No a los perros atados durante 23 horas al día permitido por Ley en las Islas Baleares.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Vivo en Alaró, un pueblo de Mallorca. Una isla que ofrece la imagen de un lugar desarrollado y cosmopolita, pero que mantiene vigente una Ley de Protección de los Animales (BOIB» núm. 58, de 14/05/1992) que contiene un artículo que hiere profundamente la sensibilidad de las personas que les queremos y que, sobre todo, atenta contra su bienestar:

Artículo 22.

1. Cuando los perros deban permanecer atados a un punto fijo, la longitud de la atadura no podrá ser inferior, en ningún caso, a tres metros, y será, como mínimo, la medida resultante de multiplicar por cuatro la longitud del animal, comprendida entre el morro y el inicio de la cola. Siempre que sea posible, la cadena de sujeción del animal se dispondrá de manera que pueda correr a lo largo de un alambre de mayor longitud aplicable. El animal tiene que poder llegar con comodidad al habitáculo para poderse cobijar y a un recipiente con agua potable.

2. Si el perro debe permanecer atado la mayor parte del tiempo, es obligatorio dejarlo libre una hora al día, como mínimo, para que pueda hacer ejercicio.

En consecuencia, en mi Comunidad Autónoma se da cobertura legal a las condiciones en las que vive Roc en Alaró. Se trata de un perro de raza grande y color canela.  Vive en una parcela, solo, dentro de un recinto enrejado y atado a un punto fijo. La longitud de la atadura es superior a tres metros. Su propietario sólo tiene la obligación de dejarlo libre una hora al día, si es que lo hace.

Para acabar con esta situación y con la de numerosísimos perros de la isla, propongo sustituir el contenido de los mencionados artículos por el siguiente:

Artículo 22

1.     Se prohíbe mantener a los animales atados o encerrados permanentemente o por tiempo o en condiciones que puedan suponer sufrimiento o daño para el animal, o mantenerlos aislados del ser humano u otros animales en caso de tratarse de animales de especies gregarias.