Solución para los enfermos mentales graves que no se quieren medicar

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Familiares y simpatizantes de los enfermos  mentales graves que no se quieren medicar denunciamos  su situación y pedimos soluciones.

 

Un limbo legal somete a los enfermos y familiares a serios problemas sanitarios y jurídicos.-

 

Somos un grupo de familiares de enfermos mentales graves que no se quieren medicar y que queremos mostrar nuestra indignación y frustración ante la inseguridad de atención médica y jurídica a la que están sometidos desde hace años.

 

Aunque al parecer algo se mueve en los últimos tiempos, ahí está el ejemplo de la Asociación Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses que se ha planteado este reto, a día de hoy y desde la legalidad poco se puede hacer con los enfermos mentales graves que no quieren medicarse.

 

El principal escollo para legislar sobre este tema parece ser el respeto a la autonomía del paciente que decide no medicarse. Por experiencia propia con familiares directos, los afectados opinamos que entre el respeto a dicha autonomía y el abandono y desamparo asistencial de estos enfermos hay una fina línea que nadie se atreve o quiere regular. En consecuencia, por este exceso de celo garantista, “tenemos a nuestros familiares cada vez con más deterioro físico, psíquico y social”.

Al mismo tiempo nos preguntamos si “acaso esto no es un daño y perjuicio incluso reclamable”.

 

La prensa nacional ya se ha hecho eco en más de una ocasión de este grave problema, sin que hasta ahora se haya solucionado.

 

Una solución sería, según expertos psiquiatras entre los que se encuentra la Asociación Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses,  la regulación del tratamiento ambulatorio involuntario porque es una medida menos restrictiva de derechos que el internamiento y menos radical y compleja que la incapacitación. Evitaría ingresos y recaídas, favorecería la adherencia al tratamiento, lo que disminuiría el sufrimiento personal, los costes del sistema, mejoraría la convivencia familiar y reduciría las conductas violentas. En este caso no hay restricción de  libertad porque estamos ante la pérdida de la salud mental y de la libertad de poder decidir. No existe ruptura de la alianza terapéutica pues son enfermos sin consciencia de su enfermedad, con una capacidad de introspección  mínima o inexistente. Se reduciría  la discriminación y el estigma social de estos enfermos y controlar mejor las conductas disruptivas  que presentan cuando no reciben tratamiento.

 

Según el prestigioso psiquiatra y forense José Carlos Fuertes Rocañín, en declaraciones al Diario Médico, “la actual legislación genera una situación incómoda para el médico, peligrosa para el enfermo, frustrante para la familia y económicamente negativa para los sistemas públicos de salud”.

 

En  nuestra opinión, “ya es hora que alcemos la voz alto y claro para que de una vez por todas se regule esta situación y por supuesto, como es de sentido común, con las máximas garantías clínicas y legales para los enfermos”.



Hoy: RAFA cuenta con tu ayuda

RAFA GUERRERO necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: Solución para los enfermos mentales graves que no se quieren medicar». Únete a RAFA y 157 personas que ya han firmado.