Petición cerrada

POR EL RESPETO AL LIBRE USO DE LA PROPIEDAD PRIVADA, EL DERECHO A ELEGIR EL LUGAR DE RESIDENCIA Y POR UN MODELO DE RENOVACIÓN TURÍSTICA INTELIGENTE PARA LA ISLA DE GRAN CANARIA Y TODA CANARIAS.

Esta petición ha conseguido 6.279 firmas


El Parlamento de Canarias aprobó recientemente el Decreto 85/2015 de 14 de mayo por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias. Bajo esta nueva norma, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana en la isla de Gran Canaria y con la cooperación de la empresa Gesplan ligada al Gobierno de Canarias, han redactado el PGO, Plan General de Ordenación urbana, en el que se establece y clasifica el suelo en función del uso destinado al mismo dentro del municipio.Al amparo del mencionado Decreto y PGO estas instituciones pretenden prohibir el uso residencial permanente en las zonas que sean finalmente establecidas como turísticas así como el libre uso como segunda residencia tal como venían disfrutando residentes y/o propietarios en estas zonas ya fuera para disfrute personal o alquiler.El Parlamento de Canarias, el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana pretenden hacer creer a la población que el mayor problema de la renovación turística es el uso residencial en determinadas áreas con el fin de desgastar a los pequeños propietarios en favor de las grandes empresas del sector turístico.Estas instituciones, sin embargo, no han tenido en cuenta que la renovación turística de estas zonas puede llevarse a cabo sin vulnerar el libre derecho a residencia del artículo 19 de la Constitución española. Por si esto fuera poco, la propia Constitución establece en el artículo 33 el derecho a la propiedad privada y a la herencia indicando que las delimitaciones a este principio sólo podrán establecerse "por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes". Así pues estas instituciones, que bien podrían emprender con cierta justificación una declaración de las zonas turísticas como causa justificada de utilidad pública o interés social debido a la importancia del turismo en Canarias, pretenden saltarse no sólo el derecho anteriormente mencionado de la residencia sino las posibles indemnizaciones por expropiación que les corresponderían a los propietarios y a los más de 17.000 residentes en las zonas turísticas del municipio de San Bartolomé de Tirajana.Con esta norma, por tanto, pretenden las instituciones ahorrar un dinero a las arcas públicas en indemnizaciones y favorecer los intereses de determinadas empresas turísticas por descubrir, entre las cuáles quizás estén aquellas que han ayudado a instaurar la cultura del "todo incluido" que tanto ha perjudicado a las pequeñas empresas turísticas situadas en las áreas ahora en conflicto y que han tenido que cerrar en los últimos años perjudicando, entre otras cosas, al empleo.El Parlamento de Canarias, el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana se olvidan además de otras posibilidades dentro de la ley para la renovación turística del municipio tales como el control a través de inspectores sobre los alquileres ilegales, la posibilidad de rebajas en el IBI, o alternativas similares, para propietarios de apartamentos y bungalows que decidan poner en explotación turística y de forma legal sus propiedades, hecho que podría hacer que algunos se animen a regularizar su situación o poner a disposición de empresas de explotación por primera vez su propiedad. Otra medida podría ser la imposición por ley a las comunidades de propietarios que comparten el uso residencial con el turístico de asignar un importe anual de sus cuentas a las reformas necesarias para que éstas camas y complejos por fin puedan renovarse y cumplir con sus obligaciones ofreciendo una mejor imagen. Igualmente podría imponerse un impuesto o tasa de renovación a hoteles y apartamentos de uso exclusivamente turístico que se puede invertir luego, con obligación legal, en renovación de las zonas públicas turísticas o para proyectos de recuperación medioambiental como por ejemplo, al Parque Natural de las Dunas de Maspalomas. Por último, el punto quizás más importante para una correcta renovación turística recae sobre las administraciones públicas, las mismas que intentan "escaquearse" y expropiar sin indemnizaciones a los pequeños propietarios, en lo relativo a las reformas, a través de proyectos serios, de las zonas públicas dentro del área turística. El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha venido desarrollando una política de reformas nefastas, ampliando aceras en Playa del Inglés, aceras que tras un año o dos de uso se encuentran en muchos casos en un estado cuando menos irregular en tan corto espacio de tiempo por el escaso mantenimiento, limpieza o por la mala planificación de la reforma en sí misma, sirva como ejemplo los empedrados en zonas recientemente reformadas y que ya se encuentran con algunos tramos levantados por el paso de vehículos, el abandono del Parque Europeo y la reforma eterna de los alrededores del Centro Comercial Águila Roja en Playa del Inglés o el abandono del Centro Comercial Faro 2 en Maspalomas. Todas estas reformas han causado molestias a los turistas por su eterna duración incomprensible, el cierre de negocios en zonas comerciales y la imposibilidad de encontrar aparcamientos al verse disminuidos en número tras la ampliación de aceras, tanto para residentes como para trabajadores e incluso turistas, los cuáles suelen en algunos casos utilizar coches de alquiler. En este sentido el Ayuntamiento quizás esté intentado forzar a los pequeños comerciantes y propietarios de apartamentos y bungalows al desgaste para que terminen cerrando sus negocios, vendiendo sus propiedades o cediéndolas para la explotación turística. Ya es hora de proyectos bonitos, serios, de ocio y de transporte público para turistas en estas áreas que mejoren la imagen, el servicio y la calidad de nuestro producto. Servicios de los que se beneficiarían también los residentes en la zona.Estas son sólo algunas alternativas, también podrían ser muchas otras, pero en cualquier caso lo que es seguro es que el Decreto aprobado por el Parlamento de Canarias y el PGO de San Bartolomé de Tirajana son medidas que favorecen a algunos pocos, seguramente los de siempre, y que no aseguran el futuro de la zona turística, lo único que hacen es prohibir el uso residencial.Los enemigos, por tanto, de la renovación turística no son los pequeños propietarios o comerciantes del área turística; más bien los enemigos son aquellos que no piensan en la recuperación medioambiental de la zona, en la proposición de medidas que permitan la convivencia residencial y turística (que de siempre ha existido), el transporte público, proyectos de nuevas áreas de ocio o ayudas para las reformas de las ya existentes, etc.Digamos a los políticos que hay mejores ideas que las actuales que nos intentan imponer y que además apuntan a ser anti inconstitucionales. Hagamos que rectifiquen y demostremos que los ciudadanos sabemos lo que es el turismo porque entre todos en Gran Canaria, y en el conjunto del archipiélago canario, lo hemos construido y trabajado desde hace muchísimos años. Firma esta petición para la rectificación o derogación del Decreto 85/2015 del Gobierno de Canarias y el PGO de San Bartolomé de Tirajana.


Hoy: SAMUEL JESÚS cuenta con tu ayuda

SAMUEL JESÚS CRUZ DELGADO necesita tu ayuda con esta petición «Parlamento de Canarias, Gobierno de Canarias y Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana: POR EL RESPETO AL LIBRE USO DE LA PROPIEDAD PRIVADA, EL DERECHO A ELEGIR EL LUGAR DE RESIDENCIA Y POR UN MODELO DE RENOVACIÓN TURÍSTICA INTELIGENTE PARA LA ISLA D...». Únete a SAMUEL JESÚS y 6.278 personas que ya han firmado.