En defensa de los paisajes de México

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


México es un país de reconocida riqueza geológica, biológica, ecosistémica, étnica y cultural. Sus condiciones geográficas, físicas y biológicas, en su interacción con la ocupación humana histórica de su extenso territorio, son la causa de tales riqueza y diversidad que ha tenido su reflejo en la gran variedad de paisajes que caracterizan su territorio.

Sin embargo, los paisajes de México están ante un inusitado riesgo de deterioro. Las políticas emprendidas a lo largo y ancho del país han sometido a los paisajes a una presión nunca antes conocida, muchos de ellos en las áreas metropolitanas, pero también en otros lugares como áreas de montaña, humedales, riberas fluviales y lacustres, y áreas de costa. Proyectos mineros, desarrollos turístico-inmobiliarios en lugares alto valor estético y alta fragilidad ecosistémica, proyectos inmobiliarios de gran desarrollo vertical en lugares donde el agua es escasa (léase la ciudad de México), proyectos de infraestructuras --autopistas, aeropuertos, puertos-- entre muchos otros, están ocasionando la pérdida de muchos, ricos y variados, paisajes del país. El paisaje, como el territorio, es un recurso finito, no renovable, que está siendo sometido a un proceso de deterioro a una velocidad, escala e intensidad sin precedentes.

Por eso solicitamos a las autoridades competentes, las administraciones públicas del país que se tenga en cuenta en  la dimensión paisajística en el planeamiento urbano, en la ordenación territorial y ecológica, y, en general, en cualquier actuación sobre el territorio.

También, que se apliquen métodos participativos en los procesos de toma de decisiones en todas aquellas intervenciones de carácter territorial que afecten al paisaje y a sus poblaciones. Particularmente, en los proyectos que tengan alto impacto por sus dimensiones, características o los cambios que se puedan prever sobre todo en áreas de gran fragilidad biológica, ecosistémica y paisajística, como son zonas de montaña, zonas de humedales, áreas costeras o litorales, e islas.

Finalmente, la valoración correcta de los paisajes y de los elementos que contienen, la búsqueda de alternativas a proyectos de interés público, requiere de estudios de carácter interdisciplinar que demandan abundantes recursos de carácter económico, técnico y humano. Por ello, es fundamental apoyar a programas de investigación que adopten perspectivas de carácter integral y paisajístico.

El futuro de México, en el corto, mediano y largo plazo, el bienestar de su población y de su calidad de vida, dependen de la forma como se afecten sus paisajes y su territorio; paisajes y territorio que tienen sus propios procesos que no se deben de violentar para evitar efectos negativos indeseados, y al que tienen derecho las generaciones presentes y futuras



Hoy: Geografía humana cuenta con tu ayuda

Geografía humana UAM-Iztapalapa necesita tu ayuda con esta petición «investigadores: En defensa de los paisajes de México». Únete a Geografía humana y 5.146 personas que ya han firmado.