Las mujeres queremos seguir luchando, participando y hablando “En Voz Alta”

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


“En 2015, las mujeres constituyeron únicamente 24% de las personas sobre las cuales se leyó, vio o escuchó en la prensa escrita y los noticieros de la televisión  y de la radio. Exactamente la misma cifra que en 2010”, según el Monitoreo Global de Medios de 2015, realizado por la Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana (WACC)”. En esta investigación también se devela que “de los programas informativos en la radio y la televisión, 41% y 57% respectivamente los presentan mujeres. Este promedio mundial es un retroceso con respecto al 2000 y se ubica 2 puntos porcentuales por debajo del dato de 1995.” Además de la subrepresentación que existe entre las presentadoras mayores de 49 años. Datos que nos muestran la profunda desigualdad en la que seguimos sobreviviendo las mujeres comunicadoras y que nos sigue invisibilizando en todos los ámbitos profesionales como una forma de violencia más.

Ante este panorama de invisibilidad mediática y de violencia feminicida que nos aterroriza y nos mueve, las mujeres luchamos cada día por seguir hablando “En Voz Alta”, acuerpadas por los poquísimos medios de comunicación aliados con los feminismos, mientras que el resto nos bombardea con su odio misógino a diario. “En Voz Alta”, el programa radiofónico que durante 1,089 transmisiones de lunes a viernes, de 9:00 am a 10:00 am, equivalentes a casi cuatro años y medio al aire, sirvió de plataforma para que cientos de mujeres, causas, proyectos, denuncias, activismos y sentires tuviéramos oportunidad de alzar la voz. Sin más y de un plumazo, fue cancelado sin argumento válido, al menos no para su equipo ni para las y los radioescuchas, con el abuso de poder disfrazado de siempre, sin tomar en cuenta que merecemos ese mínimo respeto como auditorio al ser quienes con nuestros impuestos hacemos posible al Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía. Tampoco mostraron respeto alguno para el equipo que lo realizaba, Silvia Hernández y Alfredo Rasgado, al no tener ni la mínima consideración de avisarles con anticipación de la salida del aire del programa. Se enteraron de suerte un día antes que a partir del lunes 15 de enero del 2018 habría otro en su lugar. Al parecer, el plan de la nueva directora era ya ni siquiera dejarlos entrar a la cabina de radio.

Esta decisión abusiva la asumimos como una afrenta por parte de la nueva directora del sistema, Dulce Gallegos Mijangos, quien contrario al discurso oficial que exclama a un gobierno supuestamente preocupado por los derechos de las mujeres, decide cancelar el único espacio radiofónico en Chiapas que cobijó y respaldó a los sectores que regularmente somos no solamente excluídos de los medios de comunicación sino violentados por el machismo, el sexismo y la misoginia tanto en los medios de comunicación como en la vida social y labor institucional. ¿Cómo es posible que ante este panorama de baja representación en la que nos encontramos las mujeres en los medios, el Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía decida unilateralmente y sin argumentos eliminar a uno de los programas de radio más representativos de las voces de las mujeres en el estado por poco más de cuatro años? ¿Acaso sería más congruente, desde la lógica feminista, sumar más programas de radio hechos y dirigidos por mujeres que eliminarlos?

Sin duda, el discurso oficial ha anunciado nuevos espacios producidos por mujeres para esta nueva etapa, sin embargo no existe razón alguna para eliminar al programa “En Voz Alta” del aire, y mucho menos justificarse con el pretexto de que se incluirán otros más en la barra programática. Las opciones de continuidad son múltiples, desde cambios de horario hasta de periodicidad, pero ¿borrar con la grosería por delante y la humillación a uno de los primeros lugares que encabezan la memoria radiofónica del país? Es denigrante e inaceptable. Además, esta humillación tanto para el equipo de “En Voz Alta” como para su audiencia, muestra en un sólo acto el tipo de liderazgo jerárquico y de abuso de poder que le espera al Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía en tiempos electorales. Esta normalización de la violencia laboral hacia las mujeres por los jefes políticos y las agendas de otras y de otros hacen precisamente que se sigan perpetrando estas formas de dominación machista y abuso de poder en los espacios de comunicación pública.

Y en este sentido, la pregunta sería a las compañeras de las nuevas producciones: ¿qué tan feminista y sororal fue aceptar que el programa “En Voz Alta” saliera del aire para que el suyo tomara ese mismo horario? ¿Acaso hubiera sido buena idea pugnar por el espacio para todas o por el espacio solo para unas? ¿Tan difícil era exigir que todos los programas se mantuvieran al aire? ¿Acaso no es su mismo discurso la supuesta exigencia de más espacios en los medios de comunicación producidos por mujeres?

Estamos convencidas de que esta acción absurda sigue siendo parte de la lógica gubernamental de desaparecer los esfuerzos de la ciudadanía de un día para otro y no vamos a seguir permitiendo esta forma de control y de abuso de poder cuando la realidad es que, nosotras cómo ciudadanía, prestamos el espacio radiofónico público para que el gobierno lo administre, aunque como en este caso, se muestre como dueño para hacer lo que le venga en gana. En definitiva, la salida del aire del programa de radio “En Voz Alta” es un golpe más a la audiencia mexicana y a la libertad de expresión.

Las mujeres, comunicadoras y colectivas firmantes, reprobamos esta decisión a conveniencia, misógina y de absoluta cerrazón, y exigimos de manera enérgica, que la directora del Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía, Dulce Gallegos Mijangos, argumente públicamente la razón por la cual decidió cancelar este importante espacio radiofónico, brinde una disculpa pública por el atropello a la libertad de expresión y la reposición del espacio que es foro de la sociedad civil.



Hoy: Grupo cuenta con tu ayuda

Grupo de Comunicadoras necesita tu ayuda con esta petición «Grupo de comunica: Las mujeres queremos seguir luchando, participando y hablando “En Voz Alta”». Súmate a Grupo y 923 persona que han firmado hoy.