La comunidad universitaria del Ecuador a la opinión pública:caso Assange

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


La comunidad universitaria del Ecuador a la opinión pública

Julián Assange ha sido entregado por el gobierno de Lenin Moreno Garcés al Reino Unido abocándole a su inminente extradición a EEUU. Un periodista laureado ha sido estigmatizado como "delincuente cibernético" por haber democratizado información en torno al injerencismo y los crímenes de EEUU, para así pretender justificar tan atroz decisión. Porque tal medida se contradice con la razón de ser del conocimiento y la posición de la academia crítica frente al poder, quienes nos identificamos con esta corriente universitaria democrática y libertaria, advertimos a la opinión pública sobre las implicaciones que esa decisión conlleva.

En primer lugar, jurídicamente son varias y de diversa naturaleza las implicaciones de la decisión de expulsarlo, pese a ostentar la ciudadanía ecuatoriana y conociéndose del riesgo que corre su vida si se concreta la extradición a EEUU: violación de derechos constitucionales y convencionales, tales como el derecho al asilo, el principio de no devolución, el derecho a la defensa, al debido proceso y a la presunción de inocencia. Adicionalmente, violación de la Opinión OC-25/2019 de la Corte Interamericana de DDHH y la Resolución MC-54-19 de la CIDH de marzo de 2019 que obliga al Ecuador a "no deportar, devolver, expulsar, extraditar o remover de otro modo" a Assange de nuestra embajada.  Además, afectación concomitante a otros derechos como al derecho a la libertad de expresión, opinión e información, el derecho de resistencia y el principio democrático de libre deliberación.

En segundo lugar, la entrega ha vulnerado la soberanía del Ecuador en tanto Estado independiente, al ceder ante las presiones de EEUU y permitir que fuerzas de seguridad extranjeras ingresen a su embajada y saquen a empujones al ciudadano Assange, violando el principio de extraterritorialidad, pues una embajada constituye una prolongación del territorio nacional en una nación extranjera.  Con ello, el gobierno ha arriado el principio de soberanía de la Constitución del Ecuador.

En tercer lugar, la entrega evidencia la recolonización del país, un proceso integral de control directo del Estado y del gobierno por parte de una potencia neocolonial y la domesticación de una intelectualidad alineada a sus intereses. Recolonización, porque la entrega de Assange se corresponde más con la política violatoria de los DDHH de EEUU orientada a disciplinar a quien ose desafiar su poderío mundial, que con los principios seminales del pacto social ecuatoriano. El silencio cómplice, así como ciertas voces apoyando esta decisión, muestran el nivel de cooptación alcanzado por el poder imperial en la sociedad ecuatoriana.

Si la Academia es un campo en disputa, no podemos permanecer indiferentes y en silencio frente a la entrega de Julián Assange. Es necesario levantar nuestra voz de repudio y movilizarnos activamente para demandar los derechos de libertad ciudadana frente a los atropellos del Estado.