Cierre de tienda "Cachorros Nacionales" en Seseña

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Soy anti comprar animales, considero que es mucho mejor adoptar, ir a una perrera, a una asociación o a una protectora y darle una segunda oportunidad a muchos de los que han sido abandonados, pero esta opinión y esta forma de pensar no se la puedo traspasar a todo el mundo. Un familiar nos quiso comprar un perro y aunque me negué más de una vez, finalmente tuvimos que ir a por él.

No conocía la tienda de "Cachorros Nacionales", de hecho solo había leído unas criticas de la que estaba en Seseña Viejo, y no es que fueran muy buenas, todo lo contrario, me dio muchísimo miedo ir, pero quería ver todo con mis propios ojos.

Llegó el día, entré en esa tienda y el olor a perro te echaba para atrás. Soy bastante ilusa porque pensaba que eso no era un criadero, imaginaba que tú pedías un perro de una raza concreta y al cabo de unas semanas te lo traían (para quienes deciden tener un perro de una raza en concreto), pero que equivocada estaba. Cuando nos atendieron nos dieron alcohol para "des-infectarnos" las manos, de verdad que no entendía nada. Era un pasillo largo con tres puertas a la izquierda, nos preguntó como queríamos el perro y dijeron que pequeño. Abrieron la primera puerta y el panorama era.... no se como explicarlo sin que se me caiga una lagrima, era horrible. Tres o cuatro cachorros de la misma raza en cubos altos de plástico (unos 15 cubos por habitación), con luz artificial, sin agua, sin comida, con tiritera, muchos saltaban para que los cogieras, pero otros se quedan sentados temblando y con la sensación de que no pasarían de esa noche. Salimos de esa habitación, ya que de ahí cada perro no bajaba de los 800€, un dineral innecesario. Entramos en la siguiente puerta (a todo esto, se escuchaban llantos de perros al fondo, pero no supe porqué), era igual que la anterior, solo que también había perros más grandes...  Allí encontré un Beagle, temblando y que se caía, le dije al chico que si lo podía mirar y su respuesta fue "estará durmiendo, si lo quieres son 350€".

Me entró tal angustia, tanto dolor que tuve que salir de allí con lagrimas en los ojos y pensando en que estábamos haciendo. Es una burrada y una salvajada que en pleno siglo XXI todavía haya tiendas "legales" de estas características, haciendo sufrir a tantos animales. 

Por favor, firmemos para que esto se acabe y que esta tienda cierre por fin.