Eólicos amenazan el patrimonio histórico-cultural y natural de Sigüenza y Alto Henares.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


A las centrales eólicas ya existentes en Guadalajara, como el complejo de Maranchón, una de las mayores centrales eólicas de Europa en potencia (208 MW), quieren sumar otras cuatro centrales (435 MW) rodeando la Ciudad monumental de Sigüenza y varios espacios protegidos de alto interés medioambiental como el Parque Natural del Río Dulce, famoso por los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente, o el espacio de la red europea Natura 2000 del Río Salado y sus salinas, entre otros.  

  • Piedrablanca (148 MW): Sigüenza, Sienes, Miño de Medinaceli
  • Sierrezuela (101 MW): Negredo, Viana de Jadraque, Huérmeces del Cerro y Baides
  • Caveros (98 MV): Torremocha del Campo
  • Castillar (88 MW): Algora

Si estos proyectos se realizan, nuestros pueblos quedarán seriamente afectados por el impacto de esta macrocentral eólica troceada en 4 proyectos de gran dimensión. Toda la zona sufriría las consecuencias en el turismo y en la economía local, así como un gran daño en su riqueza medioambiental. Perderíamos uno de los pocos lugares de Europa que aún conservan un cielo sin apenas contaminación lumínica y, sin duda, la instalación de esta macrocentral agudizaría el grave problema de la despoblación de la zona.

Pedimos tu colaboración para evitar la instalación de estas macrocentrales eólicas en una comarca con un valioso patrimonio natural y cultural, que verá muy comprometido el modo de vida y desarrollo basado en su conservación.

Ayúdanos a conservar la belleza de Sigüenza y de la comarca del Alto Henares, firma esta petición.

La central eólica La Sierrezuela afectará a los municipios de Negredo, Viana de Jadraque, Huérmeces del Cerro y Baides (Guadalajara); la de Piedrablanca, a Sigüenza, Sienes (Guadalajara) y Miño de Medinaceli (Soria); la de Caveros, a Torremocha del Campo (Guadalajara), y la de Castillar, a este último municipio y Algora (Guadalajara). El impacto negativo alcanzaría a diversas pedanías de la comarca, que poseen un notable interés sociocultural, medioambiental y paisajístico. El sector se convertirá en una suerte de monocultivo de macroaerogeneradores, en total 138, con 109 m de altura de la torre y 142 m de diámetro de cada pala (el punto más alto estaría cercano a los 200 m de altura).

La instalación de centrales eólicas resulta muy impactante para el territorio y, entre otras consecuencias, podemos señalar como principales efectos negativos de la instalación de la macrocentral eólica en Sigüenza y la comarca del Alto Henares: 

  • Ruidos, luces parpadeantes, efectos ópticos y campos electromagnéticos perjudiciales con potenciales daños para la salud humana.
  • Deterioro del patrimonio cultural, histórico y arqueológico de nuestros pueblos, que se verían claramente afectados en aspectos relacionados con la asistencia de visitantes a la comarca.
  • Construcción de accesos a los aerogeneradores que destruyen el suelo, la vegetación y el paisaje, además de fragmentar el territorio e impedir a muchas especies desplazarse en su hábitat.
  • Balance negativo en el empleo y en la actividad económica local, dado que se destruye más empleo del que se genera por la presencia de la central eólica. Entre otros sectores, supondría un lastre importante para la hostelería y el turismo de la zona.
  • Supuestos beneficios económicos para los municipios afectados, a modo de tasas y licencias, que en realidad no mejoran la calidad de vida ni el bienestar de sus ciudadanos y no compensan los daños irreversibles causados en el medio.
  • Pérdida de patrimonio personal por la devaluación de inmuebles producida por un entorno transformado en un paisaje industrializado.
  • Nefasto impacto visual en el paisaje, que queda perturbado por la presencia y el tamaño de los aerogeneradores y las líneas de alta tensión.
  • Consecuencias negativas para la biodiversidad, tanto en la flora como en la fauna, especialmente por la elevada mortalidad de aves y murciélagos. Las centrales eólicas se situarían en las inmediaciones de zonas protegidas para las aves (ZEPAS) y supondría la destrucción de hábitats.
  • Contaminación acústica. Alrededor de cada turbina eólica se genera un considerable de nivel de ruido, que suele alcanzar distancias de hasta 1500 m, con un valor de 30 dB de presión sonora, comparable al ruido de fondo de una zona rural en condiciones de calma.

Nuestro patrimonio cultural y natural es irreemplazable y un tesoro digno de ser protegido.

Ayúdanos a conservarlo por el bien de todos y para las generaciones futuras.

 ¡Eólicas sí, pero no así!

Si estás de acuerdo, firma para que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente no admita la instalación de las centrales eólicas previstas en nuestra comarca y que se comprometa a decretar una moratoria a la implantación de centrales eólicas hasta que no se regule una ordenación eólica regional compatible con un desarrollo sostenible y la protección medioambiental.

NOTA:

Sigüenza fue declarada Conjunto Histórico Artístico por Decreto 1504/1965 de 20 de mayo, así como Bien de Interés Cultural en virtud de la disposición adicional primera de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.(2017/12291).Leyes de amparo; Ley 16/1985, de 25 de Junio, del Patrimonio Histórico Español, aplicable a un Conjunto Histórico Artístico, Articulo 17, Ley 4/2013, de Patrimonio Cultural de Castilla la Mancha, articulo 26, Decreto 34/2017, de 2 de mayo.



Hoy: AMESAH cuenta con tu ayuda

AMESAH necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente: Eólicos amenazan el patrimonio histórico-cultural y natural de Sigüenza y Alto Henares.». Únete a AMESAH y 4.048 personas que ya han firmado.