Petition Closed
Petitioning A toda la población madrileña y sus representantes

Llamamiento de urgencia: No a los recortes en la financiación de la U.C.M.

El gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid pretende recortar la
partida salarial de nuestra universidad en 17,8 millones (8,9 en profesores
y otros 8,9 en personal de administración y servicios).
Este recorte significaría despidos masivos en ambos colectivos y, en
consecuencia, la imposibilidad de llevar a cabo en condiciones la tarea que
la sociedad nos encomienda, tanto a nuestra universidad como al resto de
universidades públicas de la región: asegurar el derecho a la educación,
impulsando así mismo el conocimiento a través de la investigación. Se plantean además otros recortes presupuestarios, que se pretenden compensar con el incremento de tasas universitarias.


A la Universidad Complutense no le sobra personal. Al contrario,
trabajamos desde hace tiempo, y cada vez más, con una grave carencia de
medios, humanos y materiales, lo que se aprecia fácilmente al observar el
elevado porcentaje de precariedad en nuestra plantilla o la infradotación
de recursos para las labores de investigación (sólo es funcionario el 53% del profesorado y el 42% del personal de administración y servicios). A pesar de ello, y gracias sobre todo al esfuerzo de una plantilla muy comprometida con la universidad, la Complutense ha seguido llevando a cabo su insustituible función como servicio social, y de forma notable, con más de 83.000 alumnos en 274 títulos oficiales y 187 titulaciones propias, y una ingente tarea investigadora.

Sin embargo, si efectivamente se aplican más recortes, como el anunciado,
la universidad no puede seguir funcionando. Por eso hacemos este
llamamiento de urgencia. Lo decimos con toda claridad: si no se mantiene
el conjunto de la plantilla actual, ya insuficiente, la Complutense no podrá
iniciar su actividad el próximo curso académico 2012-2013.

Por eso, como miembros de la universidad que somos, responsables y
miembros de sus distintos órganos de gestión (Rectorado, Decanatos,
Direcciones de departamentos), órganos de representación (Claustro,
Juntas de Facultad y Escuela, Consejos de Departamento) y organizaciones
y asociaciones (sindicales, estudiantiles, profesionales, científicas), nos dirigimos al conjunto de la población para pedir su apoyo a la exigencia de dotación inmediata de todos los fondos necesarios para el mantenimiento de la plantilla de la Complutense al completo, único medio de asegurar la continuidad de una
actividad universidad digna de tal nombre (fondos que no pueden proceder
ni del aumento de las tasas ni de la reducción de las becas, puesto que en
ambos casos se impediría el acceso a la universidad de los sectores
sociales de menor renta, lo que hasta ahora ha sido una conquista
democrática). Nos dirigimos en particular a todos los cargos electos, a
escala nacional, regional y local, para que apoyen este pedido
imprescindible.

Es una exigencia democrática elemental, no sólo porque estos recortes
nunca han sido incluidos en un programa electoral presentado a la
ciudadanía (al contrario, el compromiso expreso era no recortar ni en
educación ni en sanidad), sino porque es incompatible con la democracia
impedir el desarrollo científico, retroceder en los derechos laborales y cuestionar los derechos del conjunto de la ciudadanía.

Letter to
A toda la población madrileña y sus representantes
Acabo de firmar la siguiente petición pidiendo a:A toda la población madrileña y sus representantes

----------------
Llamamiento de urgencia: No a los recortes en la financiación de la U.C.M.

El gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid pretende recortar la
partida salarial de nuestra universidad en 17,8 millones (8,9 en profesores
y otros 8,9 en personal de administración y servicios).
Este recorte significaría despidos masivos en ambos colectivos y, en
consecuencia, la imposibilidad de llevar a cabo en condiciones la tarea que
la sociedad nos encomienda, tanto a nuestra universidad como al resto de
universidades públicas de la región: asegurar el derecho a la educación,
impulsando así mismo el conocimiento a través de la investigación. Se plantean además otros recortes presupuestarios, que se pretenden compensar con el incremento de tasas universitarias.


A la Universidad Complutense no le sobra personal. Al contrario,
trabajamos desde hace tiempo, y cada vez más, con una grave carencia de
medios, humanos y materiales, lo que se aprecia fácilmente al observar el
elevado porcentaje de precariedad en nuestra plantilla o la infradotación
de recursos para las labores de investigación (sólo es funcionario el 53% del profesorado y el 42% del personal de administración y servicios). A pesar de ello, y gracias sobre todo al esfuerzo de una plantilla muy comprometida con la universidad, la Complutense ha seguido llevando a cabo su insustituible función como servicio social, y de forma notable, con más de 83.000 alumnos en 274 títulos oficiales y 187 titulaciones propias, y una ingente tarea investigadora.

Sin embargo, si efectivamente se aplican más recortes, como el anunciado, la universidad no puede seguir funcionando. Por eso hacemos este llamamiento de urgencia. Lo decimos con toda claridad: si no se mantiene el conjunto de la plantilla actual, ya insuficiente, la Complutense no podrá iniciar su actividad el próximo curso académico 2012-2013.

Por eso, como miembros de la universidad que somos, responsables y miembros de sus distintos órganos de gestión (Rectorado, Decanatos, Direcciones de departamentos), órganos de representación (Claustro, Juntas de Facultad y Escuela, Consejos de Departamento) y organizaciones y asociaciones (sindicales, estudiantiles, profesionales, científicas), nos dirigimos al conjunto de la población para pedir su apoyo a la exigencia de dotación inmediata de todos los fondos necesarios para el mantenimiento de la plantilla de la Complutense al completo, único medio de asegurar la continuidad de una actividad universidad digna de tal nombre (fondos que no pueden proceder ni del aumento de las tasas ni de la reducción de las becas, puesto que en ambos casos se impediría el acceso a la universidad de los sectores sociales de menor renta, lo que hasta ahora ha sido una conquista democrática). Nos dirigimos en particular a todos los cargos electos, a escala nacional, regional y local, para que apoyen este pedido imprescindible.

Es una exigencia democrática elemental, no sólo porque estos recortes nunca han sido incluidos en un programa electoral presentado a la ciudadanía (al contrario, el compromiso expreso era no recortar ni en educación ni en sanidad), sino porque es incompatible con la democracia impedir el desarrollo científico, retroceder en los derechos laborales y cuestionar los derechos del conjunto de la ciudadanía.
----------------

Atentamente,