Victoria

Que Juan Antonio Orenga deje de ser seleccionador español de baloncesto

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 12 firmas!


El pasado 10 de Septiembre Juan Antonio Orenga hizo trizas la ilusión de millones de españoles entusiasmados con la posibilidad de presenciar el colofón perfecto a una generación inolvidable.

 En los últimos 10 años España siempre había llegado a la final con Pau en la cancha. Este año no sólo teníamos a Pau en un momento extraordinario de forma, sino que lo acompañaba el mejor equipo que hemos tenido, una mezcla perfecta entre juventud y veteranía, con jugadores que han demostrado siempre un compromiso y capacidad competitiva ejemplares.

 Durante la fase de preparación y los partidos de Granada Orenga no ha dado nunca una estructura de juego al equipo y ha dependido siempre de sus talentos individuales. Pero cuando una feroz defensa, que conoce a la perfección el pick and roll español, detiene en seco nuestro juego, es cuando se hace necesaria la labor de un entrenador que proponga alternativas. Los errores en el tiro no dejaban de llegar, pero no por falta de acierto, sino por mantener una selección de tiro horrible. Eso lo tiene que parar y corregir el entrenador.

 Sin embargo, con los jugadores atascados por primera vez en todo el mundial, salieron a la luz todas las carencias del cuerpo técnico, personalizadas en el entrenador principal, sin ningún tipo de reacción y con una sensación absoluta de apatía, confusión y bloqueo mental. La situación era tan palpable que Francia se iba creciendo a medida que pasaban los minutos y España no sólo no reaccionaba, sino que desde el banquillo no eran capaces ni de pedir un tiempo muerto que cortara la sangría. ¿Cómo es posible sino que con un equipo tan bloqueado el primer tiempo muerto llegue pasados 30 minutos de partido?

Así se siguió chocando una y otra vez contra la muralla francesa, sin mirar siquiera al banquillo, donde esperaban su oportunidad jugadores que podían dar frescura, ideas y garra al juego español. Felipe Reyes se han enfrentado muchas veces a estas situaciones y casi siempre ha salido victorioso, ¿cómo es posible que ante el peor partido que recordamos de Marc Gasol y Serge Ibaka, Felipe no jugase ni un minuto?. 

No se trata de exculpar totalmente a los jugadores, a los que evidentemente el exceso de confianza de los días previos hizo que no entraran a la cancha con la tensión que exigía el partido más importante del mundial. No obstante, trabajar la motivación entre partidos, evitar la relajación, avanzar paso a paso sin pensar más allá y no minusvalorar a ningún rival también es responsabilidad del entrenador. Porque esta selección está compuesta de jugadores con gran carácter, acostumbrados a tomar decisiones por sí mismos, pero cuando vienen mal dadas es cuando la personalidad del entrenador debe salir a flote para arroparlos, dirigirlos y guiarlos hacia el triunfo.

Orenga no sólo no ha reconocido su culpa ni ha pedido perdón, sino que ha declarado que no va a dimitir. Por su parte, desde la Federación nadie ha explicado cómo una plantilla de lujo y un Mundial en casa podían ponerse en manos de un hombre sin experiencia, sin palmarés y sin cualidades visibles y tampoco parece que tengan intención de sustituirle. Consigamos juntos que esto no quede así y que la ilusión de tanta gente no caiga en saco roto. Firma mi petición y pídele a Orenga que presente su dimisión para que demuestre su responsabilidad en el mayor fracaso que recordamos de la selección española de baloncesto o, en otro caso, que sea la Federación Española de Baloncesto la que le destituya.



Hoy: Toño cuenta con tu ayuda

Toño Velasco necesita tu ayuda con esta petición «Juan Antonio Orenga: Que Juan Antonio Orenga deje de ser seleccionador español de baloncesto». Únete a Toño y 11 personas que ya han firmado.