NO AL RUIDO QUE PROVOCAN LAS VIAS DEL TREN EN NUESTRAS CASAS, QUEREMOS VIVIR SIN RUIDO

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Me llamo Máximo, soy vecino de Pozuelo de Alarcón (Madrid), pero creo poder hablar en nombre de muchos de los vecinos de la zona noroeste de Madrid, vecinos de Aravaca, Pozuelo de Alarcón, Majadahonda, Las Rozas, Torrelodones, Collado Villalba, etc…, que como yo padecen el tremendo ruido que generan en nuestras casas las vías del tren.
En mi caso concreto, mi vivienda prácticamente colinda con la vía férrea, por la que circulan los trenes de cercanías de las líneas C-7 (Alcalá de Henares-Fuente de la Mora) y C10 (Villalba-Fuente de la Mora). La frecuencia (con una media de 10 minutos) en horario diurno hace imposible la vida normal de la casa. El servicio de cercanías se inicia a las 06:00 h y termina después de la 01:00 h. Pero el tráfico ferroviario no cesa durante la noche donde entran en acción trenes de mercancías de grandes dimensiones que transitan por los núcleos urbanos a velocidades que distan mucho de ser regulares e incluso legales. En horario nocturno, aunque la frecuencia de trenes disminuye, no lo hace el ruido ya que por una parte el sonido ambiental se reduce por lo que el impacto sonoro del tren es mayor, y por otra parte la morfología y el peso de los mercancías generan un estruendo, que literalmente te sienta en la cama, por no hablar de los pitidos de algunos conductores, con las ventanas cerradas es insufrible, pero con el verano y las altas temperaturas que obligan a su apertura es absolutamente insoportable.
Hay quien dirá que al ser esta una de las vías férreas más antiguas de España, lo prudente habría sido no comprar las casas, pero es cuando vives allí, cuando eres realmente consciente del problema y en todo caso la Constitución establece como un derecho fundamental del ciudadano el de poder disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, y cuya conservación pertenece por mandato constitucional a los poderes públicos.
En los últimos años son muchas las sentencias que reconocen el ruido como un factor de riesgo sanitario, que puede llegar a desarrollar patologías desde una “simple” irritabilidad, hasta el infarto de miocardio, pasando por insomnio, hipertensión, deterioro auditivo o incluso depresión, por nombrar algunos sus efectos directos en el organismo. Pero convivir con esta situación no solo conlleva estos problemas de salud, sino que puede ir más allá al poder suponer agresiones contra la integridad física del ciudadano, por ejemplo, la probada infinidad de incendios que cada año se contabilizan como consecuencia del paso de los trenes por las chispas que se desprenden de la via y la falta de limpieza en los terrenos adyacentes a estas, llenos de rastrojos secos, por no hablar de un posible descarrilamiento que, de producirse, impactarían directamente con las viviendas.
Reconozco que no podemos pedir, en este caso, el cese total del ruido que producen las vías del tren, pero sí creo que debemos demandar de las autoridades públicas una reducción de la transmisión del sonido y los decibelios que diariamente, de día y de noche, tenemos que soportar. Y esto pasa por dos medidas. En primer lugar, la instalación de pantallas y en segundo la reducción de la velocidad y de las señales sonoras innecesarias.
Por todo ello quiero pedir vuestra ayuda, firmando esta petición para que el Ministerio de Fomento y/o RENFE financien la instalación de pantallas antirruido que permitan reducir la contaminación acústica que sufren nuestras viviendas.

 



Hoy: Maximo cuenta con tu ayuda

Maximo Ortega necesita tu ayuda con esta petición «IÑIGO DE LA SERNA ARNAIZ (MINISTRO DE FOMENTO) : NO A LA RUIDO QUE PROVOCAN LAS VIAS DEL TREN EN NUESTRAS CASAS, QUEREMOS VIVIR SIN RUIDO». Únete a Maximo y 61 personas que ya han firmado.