NO A LAS VIOLACIONES EN EL PORNO

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Pedimos al Gobierno que prohíba la emisión, distribución y comercialización de cualquier tipo de material pornográfico que contenga de forma explícita o implícita una violación y/o abuso sexual.

 

Si buscas la palabra violación en Internet se te despliega un amplio abanico de vídeos que contienen de manera totalmente normalizada y explícita este tipo de violencia sexual hacia las mujeres.


Este contenido está al alcance de todo el mundo a mero golpe de click. Y es precisamente por ello por la que la cultura de la violación está a la orden del día y sobre todo entre la gente más joven.


Ya no hablamos únicamente de una violación tal y como muchas personas tienen el concepto de la misma (en un callejón por ejemplo) sino de otro tipo de violaciones hacia las mujeres en las que se las droga o se aprovechan de ellas debido a que han bebido, a que están dormidas, y demás situaciones en las que están desprotegidas.


El porno contiene imágenes de violaciones y nos las venden como algo divertido, como algo erótico. Normalizan la violencia sexual.


España se sitúa en el puesto número 12 en el ranking mundial de consumo de pornografía, según las últimas estadísticas. La mayoría de adolescentes empiezan a iniciarse en este consumo a los 11 años o incluso antes.


Cuando navegas por la red la palabra violación se repite una y otra vez.


“Los mejores vídeos porno de violaciones XXX gratis. Te ofrecemos violaciones reales online : chicas y mujeres violadas por uno o por varios”


“Quieres ver vídeos porno de violaciones lo más reales posibles? En veo porno gratis podrás ver a mujeres violadas, forzadas …”


Esto es lo primero que aparece cuando buscas “violación porno” en Google.


Las violaciones dentro del porno fomentan la cultura de la violación; una cultura que normaliza la violencia. De esta forma muchas personas que consumen este tipo de porno:

 

  • Creen que las víctimas de violación disfrutan de ésta.
  • Creen que las mujeres no son violadas tan a menudo.
  • Creen que las mujeres en general disfrutan de la violación.
  • Creen que las víctimas de violación experimentan placer al ser violadas y que "reciben lo que andaban buscando".
  • Creen que las mujeres tienden a poner denuncias falsas de violaciones.
  • Creen que los violadores merecen menos tiempo de cárcel
  • No saben diferenciar qué es una violación porque lo han normalizado totalmente

Al tomar como algo “divertido” la violación se producen casos como el de La Manada que no es un caso aislado ya que en España se registran cuatro violaciones diarias (además habría que añadir a todas las víctimas que no denuncian).

Los jóvenes son los que más expuestos están y los que se están educando con el porno.

Además de educar a las personas en la cultura y normalización de la violación, la emisión de estos vídeos atenta directamente contra los derechos de las mujeres, ya que suponen una agresión. Este tipo de vídeos son una exaltación a la cultura de la violación, son una exaltación a un delito REGULADO.

En el artículo 178 establece que el que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de un delito de agresión sexual.

La pena de prisión es de 1 a 5 años.

La violación sexual está regulada en el artículo 179, es una forma agravada de la agresión sexual. En este caso, hay acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o el acceso de miembros corporales u objetos por vía vaginal o anal.

La pena de prisión es de 6 a 12 años.

El artículo 180 recoge los agravantes de los anteriores delitos. Agravando las penas de la agresión sexual de 5 a 10 años y de la violación de 12 a 15 años, cuando concurra alguno de los siguientes actos:

Si los actos mencionados tuvieran carácter degradante o vejatorio.
La actuación conjunta de 2 o más personas.
Cuando la víctima sea especialmente vulnerable, por ejemplo los incapaces y discapacitados.
Si el autor del delito se beneficia de una situación de superioridad, parentesco, ascendiente, descendiente o hermano.
Uso de armas u objetos que pongan en riesgo la vida de la víctima.


Por ello pedimos al Gobierno que prohíba la emisión, distribución y comercialización de cualquier tipo de material pornográfico que contenga de forma explícita o implícita una violación y/o abuso sexual.

 

 



Hoy: Mujeres cuenta con tu ayuda

Mujeres en Lucha necesita tu ayuda con esta petición «Gobierno de España: NO A LAS VIOLACIONES EN EL PORNO». Únete a Mujeres y 3.238 personas que ya han firmado.