Reconocimiento del Genocidio Contra la Población Española Llevada a Cabo por Simón Bolivár

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Esta petición es para reinstaurar la verdad histórica sobre el proceso criminal y genocida de independencia americana llevado a cabo por Simón Bolívar. Esta persona persiguió, mató, violó y asesinó a miles de españoles por el sólo hecho de haber nacido en la península. Exterminó al final de la guerra a un tercio del total de la población venezolana llevando a cabo una auténtica limpieza étnica. Los hechos a los que nos referimos son los siguientes: 

1.- El asesinato sin juicio de 382 españoles que hacía casi un año llevaban encerrados en las mazmorras de Valencia; así como los 300 prisioneros de La Guaira y los 518 de Caracas. Mal alimentados y sedientos, con grilletes en tobillos y muñecas que les despellejaban la piel, hacinados entre vómitos, orines y heces. La orden de ejecución dictada por Simón Bolívar había llegado a Caracas y a La Guaira el 11 de febrero de 1814. El gobernador interino de Caracas, Juan Bautista de Arismendi, uno de los insurrectos más sanguinarios y crueles de Venezuela, presidió las abyectas ejecuciones. El 12 por la mañana comenzó el exterminio tanto en Caracas como en La Guaira. Los presos fueron sacados a la calle de a dos sujetos por cadenas, a golpes y culatazos; los enfermos y heridos a rastras; los ancianos que apenas podían andar atados a sillas. Las madres, esposas e hijas que acudieron a las prisiones, desesperadas ante aquella barbarie que se iba a perpetrar a sangre fría, fueron apartadas a violentos empujones, e incluso algunas arrastradas al paredón con sus hombres. Muchos prisioneros reclamaron su libertad pagada con anterioridad con sus bienes a las autoridades rebeldes. De nada les valió.Los pelotones de fusilamiento comenzaron la masacre. Los españoles caían abatidos por el fuego. Los fusileros se turnaban con los que arrastraban al suplicio a los reos. Hasta que Arismendi ordenó no gastar más pólvora, cara y escasa, y emplear las picas, sables y machetes para acabar con la vida de aquellos famélicos desgraciados. Algunos, sabiéndose muertos sin remisión, trataron de defenderse yendo contra sus verdugos, quienes se ensañaban a estocadas y mandobles salvajes en los brazos, piernas, vientres y cabezas. La masacre continuó durante los días 12, 13 y 14. Muchos yacían agonizantes en el suelo ensangrentado y fueron rematados reventándoles la cabeza con grandes piedras. Una enorme pira se hizo con los cuerpos desmembrados, donde ardieron estando vivos aún muchos de ellos. En Valencia, presidida la ejecución por el propio Bolívar, fueron asesinados los 382 españoles durante los días 14, 15 y 16. El hedor a carne quemada y los gritos de los que agonizaban quedó grabado en la memoria de los testigos de aquella cruel masacre.

2.- Que este hecho histórico no fue una excepción, sino que fue un episodio más de una política de exterminio dirigida contra una raza, la española. Así cabe destacar que ya hubo un primer Proyecto de guerra a muerte que dictó Antonio Nicolás Briceño el 16 de enero de 1813, suscrito por Bolívar.  Este documento "no era más que un desconocimiento [desprecio] del derecho de gentes que buscaba eliminar al contendiente mediante una política de exterminio". Decía uno de los artículos: "Como esta guerra se dirige en su primer y principal fin a destruir en Venezuela la raza maldita de los españoles europeos quedan, por consiguiente, excluidos de ser admitidos en la expedición por patriotas y buenos que parezcan, puesto que no debe quedar ni uno solo vivo". Más muestras de la atrocidad del documento firmado por Bolívar. El artículo noveno premia la barbarie de la soldadesca con ascensos inmediatos: "el soldado que presentare veinte cabezas de dichos españoles", sería ascendido a alférez; "el que presentare veinte, a teniente; el que cincuenta a capitán".

3.- Que Simón Bolívar lejos de beneficiar a sus contemporáneos los sumió en la más miserable pobreza después de sus llamadas "guerras de liberación". Destruyó y arrasó literalmente la América Hispánica hasta entonces el continente más rico y los ciudadanos con más derechos del planeta, todos españoles de pleno derecho, ya que España nunca consideró colonias a los territorios americanos sino provincias españolas y a sus habitantes con los mismos derechos que los habitantes de la Península Ibérica sin distinción de raza. Las ciudades de la América española eran hasta la llegada de Bolívar las urbes más prósperas y ricas del planeta con los servicios para la población más avanzados en educación y sanidad.  Ni siquiera ciudades europeas contemporáneas como Londres o París llegaron a alcanzar el nivel de prosperidad y riqueza de las metrópolis de la América Española. La sanidad y la educación más avanzadas, ciudades como México contaban hasta con once hospitales, alcantarillado y saneamientos públicos que no existían en la fecha en ciudades como Londres o París. Universidades, escuelas, comercio y riqueza realmente deslumbrantes y los trabajadores mejor pagados del mundo llegando a ganar en la América Española hasta cuatro veces más que lo que un trabajador europeo ganaba en la época ejerciendo el mismo oficio. Alexander Von Humboldt, humanista y viajero alemán que estudió la América Española estableció que el poder salarial de un trabajador en la América Española era cuatro veces superior al de un trabajador alemán, todo esto contando con mejores servicios y alimentación. 

4.- Que Simón Bolívar desmembró y troceó América del Sur impidiendo el desarrollo y la prosperidad de las naciones latinoamericanas y con su política de odio el que se organizara un bloque hispánico de naciones para formar una comunidad poderosa con una sola voz en el mundo.

5.- Que Simón Bolívar fue un traidor a su propio pueblo estando al servicio de la Corona Británica a la que entregó el tesoro que consiguió a través de los saqueos a los que sometió la América Española.

6.- Que Simón Bolívar llevó al exterminio a un tercio de la población total de Venezuela, en aquella época todos españoles sin distinción.

Por todo ello pido al Gobierno de Venezuela como sucesor de todos estos hechos históricos que todavía hoy invoca como una gesta nacional:

1.- El perdón público a España y al resto de América latina por el crimen, genocidio y asesinato que su mal llamado libertador Simón Bolívar sometió a España y al resto de América.

2.- El reconocimiento público que Simón Bolívar no fue ningún libertador sino un criminal y un genocida sanguinario.

3.- La eliminación de cualquier evento que conmemore el asesinato y genocidio que llevó a cabo Simón Bolívar, así como la retirada de estatuas, calles o plazas dedicadas a este nefasto personaje.

Seguimiento en la web: elarconte.com

 



Hoy: El cuenta con tu ayuda

El Arconte necesita tu ayuda con esta petición «Gobierno de Venezuela: Reconocimiento del Genocidio Contra la Población Española Llevada a Cabo por Simón Bolívar». Únete a El y 67 personas que ya han firmado.