano y propicio para el desarrollo humano y el bienestar de las personas. Tal mandato vincula tanto a los gobernados como a todas las autoridades legislativas, administrativas y judiciales, quienes deben adoptar, en el marco de sus competencias, todas aquellas medidas necesarias para la protección del ambiente.

 PRIMERA SALA[2]

 DERECHOS A LA SALUD Y A UN MEDIO AMBIENTE SANO PARA EL DESARROLLO Y BIENESTAR. ACCIONES QUE DEBE REALIZAR EL ESTADO MEXICANO PARA SU SALVAGUARDA Y PARA AJUSTARSE A LOS ESTÁNDARES INTERNACIONALES, EN MATERIA DE MEDIDAS DE RESTRICCIÓN A LA CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS POR LA APARICIÓN DE CONTINGENCIAS AMBIENTALES.

 El Estado Mexicano (tanto a nivel federal, como local) tiene la obligación de realizar las gestiones necesarias para la salvaguarda del medio ambiente y del derecho a la salud, ya que existen normas nacionales e internacionales que defienden y consolidan el derecho de la persona humana a vivir en un medio ambiente sano, el cual ha dejado de ser asunto de uno o dos Estados, para pasar a ser un tema mundial. Así, para la efectividad del derecho a un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar, previsto en el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es evidente y patente que constituye una obligación a cargo del Estado Mexicano, llevar a cabo acciones tendentes a proteger el medio ambiente, acceder al derecho a la salud y evitar el daño a ésta por la aparición de contingencias ambientales. En estas condiciones, si bien es cierto que, prima facie, es constitucionalmente válido restringir por razón de emergencia natural, la circulación de vehículos, también lo es que el propio Estado debe realizar acciones como: mejorar la calidad de los combustibles; proveer y garantizar medios de transporte público eficiente y que propicie que los gobernados dejen de usar sus vehículos particulares; controlar que las unidades de servicio público dejen de ser obsoletas y abiertamente contaminantes, como en la actualidad lo son; vigilar y evitar que la llamada industria "con chimeneas" continúe abiertamente emitiendo contaminantes al medio ambiente que dañan igual o más que los propios vehículos la salud de los pobladores, entre otros. Por tanto, si el Estado Mexicano lleva a cabo las acciones indicadas, consolidará su calidad de rector en la protección al medio ambiente y será copartícipe en la mejora en la calidad del aire, lo que permitirá estimar que México se ajusta a los estándares contenidos en los tratados internacionales, además de que armoniza su propia condición al marco normativo mundial.

 TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.[3]

 MEDIO AMBIENTE. CARACTERÍSTICAS DE LOS PRINCIPIOS DE PREVENCIÓN Y PRECAUTORIO, APLICABLES A LOS RIESGOS EN ESA MATERIA.

 El principio de prevención conduce a un accionar destinado a evitar o disminuir riesgos ciertos; hay identificación plena del factor que produce el daño y de éste; en cambio, el principio precautorio se aplica a los riesgos inciertos, es decir, se desarrolla dentro de un espectro de incertidumbre en cuanto a la existencia y consecuencias de una conducta o actividad determinada en el medio ambiente, por lo que la elección de las acciones preventivas se lleva a cabo a partir de la evidencia científica existente sobre los posibles impactos de aquélla.

 TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.[4]

 Por lo antes expuesto y por encontrarse debidamente fundado, motivado y ajustado a Derecho, a Usted respetuosamente le

 P E D I M O S:

 PRIMERO.- Acatar, aplicar y hacer exigible el bando de policía y buen gobierno de Ocotlán, Jalisco, para efectos de sancionar administrativamente a las personas que utilizando artefactos pirotécnicos trasgredan la normatividad municipal aplicable.

 SEGUNDO.- Acuerdo ajustado a derecho emitido por ésta autoridad de conformidad a lo establecido al derecho de petición en el artículo octavo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.


[1] Época: Décima Época. Registro: 2015824. Instancia: Primera Sala. Tipo de Tesis: Aislada. Fuente: Semanario Judicial de la Federación. Publicación: viernes 08 de diciembre de 2017 10:20 h. Materia(s): (Constitucional). Tesis: 1a. CCXLIX/2017 (10a.). 

 
[2] Época: Décima Época. Registro: 2015825. Instancia: Primera Sala. Tipo de Tesis: Aislada. Fuente: Semanario Judicial de la Federación. Publicación: viernes 08 de diciembre de 2017 10:20 h. Materia(s): (Constitucional). Tesis: 1a. CCXLVIII/2017 (10a.).  

 
[3] Época: Décima Época. Registro: 2014304. Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito. Tipo de Tesis: Aislada. Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación. Libro 42, Mayo de 2017, Tomo III. Materia(s): Constitucional. Tesis: I.3o.A.1 CS (10a.). Página: 1907

 
[4] Época: Décima Época. Registro: 2011357. Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito. Tipo de Tesis: Aislada. Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación. Libro 29, Abril de 2016, Tomo III. Materia(s): Administrativa. Tesis: I.3o.A.17 A (10a.). Página: 2507. 

 



Hoy: Icarian cuenta con tu ayuda

Icarian OM necesita tu ayuda con esta petición «Paulo Gabriel Hernandez Hernandez: Alto a la quema de cohetes entre las 0 horas y las 10 horas en Ocotlán, Jalisco.». Súmate a Icarian y 95 persona que han firmado hoy.