Devuelvan a Luffi

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


#Luffi es un cachorro tipo labrador que fue adquirido y abandonado en la calle por una familia que se mudó, en Celaya, Gto. Así fue como este perro se volvió comunitario y es cuidado, alimentado, amado y protegido por los mismos vecinos de su calle, quien incluso lo tienen vacunado. En esa misma calle vive un niño de 9 años, mendigo lacra, que se la pasa molestándolo, al grado de que en una ocasión le colgó un cuete al noble animal, todo ello sin que sus padres lo corrijan. Llegó el día en que aquel cachorro abusado, 
creció, y se reveló a la agresión, y sucedió lo que tenía que suceder: Se defendió. Lesionó al menor en el rostro, con una herida no mayor a 5 cms. El abuelo del menor salió, lazó al perro y lo arrastró adentro de su domicilio. Ahí lo golpeo y lo mantuvo cautivo hasta que la perrera llegó por el, al día siguiente. Vecinos se presentaron ante la familia del niño para hacerse cargo de los gastos médicos, pero fueron rechazados. También se presentaron al Centro de Control Animal, donde les dijeron que después de un periodo de 10 días de observación, regresaran por él, plazo que ayer se cumplió, sin embargo el MVZ Felipe López Hernández, encargado del lugar, ahora les niega toda posibilidad de recuperarlo, alegando que el perro es “agresivo y peligroso”, tomándose atribuciones que no le corresponden, y no obstante que uno de los vecinos logró acreditarse como responsable de Luffi, mediante un carnet de vacunación, quien además se ha comprometido a adoptar formalmente a Luffi y mantenerlo dentro de su casa.

Hasta el día de hoy, no hay una denuncia formal por parte de la familia del niño y mucho menos argumento legal válido para seguirlo reteniendo, por eso es que el día de hoy, varios vecinos de la colonia se manifestaron afuera del Antirrabico, ante esta arbitrariedad.

En llamada telefónica que está A.C. sostuvo con el Dr. Lopez, (la cual tenemos grabada) nos corrobora que hará todo lo que esté en sus manos para no devolverlo y que el lunes LO SACRIFICARÁ. Seguramente el señor desconoce que como servidor público debe aplicar la ley y no interpretarla a conveniencia. Sin duda erró su vocación. ¿Donde quedó el juramento que todos los Médicos Vetrinarios hacen de proteger la vida animal?